Menú

El accionista de referencia de Nyesa, Mariano Schoendorff da un fuerte empujón a la viabilidad de la compañía

El accionista de referencia de la compañía, Mariano Shoendorff adquiere casi 11 millones de euros en deuda de la inmobiliaria.

El accionista de referencia de Nyesa, Mariano Schoendorff da un fuerte empujón a la viabilidad de la compañía
Liberto Campillo, director de desarrollo y expansión de Nyesa, en la presentación en Madrid de la semana pasada | Nyesa

El accionista de referencia de Nyesa, Mariano Schoendorff, ha adquirido casi 11 millones de euros en deuda de la inmobiliaria, que está en situación concursal y que ha anunciado la incorporación de al menos cuatro sociedades a partir de julio.

Aunque Nyesa técnicamente sigue en concurso de acreedores, su nuevo equipo gestor ve ya "altamente improbable" la posibilidad de liquidación y propondrá en la próxima junta de accionistas, prevista para junio, un 'contra-split' (agrupación de acciones).

En un principio la agrupación de acciones será en la proporción de diez acciones a una, lo que le permitiría emitir acciones contra las de las empresas que se incorporen a la compañía mediante el canje de títulos.

Según ha explicado su director de Desarrollo y Expansión, Liberto Campillo, la renacida Nyesa busca generar economías de escala y asociarse con empresas de gran liquidez y sin deuda.

Su previsión es que, entre julio y septiembre, se incorporen al menos cuatro sociedades con un volumen de activos de entre 50 y 75 millones de euros.

Entre ellas figuran una empresa de eventos -que pondría en valor sus fincas-, una productora de aceite de oliva de Andalucía y dos hoteles, al tiempo que negocian la adquisición de una piscifactoría en el norte del España y una cartera de suelos urbanos valorada en 10 millones.

Nyesa, que se constituyó en 1950 bajo la denominación de Industrias del Besòs, cambió su actividad siderometalúrgica por la promoción inmobiliaria en 1989 y fue protagonista en 2011 del concurso de acreedores más voluminoso de Aragón, con un pasivo de 1.245 millones de euros.

Con más de 500 activos y una cartera valorada en 58,4 millones de euros, la compañía, que reorientó su estrategia en 2019, registró un beneficio neto de 9,8 millones de euros en el segundo semestre de 2021.

Su intención, ha señalado Campillo, es centrar sus compras en España y desinvertir los activos que aún tiene en Costa Rica.

En Libre Mercado