Menú

Pedro Sánchez deja sin plan de ayudas al campo con unas pérdidas de hasta el 70% por la sequía y el coste de la energía

Mientras las pérdidas se disparan en el campo de toda España el Gobierno mira hacia otro lado y no hay un plan de ayuda a un sector que agoniza.

Mientras las pérdidas se disparan en el campo de toda España el Gobierno mira hacia otro lado y no hay un plan de ayuda a un sector que agoniza.
Un olivar en Andalucía | Europa Press

El campo no puede más. Se enfrenta a una brutal crisis en pleno aumento de exigencias medioambientales, con los precios de la energía disparados y, ahora, en medio de una fuerte sequía. Asaja, uno de los principales sindicatos de agricultores, ha hecho las estimaciones de las pérdidas que tendrán únicamente por efecto de la sequía y el impacto puede dejar herido de muerte a un importante sector de la economía española: pérdidas generalizadas que oscilan entre un 35% y un 70% de su negocio habitual en muchos de los tipos de cultivo y regiones.

Los cálculos están realizados con un nivel de reserva hidráulica en los pantanos incluso superior a la actual. En estos momentos los embalses se sitúan por debajo del 40% de agua y los cálculos han sido elaborados con los pantanos entre el 25% y el 50%.

Y los resultados son los siguientes. En Andalucía, aunque es pronto aún para dar números cerrados, sobre todo por la evolución que puede tener el regadío en herbáceos y leñosos, si se pueden "avanzar unas pérdidas en arroz, ya que dos tercios de la superficie no se ha podido sembrar por falta de agua, y perdidas de rendimientos en cereales del 25-30% y en girasol del 30-35%". En Olivar, puede rondar un 40% de perdida de media.

En ganadería, hay que contar el coste extra del suplemento de alimentación del ganado ante la falta de pastos. Aunque, por ahora, Asaja no ha dado una cifra exacta.

En Aragón, el cereal de invierno, 370 millones de euros de pérdidas, el 32%. En maíz, 120 millones, con 30.000 hectáreas menos sembradas, un 30%. En fruta de hueso, 130 millones –sin evaluar todavía las pérdidas de las centrales–, lo que equivale a un golpe de nada menos que un 70%. En almendro 24 millones (60%). Y en Olivo, 35 millones (60%).

En Castilla La Mancha, el cereal de invierno perderá el 30%. El olivar prevé una cosecha muy corta. El viñedo, por el adelanto de la vendimia, tendrá pérdidas del 15%. Y en ganadera, sufrirán la reducción –por sacrificio– de cabezas de ganado.

En Castilla y León las previsiones apuntan a unos rendimientos un 20% más bajos por la pérdida de 2,5 millones de toneladas de trigo y de 2,1 millones en cebada. El rendimiento medio del cereal esperado es de 2.700 kg/ha, un 19% inferior a la media de los últimos cinco años y con una cosecha de 5 millones de toneladas, muy por debajo de la media de los últimos años, 6,3 millones de toneladas. En viñedo, la pérdida será del 15 o el 20%.

En Extremadura el cereal de invierno perderá el 30% de la cosecha. En arroz, las hectáreas sembradas pasan de 21.800 en 2021 a 1.500 en esta campaña: no se han podido sembrar al no poder regarlas por la falta de agua en los pantanos. En maíz, las pérdidas serán del 45% aproximadamente. En tomate habrá un 10% de pérdida, en girasol un dato parecido y en viñedo entre el 30% y 40%. Y en aceituna para almazara se elevará el golpe hasta un 80%.

En Madrid el cereal de invierno tendrá pérdidas del 30%; la oliva del 40%; el viñedo del 30% y la ganadería no se librará: en algunas zonas incluso hay que transportar el agua para dar de beber a los animales.

En Navarra la pérdida generalizada será del 15%, con reducciones de los beneficios en algunas zonas de hasta el 70%. Y en la Comunidad Valenciana, el viñedo perderá un 25% de la producción; el almendro y el olivar, un 70%; y los frutales se verán también golpeados.

Todo un jaque al sector que, por el momento, el Gobierno mira desde la barandilla y sin dotar un plan extraordinario de ayudas al campo.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios