Menú

Así hundieron la producción alimentaria las expropiaciones chavistas

Cada año, la oferta de alimentos se hunde a una tasa del 7%. Ahora mismo, Venezuela apenas cubre el 52-54% de las calorías y proteínas necesarias.

Así hundieron la producción alimentaria las expropiaciones chavistas
Chávez y Maduro, rostros del hambre y la ruina socialista en Venezuela | EFE

Allá por 2007, con el precio del petróleo por las nubes, el régimen socialista de Venezuela anunció que tomaría el control de divisas empresas privadas dedicadas a la producción de alimentos. El objetivo del presidente Hugo Chávez era alcanzar la "soberanía alimentaria", poniendo al Estado al mando de la producción de arroz, carne, leche, azúcar, café, harina y hasta helados.

Las Administraciones Públicas se adueñaron de decenas de empresas, algunas de ellas líderes en el sector, pagando compensaciones ridículas a sus propietarios. A cambio, Chávez anunció que la producción de alimentos se multiplicaría, permitiendo además una reducción generalizada de los precios. El resultado no ha podido ser más distinto.

Sin embargo, los datos que ha evaluado el periodista venezolano Víctor Salmerón en un especial publicado por Infobae han puesto de manifiesto el desastroso bagaje que se derivó de semejante apuesta. Y es que, de acuerdo con los datos de la Organizaciones de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la producción per cápita de la industria alimentaria cayó a una tasa anual media del 7% entre 2008 y 2017. En cuanto a los precios, a nadie escapa que Venezuela ha sufrido una de las mayores hiperinflaciones de la historia. De modo que el socialismo no trajo ni más oferta, ni menos precios – sino todo lo contrario.

Como muestra de la miseria y el hambre que ha provocado el socialismo en Venezuela, el autor rescata el caso de una emblemática empresa cafetera, Fama de América, que fue expropiada por el régimen "chavista" en el año 2009. La compañía, que generaba 18.600 toneladas de café cada año, vio como su producción se hundió a 2.500 toneladas en apenas un sexenio.

La falta de reinversión y de conocimiento técnico hicieron que buena parte de las empresas expropiadas sufriesen una erosión continua en sus fábricas y equipos. A esto hay que sumarle otros problemas como la creciente desconexión entre los precios de mercado y los ofrecidos por las compañías estatales, la mala gestión de los responsables públicos o la falta de acceso a dólares para importar materia prima desde el extranjero. La suma de todas estas situaciones fue una producción cada vez más descoordinada y desordenada. Por este camino se llegó a escenarios tan absurdos como la de la industria del azúcar, que solo era capaz de procesar menos del 10% del producto disponible.

Por este camino se alcanzó una situación tan lamentable como la observada en 2019, cuando la ONG Red Agroalimentaria de Venezuela denunció que la oferta disponible de alimentos apenas representa el 52-54% de las calorías y proteínas que necesitan los ciudadanos, tal y como denuncia Víctor Salmerón en su análisis informativo.

El venezolano medio pierde más de 11 kilos

No hay que olvidar que casi el 90% de los venezolanos viven en una situación de extrema pobreza y que seis de cada diez afirman que se van con hambre a la cama. De hecho, el venezolano medio perdió más de 11 kilos de peso a raíz del problema generalizado de desnutrición asociado al colapso económico y el desplome productivo del sector agroalimentario.

Temas

En Libre Mercado