Menú

Los ecologistas se oponen a una fábrica de baterías en Navalmoral de la Mata porque los eléctricos son caros

Ecologistas en Acción Extremadura no quiere que se construya la gigafactoría de baterías de Navalmoral de la Mata que dará 3.000 empleos directos.

Ecologistas en Acción Extremadura no quiere que se construya la gigafactoría de baterías de Navalmoral de la Mata que dará 3.000 empleos directos.
coche eléctrico. | Pixabay/CC/andreas160578

Ni diésel, ni gasolina, ni eléctrico. Ecologistas en Acción Extremadura se opone a la gigafactoría de baterías de litio que se va a instalar en Navalmoral de la Mata (Cáceres). Afirman que no merece la pena fabricar baterías eléctricas ni dar trabajo directo a 3.000 personas porque "no hay suficiente (litio) como para sustituir el actual parque móvil de vehículos impulsados por energías fósiles".

La organización no explica en qué se basa para afirmar que las reservas de litio son "escasas", porque lo cierto es que los últimos estudios del subsuelo son obra de las empresas mineras y nadie monta una mina para perder dinero. En cualquier caso, en Ecologistas en Acción están convencidos de que no hay mineral para todos y es preferible despedirse ya de los coches eléctricos, los teléfonos móviles, los ordenadores portátiles, bicis eléctricas y cualquier cosa que lleve litio.

La gigafactoría generará más de 3.000 puestos de trabajo directos en una región con casi un 20% de paro, según la EPA del último trimestre. Se ubicará en las parcelas más cercanas a la plataforma logística y lo ejecutará Acciona Construcción por un importe de 10,4 millones. Las obras comenzarán a finales de junio, según ha confirmado la alcaldesa de la localidad, Raquel Medina, que también prevé la construcción de viviendas y otras infraestructuras necesarias para la "metamorfosis" que sufrirá Navalmoral con la gigafactoría y la llegada de la alta velocidad a la localidad.

Los Límites del Crecimiento

Ecologistas en Acción se opone a este proyecto basándose en Los Límites del Crecimiento, una publicación de 1972 impulsada por el Club de Roma y cuya principal tesis es que "si el incremento de la población mundial, la industrialización, la contaminación, la producción de alimentos y la explotación de los recursos naturales se mantiene sin variación, se alcanzarán los límites absolutos de crecimiento en la Tierra durante los siguientes cien años".

El resultado (apocalíptico como en la mayoría de predicciones ecologistas) es el gran colapso del mundo tal y como lo conocemos y la muerte de gran parte de la humanidad. Sus defensores proponían lo que denominaron "crecimiento cero" o "estado estacionario" porque hace cincuenta años consideraron que habíamos tocado techo.

Desde entonces, muchos economistas han rebatido esta teoría: si un recurso se vuelve escaso, su precio sube y el mercado busca la manera de sustituirlo por otro más barato. De este modo la producción se vuelve más eficiente y limpia gracias a la innovación tecnológica. No nos quedan cincuenta años para colapsar. De hecho, somos muchos más y somos mucho más ricos. Además, el número de personas que vive en extrema pobreza cae cada año.

El colapso ecológico

Siguiendo la teoría del Crecimiento Limitado, Ecologistas en Acción asegura que la gigafactoría de baterías de litio para vehículos eléctricos lo único que hace es "acercarnos aún más al colapso, dado que el problema de nuestra civilización es que no entendemos que el cambio de modelo energético no nos llevará a ninguna parte si continuamos promoviendo el despilfarro y el consumo innecesario para el lucro empresarial".

En el comunicado también señalan que otro de los motivos por los que se oponen a la fábrica de baterías eléctricas es que "mucha gente no va a poder acceder a dichos vehículos dadas las bajas rentas de la región y el alto precio de los mismos". Lo que no cuentan es que si España extrae y procesa su propio litio, el precio del coche se abarata y es mucho más asequible para los trabajadores, también para los de una fábrica de baterías de litio.

Por último, insisten, aunque sin citar la fuente, en que "ya se ha calculado que no hay minerales en la corteza terrestre siquiera para cambiar a eléctrico el parque de utilitarios y furgonetas del Reino Unido". Por eso, reconocen que "encuentran absurda esta presión tan irracional para que renunciemos a un futuro sostenible en nuestro territorio", eso sí, un futuro sin trabajo, sin móviles y sin coches.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios