Menú
Antonio Robles

Europa legitima la energía nuclear

Ni hoy ni en un futuro cercano podremos cubrir nuestras necesidades energéticas con sólo las energías verdes.

Ni hoy ni en un futuro cercano podremos cubrir nuestras necesidades energéticas con sólo las energías verdes.
La central de Almaraz. | Cordon Press

El Gobierno español ha rechazado la propuesta de la Comisión Europea para incluir en las energías verdes a la nuclear y la de ciclo combinado de gas natural. Al menos mientras no haya otras alternativas reales para lograr emisiones cero de CO2.

Tenemos un Gobierno preso de la ideología en un tema que es fundamentalmente económico, tecnológico y de recursos energéticos limitados. Hoy por hoy, no existen los medios tecnológicos para lograr una transición total a las energías verdes, aunque política y económicamente se tuviera la voluntad mundial de impulsarlas. Es una cuestión de datos, de hechos, esos que prefieren obviar responsables políticos irresponsables. Tenían cuatro meses para hacer enmiendas, pero la tentación religiosa y el buen rollito han podido más que la ciencia y los datos.

En su último libro, Cómo evitar un desastre climático (2021), Bill Gates hace un estudio minucioso de las fuentes de energía actuales y las medidas que habríamos de tomar para lograr el objetivo de emisiones cero para el 2050. Bill Gates es un convencido del calentamiento global, y está invirtiendo millones de dólares en desarrollar y apoyar proyectos científicos para lograr la suficiencia en energías verdes. No es un vulgar divulgador de las teorías apocalípticas del ecologismo étnico, sino un tecnólogo y empresario, que antepone los datos a la frivolidad de quienes han convertido el cambio climático en una religión. O en una estética.

Para empezar, hace una relación de los sectores económicos que son responsables de los 51.000 millones de toneladas de dióxido de carbono que actualmente emitimos a la atmósfera. Curiosamente, la fijación obsesiva que tienen algunos políticos como Ada Colau, Errejón, Yolanda Díaz o Garzón contra los coches no se corresponde con su responsabilidad en el desastre. Vayamos a los datos. El sector económico que emite más gas de efecto invernadero a la atmósfera es el del cemento, el acero y los plásticos, un 31 % del total. Le sigue el consumo de electricidad, con el 27%. Cultivar plantas y criar animales, un 19%. Medios de desplazamiento (aviones, camiones, cargueros, barcos y coches) un 16%, y en medios de calefacción, aire acondicionado y refrigeración, un 7%.

Pues bien, la campaña integrista que está llevando a cabo Ada Colau en Barcelona contra los coches representa un 4% del total de las emisiones de carbono al aire. Curiosamente, las personas más afectadas son los propietarios con menos recursos por tener el parque móvil más envejecido. No sé si es por resentimiento clasista o por ignorancia. Y no sé qué es peor.

Los datos de Bill Gates son concluyentes, ni hoy ni en un futuro cercano podremos cubrir nuestras necesidades energéticas con sólo las energías verdes, porque tecnológicamente estamos muy lejos de encontrar una solución a las energías fósiles, aun cuando todos los Gobiernos mundiales tomaran medidas políticas para beneficiarlas fiscalmente con primas verdes.

Un ejemplo, el mundo consume hoy 5.000 gigavatios de electricidad, los combustibles fósiles proporcionan dos tercios de ella, mientras que la eólica y la solar únicamente un 7%. Un principio de realidad imposible de obviar. Sin contar que hay sectores que dependen de las energías fósiles, como las cementeras, el acero o los grandes cargueros, ya que las baterías, tecnológicamente ni son ni se espera que sean significativamente más eficientes de lo que son ahora.

Todas las soluciones para lograr suficiente energía verde, todas, pasan por la aportación de la energía nuclear. Tiene el problema de los residuos, pero es una energía verde como la hidroeléctrica, la fotovoltaica o la eólica. Con una novedad. Los generadores de fisión de última generación han reducido el error humano a cero porque dependen de ordenadores, se han diseñado a prueba de desastres naturales y sabotajes y consumen uranio empobrecido. Es decir, podrían eliminar el 95 % de los residuos radioactivos actuales por ser la materia prima de su funcionamiento. El proyecto TierraPower ya está diseñado a falta de ponerlo en marcha. Y en el horizonte, la fusión nuclear.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad