Menú

El acto de Yolanda Díaz con Piketty acaba a gritos de un espontáneo contra la ministra por su reforma laboral

"El Estatuto de los Trabajadores tiene tintes autoritarios y franquistas. La democracia se quedó a la puerta de las empresas", afirmó la ministra.

El acto de Yolanda Díaz con Piketty acaba a gritos de un espontáneo contra la ministra por su reforma laboral
Yolanda Díaz, visiblemente molesta ante los gritos recibidos | CBA

Thomas Piketty, economista de cabecera de la izquierda, ha visitado Madrid este viernes para presentar su libro "Una breve historia de la igualdad" (Deusto, 2021). El acto contó con la participación de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, quien se mostró entusiasmada con la presencia de quien fuera asesor del Partido Socialista francés.

"Sigo, persigo, leo y estudio a Tomás Piketty. Lo que compartimos los dos son proyectos de transformación social y política a través de una herramienta como es la igualdad. Yo me sumo a un proyecto de país en el que la intervención pública no solo tiene que aparecer en momentos de crisis. Hacemos estas políticas de rentas en plena pandemia, pero debemos mantenerlas en el tiempo", apuntó Díaz.

Durante el evento, celebrado en el Círculo de Bellas Artes, la ministra de Trabajo afirmó que "todo lo que se dijo en el siglo XX sobre "el fin de la historia" era mentira. El valor del trabajo ha quedado reivindicado durante esta crisis sanitaria por el trabajo de las cajeras, las reponedoras, las trabajadoras de la sanidad pública… Hemos desplegado una política de ERTE masivos porque creemos que la igualdad, las políticas públicas, la redistribución y los cuidados son algo que no está aquí para quedarse. Y esta es la diferencia de nuestro proyecto frente a otros".

"El Estatuto de los Trabajadores tiene todavía tintes autoritarios y franquistas. La democracia se quedó a la puerta de las empresas. Sin embargo, en la Constitución, en concreto en el artículo 129, se habla de la participación de los trabajadores en las empresas. El modelo actual es el de una "empresa monárquica" y lo que tenemos que hacer es desplegar políticas igualitarias, que transformen por completo la toma de decisiones de las empresas, para que ahí estén los trabajadores y las trabajadoras", apuntó a continuación.

"Para ensanchar la democracia, no podemos dejar una parte fundamental de la misma como son las empresas ajenas a la misma. Este año vamos a hablar de estas medidas, abriremos ese debate que plantea el artículo 129. Ahora mismo, en las empresas vemos que la empresa es a sí misma gobierno y oposición, no hay nada más antidemocrático que eso, de modo que tenemos que plantear otras formas de co-gestión", señaló igualmente Díaz.

La ministra de Trabajo también insistió en la necesidad de subir los impuestos: "antes, los tipos superiores del IRPF eran del 75% y hoy son del 45%". En este sentido, denunció que "hemos caído en el marco de la derecha, que siempre quiere bajar los impuestos, tanto si hay crisis como si no" y defendió nuevos aumentos de la presión tributaria "sobre los hiper-ricos".

Díaz también cargó contra las SOCIMIS, afirmando que "es injusto y desigual que paguen un tipo impositivo del 0%". De igual manera, se dirigió contra las empresas tecnológicas, a las que acusó de pagar pocos impuestos. "Por esto, el proyecto en el que creo parte de políticas fuertes en materia tributaria, frente a la deserción fiscal de los ricos y las grandes corporaciones", zanjó mientras pidió elevar los ingresos tributarios en 65.000 millones de euros para así igualar la recaudación española a los niveles medios europeos.

Gritos de un espectador

Frente al discurso de Yolanda Díaz, un espectador se levantó de su asiento y espetó lo siguiente a la ministra, que frunció el ceño con gesto visiblemente molesto:

"¿Cómo puedes hablar en estos términos tras haber propuesta una reforma laboral así? ¡Con los días que se dan por despidos improcedentes! Es una reforma nimia que mantiene el poder en manos de la patronal".

El moderador del evento reprochó al espectador su reacción y la organización se cuidó de que el sonido compartido a los medios desde la conferencia no llegase a recoger sus palabras con más claridad, aunque se pudo percibir que el espectador en cuestión siguió dirigiendo más críticas a Yolanda Díaz mientras fue conducido fuera de la sala por los organizadores del acto.

Los comentarios de Piketty

"Vengo de un país como Francia en el que la izquierda se pelea mucho. Sin embargo, cuando vengo a España encuentro a gente como Yolanda Díaz y me siento muy feliz porque veo que hay mucha unidad entre las gentes de la izquierda", señaló Piketty entre elogios a la líder de la coalición comunista Unidas Podemos.

"Soy consciente de que el nivel óptimo de igualdad es difícil de identificar, pero no me quiero quedar fuera de este debate y por eso me dedico a hablar de estos temas, aunque es verdad que tengo la suerte de cobrar por mi trabajo", apuntó el autor galo.

yolanda-diaz-thomas-piketty-2.png
Yolanda Díaz y Thomas Piketty, en Madrid

"Nos dicen que el capitalismo es el único sistema posible, pero el sistema capitalista socialdemócrata actual no tiene nada que ver con el capitalismo autoritario, patriarcal y colonial de hace años, entonces creo que este proceso va a seguir (...). Tras la caída de la Unión Soviética hemos dejado de reflexionar sobre el modelo ideológico. La victoria ideológica del capitalismo no es definitiva, pero apenas ahora estamos empezando a pensar sobre cuál es la mejor manera de organizar una nueva forma de socialismo", advirtió el economista francés.

"En el siglo XX ha habido países como Alemania o Suecia donde se ha impulsado la transferencia de acciones a los trabajadores. Creo que podemos ir incluso más allá, yo creo que incluso en las pymes debemos aplicar algo así y, por ejemplo, limitar las acciones de cualquier propietario, para que nunca supongan más del 10%. Tenemos que reflexionar sobre nuevas formas de socialismo, yo aporto mis ideas pero hace falta una lucha política e intelectual más intensa", recalcó en la misma línea expresada por Díaz.

Temas

En Libre Mercado