Menú

Juan Carlos Matthew, ministro de Turismo y Comercio: "Perú va a tener la estabilidad que necesita"

Aprovechamos su presencia en Fitur para entrevistar a uno de los miembros del gobierno de Dina Boluarte.

Aprovechamos su presencia en Fitur para entrevistar a uno de los miembros del gobierno de Dina Boluarte.
Juan Carlos Matthew, ministro de Turismo y Comercio de Perú. | C.Jordá

Juan Carlos Matthew se incorporó al gobierno de Perú el pasado mes de abril como ministro de Comercio Exterior y Turismo. Economista, su perfil es mucho más técnico que político, si bien ya fue viceministro en un gabinete anterior, entre agosto de 2016 y el mismo mes del 2017, durante el mandato de Pedro Pablo Kuzynski, y antes había desempeñado algunos cargos en la administración.

En esta última etapa llegó al ministerio en un Perú agitado por la inestabilidad política y las revuelas de los primeros meses del pasado año, en una situación, tras la detención de Pedro Castillo y la llegada al poder de Dina Boluarte, que parecía abocar a unas presidenciales o incluso a un colapso institucional. Finalmente, no llegaron ninguna de las dos cosas, dando paso a una situación mucho más tranquila, al menos en apariencia.

Nos encontramos con él en un acto de Perú en Fitur que ha reunido a un buen número de periodistas españoles en mitad de la vorágine de la feria. Accede amablemente a responder a nuestras preguntas y aprovechamos para indagar un poco más en la situación real de un país cuya actualidad copó las portadas pero ahora ha entrado en una fase de silencio mediático que, dada la forma en la que los medios de comunicación elegimos los temas, suele ser sinónimo de buenas noticias.

Para empezar nos cuenta que en los últimos meses "hay un esfuerzo de ordenamiento de la economía", pero también nos advierte que "existen todavía algunos desafíos muy grandes que son las reformas profundas que necesita el país en educación, salud, infraestructuras, ciencia y tecnología e institucionalidad", áreas que define como aquellas "en las que Perú está más rezagado".

Aun así, destaca como la economía se ha ido "ordenando" –insiste en ese término– en los últimos meses, a pesar de "un momento de desaceleración internacional, incluso con recesión en economías grandes como Alemania, Italia, Chile… y de conflictos que también han tenido un efecto negativo, como la invasión de Rusia a Ucrania o la guerra de Israel y Hamás".

Unos problemas a los que hay que sumar los de carácter interno que tuvo Perú, como "las protestas sociales en el primer trimestre del 2023, que hicieron mucho daño", y, más adelante, una par de alertas de salud "y luego el Niño, que tiene impacto en sectores clave como la agroindustria o la pesca tanto para consumo humano como industrial".

"A pesar de todo esto", nos cuenta el ministro, "la economía no creció en el 2023, pero sólo cayó medio punto" y este año se espera que sí lo haga y con cierta fuerza "un 3%, lo que nos pone en una posición mejor que la de la mayoría de países en América Latina".

"Sin embargo –nos advierte Juan Carlos Matthew– soy consciente de que ese crecimiento es insuficiente, Perú tiene que acercarse a un 4% o se acentúan el desempleo y el subempleo".

Finalmente, nos resume la situación: "Estamos en un proceso de mejora, de recuperación progresiva, con muchas dificultades, sí, pero algunas de las que tuvimos en el 2023 no las tendremos en 2024, por lo tanto te diría que de todas maneras vamos a ser una de las economías que más crezca, yo confío en que superemos el 3%".

Para ello habrá que "activar los motores clave: inversión pública, inversión privada, que pesa un 80% y ahí tenemos que recuperar la confianza, las exportaciones y el turismo", que en 2023 han sido de los que han tenido un mejor comportamiento, "y el consumo interno, que crecerá como consecuencia de lo anterior".

Todo dependerá también de la situación política, que ha sido muy convulsa en los últimos años pero que parece que se va sosegando. Juan Carlos Matthew lo ve así: "Yo confío en que la situación sea más estable porque una cosa viene ligada a la otra, parte de la desazón que se vio en el 2023 fue porque entramos en recesión, si eliminas el 2020 no teníamos recesión desde el año 89, el simple hecho de estar en rojo… si hubiéramos crecido un 0,01% te aseguro que la percepción sería diferente".

Así que "como eso no va a suceder en el 2024, yo pienso que le va a dar la estabilidad que el país necesita", nos dice. Recuerda además que el gobierno del que forma parte "no tiene una participación en el Congreso de la República con un partido específico, por lo tanto tiene que convencer a los demás para que apoye sus propuestas", lo que tampoco hace el trabajo más fácil.

Sectores que van a tirar de la economía

El ministro nos explica con más detalle qué sectores piensa que pueden se claves en esa recuperación económica que tanto ayudará a la política: "Uno que debería dar las mejores señales en el 2024 es la minería, porque Perú el 60% de las exportaciones son minerales", explica.

Nos cuenta iniciativas que se están desarrollando en el campo, como una ley de "simplificación administrativa" que ayudará a las empresas en los trámites y "va a ser muy positiva". No sólo eso, "cuentan con nuestro compromiso también de acompañarles en el acercamiento a las comunidades para evitar conflictos sociales". Así, en los contactos que como ministro de comercio ha tenido con grandes compañías del sector, ha podido percibir que "van a apostar por seguir creciendo en el Perú, están apostando por el Perú".

Así, espera que los buenos resultados que no pudo dar el sector en 2023 sí lleguen en este 2024 y, según nos dice, "hay señales que pintan bien".

¿Qué evolución ha seguido el turismo?

La última parte de nuestra conversación gira, como no podía ser de otra forma, alrededor del turismo en Perú, cuya evolución en el último año "ha sido buena, pero en términos relativos, ya que todavía estamos por debajo de las cifras del año 20".

Así, nos explica que antes de la pandemia llegaban al país 4,4 millones de visitantes foráneos, una cifra que "bajó hasta unos 800.000 en 2020, una caída dramática que suponía 30 años de retroceso". La recuperación llegó poco a poco: en 2022 fueron ya dos millones "y el año pasado crecimos hasta algo más de dos millones y medio", lo que Matthew califica como "un crecimiento significativo para una economía que cayó medio punto", lo que le hace afirmar que el turístico es "un sector resiliente, sano".

Su resumen es positivo: "Estamos bien, el crecimiento es importante", pero admite que "todavía nos queda por remar".

¿Un país seguro?

Tras la agitación política y social del final de 2022 y el principio de 2023 parece obligado preguntar si el Perú es un destino seguro para los turistas. El ministro no muestra la más mínima duda: "Incluso en los periodos más duros, como el primer trimestre del año pasado, se trataba de protestas focalizadas, en el sur del Perú y la zona de Puno" nos explica, "lo malo es que cuando se dio el estado de emergencia parecía que la emergencia era en todo el país, pero en realidad era muy focalizada".

Consciente de la importancia de la seguridad nos cuenta que se están dedicando muchos recursos, incluso de su propio ministerio, a reforzar y garantizar la seguridad, por ahora con éxito: "Gracias a Dios en todas las experiencias que hemos tenido no ha sido un problema".

¿Un país confortable?

También le preguntamos por otra de las preocupaciones que puede tener un viajero español o europeo a la hora de ir a Perú: si es un destino complicado o poco confortable. Tampoco rehúye la cuestión: "Somos un país heterogéneo y el nivel de confort dependerá también del perfil del turista", nos dice, "por ejemplo los que viajan para hacer senderismo ya buscan un tipo de experiencia comunitaria, muy cercana, que a ellos les resulta espectacular mientras que otros buscarán mayores comodidades".

"Así que esa sensación de tener o no suficiente confort dependerá del sector de mercado" que elija el turista, pero según el ministro todos los diferentes niveles pueden encontrar lo que buscan, incluso en los más altos: "Estamos captando turistas de lujo y hay alternativas para ellos en Cuzco, Arequipa, Trujillo o Lima, se hacen rutas absolutamente lujosas".

Sí admite que hay ciertas "limitaciones de conectividad" que hacen que "destinos como Chachapoyas, que no tiene una conexión directa exige ir por tierra" sea más complicado para parte del viajero foráneo "que querría conocerlo pero no puede asumir un traslado de varias horas en coche".

El resumen que nos hace es el de esa oferta "muy heterogénea" pero en la que están mejorando muchas cosas, además recuerda que en cualquier caso "lo cierto es que si se miran las encuestas la experiencia de los turistas son muy buenas y las calificaciones altas"..

Lo que no hay que perderse

La última pregunta es para que el ministro nos explique qué lugar o ruta de su país cree que es absolutamente imprescindible para los buenos viajeros que vaya a Perú. "Yo creo que para muchos el gran atractivo de entrada es Machu Picchu –dice– no es el único destino pero sin duda es un atractivo que les va a encantar".

Pero además hay otros sitios de los que nos habla incluso con más entusiasmo: "Se están abriendo alternativas muy interesantes, por ejemplo en la selva, en Ucayali, Chachapoyas… Hay cataratas, rutas de turismo de aventura, avistamiento de aves, de ballenas".

Esto le recuerda un dato que desde luego es llamativo: "El avistamiento de aves tiene ya un peso del 15% en el total del turismo receptivo, que no es poca cosa". Y ahora, además, según nos cuenta "por primera vez Perú ha sido catalogado como el país con mayor número de especies de aves, superando a Colombia por seis", un triunfo que le hace terminar la entrevista con un gesto de enorme satisfacción.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro