Menú

CCOO y UGT pinchan en su marcha para aplaudir al Gobierno y culpar a las empresas de la inflación

Gobierno y sindicatos celebran la reforma laboral y cargan contra los empresarios en un Primero de Mayo marcado por la inflación.

Gobierno y sindicatos celebran la reforma laboral y cargan contra los empresarios en un Primero de Mayo marcado por la inflación.
Las fotos del 1 de Mayo: de Yolanda Díaz e Irene Montero a Junqueras

Como es tradición, liberados y líderes sindicales se reúnen el Primero de Mayo para celebrar el día del trabajo. También manda la tradición que si gobierna la izquierda, se "celebran los logros" alcanzados por Gobierno y sindicatos en materia laboral y si gobierna la derecha se queman las calles contra los malvados capitalistas que explotan a la clase trabajadora.

Pero lo que es cierto, más allá de la tradición, es que cada vez en España son menos los afiliados y seguidores que los sindicatos son capaces de congregar en la festividad del día del Trabajo.

Durante los momentos previos al comienzo de la marcha en Madrid, los reporteros de la televisión pública tenían que aceptar que lo que se congregaba alrededor de los sindicalistas que repartían banderillas de CCOO y UGT eran más turistas que manifestantes.

Durante la rueda de prensa previa a la marcha, Pepe Álvarez, secretario general de UGT, destacaba las "bondades" de la Reforma Laboral de Yolanda Díaz, la misma reforma laboral que ha escondido debajo de la alfombra otro medio millón de parados bajo el epígrafe de trabajadores "fijos discontinuos", y ha cargado contra los empresarios a quienes ha amenazado con un otoño de movilizaciones y conflicto si no se acuerdan subidas salariales que sirvan para "repartir los beneficios" que están teniendo las empresas merced a la inflación.

El lema de la manifestación lo dice todo: "Subir salarios, bajar precios y repartir los beneficios". Las típicas recetas intervencionistas que también se repetían en los discursos. En sus declaraciones previas a la marcha, Unai Sordo, el secretario general de CCOO, explicaba que este año tocaba celebrar las victorias sindicales y advertía de que era necesario "más empleos públicos" y también "más impuestos", por si pagáramos pocos.

Con semejante diagnóstico, no es de extrañar que cada día los sindicatos de izquierdas tengan menos apoyo popular y sigan perdiendo afiliados.

Por supuesto, junto a Unai Sordo y Pepe Álvarez, no podían faltar miembros destacados del Gobierno como el ministro de Consumo, Alberto Garzón y la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que ha aprovechado la ocasión para reivindicar su acción de Gobierno.

Díaz ha instado a la patronal a alcanzar un acuerdo "inmediato e inminente" con los sindicatos para subir los salarios, algo que ha considerado como "imprescindible". La amenaza, un "otoño caliente" de movilizaciones.

Yolanda Díaz: ganar más y trabajar menos para ser dignos

En declaraciones a la prensa antes del comienzo de la manifestación del Primero de Mayo en Madrid, Díaz ha reiterado que la patronal "tiene que estar a la altura de las circunstancias, tiene que sentarse y decirle a los trabajadores que va a subir los salarios". Como si la inflación no fuera con ella, se atrevía a decir que "con 1.500 euros al mes no se puede vivir con dignidad".

Pero no sólo los españoles debemos ganar más para ser dignos, sino trabajar menos. Yolanda Díaz ha hecho un llamamiento a la reducción de la jornada laboral, ya que los españoles "necesitan tiempo libre, vivir con dignidad".

Alberto Garzón: cuidar a niños y mayores, el gran problema

También ha intervenido Alberto Garzón, ministro de Consumo. Para Garzón, no poder cuidar a los niños o a los mayores es el gran problema de nuestra estructura laboral. Para Garzón, que España presente la mayor tasa de paro de la Unión Europea, la mayor tasa de paro juvenil o la mayor caída de salarios reales de nuestra historia por la inflación galopante que sufre nuestra moneda, deben ser problemas derivados de los despiadados capitalistas. No en vano, decía que "se trata de entender que los procesos de inflación están empujados y espoleados por unos incrementos de márgenes empresariales abusivos."

Las soluciones, para Garzón, pasan por intervenir los precios y también los salarios.

Con semejantes mimbres no es de extrañar que las movilizaciones sindicales hayan congregado a unos pocos adeptos en el centro de las distintas ciudades donde han convocado.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro