Menú

¿"La economía española va como una moto"? La producción industrial cae con fuerza

Sánchez presume de que "la economía española va como una moto" pero la producción industrial entra en negativo tras bajar un 4% en abril.

Sánchez presume de que "la economía española va como una moto" pero la producción industrial entra en negativo tras bajar un 4% en abril.
Operarios trabajando en una fábrica de coches | Europa Press

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está empeñado en seguir repitiendo cada vez que tiene ocasión que el desempeño económico de España es extraordinario. Este mismo lunes, en un encuentro con empresarios llegó a afirmar: "¿La economía española va bien? No. ¡Va como una moto!", dijo ufano. Su argumento es sencillo: nuestra economía va tan bien, que no merece la pena cambiar de piloto. Según su línea argumental, si hay cambio de Gobierno, también habrá cambio de economía.

El hecho de que los españoles se estén empobreciendo al mayor ritmo visto en democracia, que la clase media ya se empiece a descontar como la más desfavorecida, que suframos la mayor cuña fiscal del mundo desarrollado o que tengamos las peores tasas de paro de la UE y la OCDE, parecen importar poco al presidente del Gobierno. Tampoco le importa que sigamos sin alcanzar los datos de PIB de antes de la pandemia.

Lo cierto es que la propaganda del Gobierno no es capaz de ocultar los grandes problemas que atraviesa nuestra economía y de los que este martes hemos conocido un nuevo dato y malo: el Índice de Producción Industrial (IPI) ha caído un 4% interanual en abril, es decir 9,4 puntos menos que en marzo y su mayor retroceso desde enero de 2021. Esta caída supone el regreso a las tasas interanuales negativas después de haber registrado en marzo un aumento del 5,4%.

ipi-ine-6062023.jpg

Se trata de uno de los indicadores de actividad más destacados y mide la salud de la producción de industrias extractivas, manufactureras y de producción y distribución de energía eléctrica, agua y gas. Es decir, del desempeño industrial de un país.

La producción de la industria de bienes de consumo duradero fue la que más bajó en el cuarto mes del año, con un descenso interanual del 9,9%. Les siguen los bienes intermedios (-6,5%); los bienes de consumo no duradero (-4,6%); la energía (-2,1%), y los bienes de equipo (-0,6%).

Por ramas de actividad, b fueron la industria de la madera y el corcho (-23,9%); la industria del cuero y del calzado (-18,2%); la confección de prendas de vestir (-13,7%) y la industria del papel (-13,4%).

Corregida de efectos estacionales y de calendario, la producción industrial bajó un 0,9% en abril en comparación con el mismo mes de 2022, tasa 5 puntos inferior a la de marzo.

Se desploma un 1,8% en el mes

En términos mensuales (abril sobre marzo) y dentro de la serie corregida, la producción industrial descendió un 1,8%, su mayor caída mensual desde marzo de 2022, cuando retrocedió un 2,7%.

Por ramas de actividad, las mayores bajadas mensuales de la producción en la serie corregida correspondieron a la industria del tabaco y otras industrias extractivas (-8,1% en ambos casos) y la fabricación de muebles (-5,7%).

Por contra, los mayores incrementos mensuales de la producción los experimentaron la fabricación de otro material de transporte (+4,6%); la industria del cuero y del calzado (+3,6%), y las coquerías y refino de petróleo (+2,1%).

Inflación y producción

Este indicador adelanta problemas en la producción de bienes y servicios industriales, que afectarán no sólo a la productividad de nuestro país sino también a posibles problemas de oferta en el medio y largo plazo. También refleja una bajada en la tensión del consumo, merced a la inflación y el agotamiento del ahorro producido durante la pandemia en los hogares españoles.

En definitiva un síntoma de agotamiento que se suma a los problemas que muestra ya el mercado laboral, las caídas de salarios reales y la tensión todavía alta de la inflación.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro