Menú

Irene Montero y su 'pandi' no pasarán frío: licitan un contrato de gas de 58.314,47 euros para su sede ministerial

La pareja de Pablo Iglesias libera a su Ministerio de las restricciones en el consumo de gas que el Gobierno quiere imponer al resto de mortales.

La pareja de Pablo Iglesias libera a su Ministerio de las restricciones en el consumo de gas que el Gobierno quiere imponer al resto de mortales.
El cuarteto viajero en el exterior de lo que se supone que es la Casa Blanca pero no lo parece. No sabemos cómo han podido soportar tanta bandera de EEUU. | Twitter/Irene Montero

Restricciones del consumo de gas, pero para los demás. Irene Montero y su grupo de amigas -las mismas que hicieron el viaje de fin de curso a EEUU con recursos públicos- no pasarán frío este invierno. Acaban de licitar un contrato de gas por valor de 58.314,47 euros para su sede ministerial.

El dato figura en la Plataforma de la Contratación Pública. Y allí se detalla la licitación de un contrato de suministro de gas natural para la sede ministerial de Irene Montero: "El objeto del presente Pliego es determinar las condiciones técnicas que han de regir en la contratación del suministro de gas natural en el edificio del Ministerio de Igualdad, ubicado en la C/ Alcalá 37 de Madrid", señala el pliego.

El contrato, efectivamente, asciende a 58.314,47 euros "sin impuestos", con lo que el importe ofrecido, procedente de dinero público, es claramente superior. La duración es de un año y el contrato lo ha cerrado la Subsecretaría de Igualdad. El importe de la adjudicación final ha sido de 53.374,48 euros, pero, de nuevo, sin impuestos, con lo que el importe gastado finalmente será superior. La fecha de adjudicación ha sido el 29 de septiembre pasado.

Y las condiciones técnicas especifican que el suministro debe ser de "calidad" y con un mecanismo de penalización si se corte el abastecimiento: "El contratista estará obligado a suministrar el gas natural con unos parámetros de calidad, continuidad y seguridad ajustados en todo momento a lo dispuesto en la normativa vigente, y a la presión y poder calorífico establecidos". Es más, "la empresa adjudicataria trasladará al Ministerio de Igualdad cuantos descuentos o indemnizaciones corresponden en aplicación de la reglamentación vigente, por incumplimiento en la calidad o interrupción del suministro".

¿Y quiénes son las personas beneficiadas? Se trata de la de "sede del Ministerio de Igualdad", como detalla el pliego. Y allí se encuentran, como puede leerse en la propia web del Departamento, la "ministra de Igualdad, Irene María Montero Gil", la "secretaría de Estado de Igualdad y Contra la Violencia de Género, Ángela Rodríguez Martínez" y el "subsecretario de Igualdad, Ignacio Sola Barleycorn".

Pero allí se encuentra más gente y, en concreto, está todo el grupo de amigas que viajó con Irene Montero a la excursión de fin de curso a Estados Unidos pagada con fondos públicos y uso del Falcon. Hay que recordar que a ese viaje oficial de fin de curso, de 3 días, acudieron cuatro amigas con cargo público; con una agenda mucho más que prescindible y mucho menos que justificable; y, según sus propias e increíbles cuentas, con un impacto de cerca de 9.000 euros de gastos cargados al erario de las familias españolas. En concreto, 8.922,41 euros. Montero viajó acompañada de su jefa de Gabinete, Lidia Rubio; de la secretaria de Estado de Igualdad, Ángela Rodríguez, y de la coportavoz de Unidas Podemos con cargo también en Igualdad, Isabel Serra. Y todas ellas pasan sus horas de supuesta jornada laboral en la misma sede ministerial.

El documento oficial que adelantó en su momento Libertad Digital recogía las explicaciones de Montero y su grupo de amigas, cargos y acompañantes y admitía que no incluía el gasto del Falcon, porque el transporte del grupo de fin de curso era "una de las misiones del Ejército del Aire". Según sus cuentas, las cuatro amigas gastaron más en traducción que en comida; y los pagos de los restaurantes, una vez divididos entre las cuatro viajeras y los tres días de asueto, ascendían a 9,5 euros, de nuevo, según su versión y a la espera de que ellas puedan argumentar que fueron invitadas a comer en sedes oficiales. Y es que, en Nueva York, ese precio puede ser superado simplemente con encargar un menú Big Mac para llevar.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios