Menú
José García Domínguez

Por qué Rusia es un país pobre

El gigante euroasiático es una víctima más de la maldición de los recursos naturales.

El gigante euroasiático es una víctima más de la maldición de los recursos naturales.
Logo del gigante gasístico ruso Gazprom. | Alamy

La comparación entre la Rusia y la China actuales desconcierta al sentido común. Y es que la lógica más intuitiva invitaría a prever que el gran país industrial, tecnológicamente puntero y competitivo en todos los mercados mundiales fuese Rusia, no aquel inmenso campo de arrozales que fundó Mao. A fin de cuentas, Rusia es un país europeo y tributario de la Ilustración, un lugar dotado desde muy antiguo de una amplia capa de población culta, además de provisto de un nivel de conocimiento científico y técnico notable. La peripecia de la Rusia moderna y contemporánea hasta el fin del siglo XX, a diferencia de la de su vecina China, no fue la crónica de un universo rústico, tosco y primario.

Repárese en que cuando los soviéticos asombraron al planeta tras enviar a Yuri Gagarin al espacio exterior los chinos todavía trabajaban en sus granjas comunales con la ayuda de arados romanos de madera. Y sin embargo el lugar puntero a escala mundial hoy resulta que es China, mientras Rusia vegeta perdida en el pelotón de las medianías mediocres. ¿Cómo entenderlo? Pues, sobre todo, por la maldición de los recursos naturales. Como igual ocurre en Venezuela, la desgracia de poseer un subsuelo repleto de dinero fácil al que se puede acceder con solo efectuar un agujero en la tierra ha condenado al país a la pobreza.

Porque las montañas de dólares y de euros que entran en Rusia por esa vía, sin necesidad de tener que hacer casi nada, vuelven a salir después para pagar todo tipo de importaciones extranjeras, desde comida a bolsos italianos de Gucci o yates de lujo. Todo se importa. Todo. Lo que aboca a la quiebra a la industria nacional de bienes de consumo, mucho menos sofisticada y moderna que sus competidoras extranjeras. Y así hasta que el precio internacional de la materia prima de turno, ya sea petróleo, gas o cualquier otra, se derrumbe por la razón que fuere. Entonces llegan la crisis y el colapso súbito. Es la historia de Venezuela y también la de la Rusia postsoviética. Porque la causa de la pobreza de Rusia posee dos nombres: uno se llama petróleo, el otro gas. Y eso no se resuelve invadiendo a nadie.

Temas

En Libre Mercado