Menú

La prensa alemana desinfla la victoria europea que vendió Pedro Sánchez

Los análisis de este fin de semana muestran el malestar en el gobierno alemán con la postura de Sánchez.

Los análisis de este fin de semana muestran el malestar en el gobierno alemán con la postura de Sánchez.
EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, vendió el pasado viernes con entusiasmo el acuerdo para España en la cumbre europea sobre la crisis energética. Sánchez aspiraba a una intervención de los precios y en concreto a fijar un tope al precio del gas. Los países del norte, con Alemania a la cabeza, se negaron y el presidente se tuvo que conformar con el ‘permiso’ para que los países de la península ibérica, España y Portugal, pudieran proponer medidas para rebajar el precio de la energía que tendrían que ser aprobadas por la Comisión Europea antes de su puesta en marcha.

La euforia gubernamental fue compartida por muchos medios españoles. Desde Alemania, en cambio, echaron un jarro de agua fría sobre la supuesta victoria con varios artículos sobre el encuentro críticos con la postura de Sánchez y en los que se evidencia lo limitado de los resultados españoles.

El semanario Der Spiegel hace la crónica más crítica con Sánchez. Tras relatar los detalles de su propuesta de desligar el gas de la factura eléctrica, apuntan cómo su petición fue desde el principio recibida con dudas: "Sería resolver un problema español con medios europeos". Se hacen eco del momento en que Sánchez, "enfadado", abandonó momentáneamente el encuentro y de la reacción del canciller, el socialista Olaf Schoz, que afirmó "secamente" que "hay algunos que tienen unas ideas muy claras" sobre intervenir mercados.

El artículo dice que Sánchez encontró "poca ayuda" en la sala de reunión, con un rechazo frontal a una intervención del mercado eléctrico. "Pero Bruselas no sería Bruselas" si Sánchez "no se hubiera llevado a casa algo que pudiera vender como un éxito", cuenta el periodista, que describe así, como unas migajas europeas, la solución de considerar a Portugal y España como una isla energética donde adoptar una postura propia. Las medidas, recuerda, sólo podrán aplicarse si la Comisión Europea considera que no perjudican "el interés común" europeo, es decir, resume Der Spiegel: "A España le permiten violar un poco el mercado europeo pero sólo si eso no supone un gran perjuicio para todos".

El económico Handelsblatt también se hace eco del largo encuentro con mención a Sánchez, que incluso se lleva la foto de portada. El diario recuerda los intentos que lleva haciendo nuestro país con otros socios europeos de "cambiar las reglas" y lo que consiguió, una "excepción ibérica" que será supervisada por Bruselas. Señala cómo tanto Sánchez como Antonio Costa vendieron esa supervisión europea como "una mera formalidad" y que esa lectura fue la que luego hicieron "de forma unánime" los medios españoles.

El Frankfurter Allgemeine Zeitung cuenta también la espantada temporal de Sánchez en su intento de "no irse con las manos vacías" y explica que la "excepción" española bajo control de Bruselas será posible por la relativa independencia eléctrica de la península respecto al resto de países europeos

Die Zeit, mientras, explica cómo Sánchez utilizó "el arma tan empleada de intentar bloquear la decisión final" y cómo Scholz dijo al término del encuentro, con una "ligera sonrisa", que el presidente español había defendido muy bien los intereses de su país. Lo cierto, añade el semanario, es que la principal petición de Sánchez de topar los precios sólo aparece en el acuerdo final como una posibilidad que "tiene que contar con el visto bueno" de la Comisión Europea. "El asunto se pospuso", resume la columnista, que afirma que Alemania defendió "una vez más" el mercado frente a las peticiones del sur de Europa.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador