Menú
Carmelo Jordá

¿Buda o litio?

El asunto es elegir no tanto entre Buda o litio como entre riqueza y pobreza… Y para sus votantes prefieren lo segundo.

El asunto es elegir no tanto entre Buda o litio como entre riqueza y pobreza… Y para sus votantes prefieren lo segundo.
El alcalde de Cáceres, el socialista Luis Salaya. | Europa Press

La principal razón de que España no sea un país más rico es que así lo estamos decidiendo los españoles, o mejor dicho, nuestros representantes políticos, que allí donde ven la posibilidad de que se cree algo que genere riqueza se lanzan como si fueran el mismísimo Courtois a intentar evitarlo; y si no lo logran al primer intento, a cargarlo de impuestos, problemas y burocracia hasta ahogarlo.

El último ejemplo, aunque a estas horas ya debe de ser el penúltimo, lo podemos ven en Cáceres, donde en lugar de una mina de litio el señor alcalde –del PSOE, conste en acta– prefiere un centro budista con una estatua de Buda de 60 metros de altura, algo que queda muy bien en el paisaje extremeño y que arraiga firmemente en la tradición local: siempre han sido muy de Buda por allí.

Se supone que el centro budista va a ser "una pata importantísima en el futuro de la ciudad porque es un polo de atracción de inversiones y turismo", según dicen desde el ayuntamiento; pero ¿de verdad hay alguien que se crea que un monasterio para 20 monjes va a ser el no va a más en atracción de inversiones y un exitazo turístico? Va spoiler: no. Miren que llevo tiempo en estas cosas de los viajes, y nunca me han hablado de las posibilidades turísticas de implantar el budismo en un andurrial extremeño.

Por otro lado, hay algo que aún llama más la atención: la enorme hipocresía de un ecologismo que está queriendo salvar el planeta todos los días pero no está dispuesto a consentir que eso le suponga ninguna incomodidad ni a que le estropeen un poco el paisaje por el que pasea al perro.

A ver, señores: si de verdad el mundo se va a acabar antes de que Greta Thunberg parezca un adulto; si hay que dejar de usar los combustibles fósiles o esto parecerá la antesala del infierno, ¿no será cosa de ir haciendo baterías de litio de las que se necesitan para los coches eléctricos? Es que en el fondo ellos mismos no se creen su propia propaganda; si no, todos los ecologistas del mundo estarían exigiendo inversiones multimillonarias en energía nuclear, pero ahí los tienen: mirando raro a los cuatro decentes que sí lo hacen, que también los hay.

Volviendo a nuestro país y a nuestras tristezas: realmente es indignante y descorazonador que regiones o ciudades con tasas de paro del Tercer Mundo –Cáceres roza el 20% y Canarias se negó siquiera a buscar petróleo cuando andaba con un 30%- renuncien a explotar sus recursos sólo por complacer unos discursos demagógicos o quizá, y por supuesto esto es mucho peor, porque el asunto es elegir no tanto entre Buda o litio como entre riqueza y pobreza… Y para sus votantes prefieren lo segundo.

Temas

En Libre Mercado