Menú

Brasil, con deflación tras doce subidas de los tipos de interés

Los tipos han aumentado del 3% al 13% y el gobierno ha anunciado nuevas medidas de austeridad.

Los tipos han aumentado del 3% al 13% y el gobierno ha anunciado nuevas medidas de austeridad.
Bolsonaro, en Recife | Cordon Press

En plena escalada de los precios a nivel internacional, y a las puertas de las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo mes de octubre, Brasil ha registrado un sorprendente dato de deflación a lo largo del mes de julio. Según el Instituto de Geografía y Estadística del país suramericano, los precios se moderaron un 0,68% durante el séptimo mes del año, frenando así su tendencia al alza.

Este porcentaje ha llamado poderosamente la atención porque se trata de la más abultada caída mensual de los precios que registra el país desde enero de 1980, fecha en que se empezaron a realizar estas mediciones. El último registro negativo del IPC se había producido en mayo de 2020, al comienzo de la pandemia del coronavirus.

El gobierno de Jair Bolsonaro es consciente de la importancia de contener los precios en un país que vivió un auténtico infierno con la inflación hasta la aprobación, en 1993, del llamado Plan Real, un paquete de medidas fiscales y monetarias impulsado por el entonces ministro de Economía, Fernando Henrique Cardoso, que posteriormente fue elegido presidente como recompensa por su exitosa batalla por la estabilidad monetaria.

Medida a doce meses, la inflación en Brasil se vendría situando en torno al 10,1%, de modo que la situación sigue siendo delicada. Sin embargo, el consenso de analistas estima que el dato final para el conjunto de 2022 se moderará hasta el entorno del 6%, un aumento que se reduciría al 3% a lo largo del año 2023.

Para Bolsonaro es fundamental que la evolución de los precios confirme esa senda descendente, puesto que se avecinan las elecciones presidenciales, previstas para otoño, y las encuestas apuntan a una dura batalla entre el actual mandatario y el expresidente socialista, Lula da Silva.

Una docena de subidas de tipos

Una de las palancas que ha activado Brasil para combatir la inflación son las subidas de los tipos de interés, que abrieron el mes de agosto en el 13,75%, tras el decimosegundo aumento consecutivo de dicha rúbrica por parte del Banco Central. Cabe recalcar, eso sí, que la tasa de referencia había bajado del 13% al 3% entre 2017 y 2021, propiciando un exceso de oferta monetaria que ahora se está empezando a depurar.

Por el flanco fiscal, el ministro de Economía del país, Paulo Guedes, ha venido defendiendo la necesidad de "evitar que crezca el peso del Estado sobre la economía". En este sentido, el gobierno de Bolsonaro vino manteniendo el gasto público más o menos estable en torno al 37% del PIB, si bien esta rúbrica aumentó puntualmente en 2020, a raíz de la pandemia, para luego bajar nuevamente desde 2021, año en que la deuda pública del país cayó del 90% al 80% del PIB. De cara a lo que resta de 2022, Guedes ha anunciado nuevas medidas de austeridad y la priorización del gasto en los más desfavorecidos.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador