Menú

Grandes industrias europeas lanzan un manifiesto contra la maraña legislativa de la UE

Representantes de las grandes industrias del continente proponen ideas para frenar la desindustrialización europea.

Representantes de las grandes industrias del continente proponen ideas para frenar la desindustrialización europea.
Planta cementera española. | Oficemen

Las principales industrias europeas, de sectores como el químico, el metalúrgico, el cementero o energético, han suscrito un documento, la denominada Declaración de Amberes, con diez propuestas a la Comisión Europea para que la UE incentive y no ponga palos en las ruedas a las empresas del continente en plena transición verde.

El manifiesto se presentó la semana pasada en Amberes, en una sede de la química alemana BASF, en el marco de una Cumbre de la Industria Europea que contó con la asistencia de Ursula von der Leyen, que aspira a revalidar su cargo como presidenta de la Comisión. Los firmantes, más de setenta compañías entre las que destacan gigantes como la mencionada BASF, Bayer o Thyssenkrupp y también españolas como Repsol y Cepsa, alertan de los "retos históricos" a los que se enfrenta la industria europea, como la deslocalización, los precios de la energía, la bajada de la demanda o el estancamiento de las inversiones y reclaman situar la política industrial "en primera línea de la agenda estratégica europea".

Entre sus propuestas está que sea una prioridad el impulso de una industria "competitiva". Para ello, piden la eliminación de "incoherencias regulatorias" y "objetivos contradictorios" y también la "innecesaria complejidad legislativa". Proponen una ley ómnibus que "corrija toda la legislación europea relevante" y que ésta sea una de las leyes clave del nuevo periodo legislativo europeo que se abrirá tras las próximas elecciones de junio.

En la misma línea, las empresas reclaman un "nuevo espíritu legislador" que dé la iniciativa al empresario y se centre en "crear incentivos para invertir en tecnologías limpias"; que sea "coherente" y que esté pegada a la realidad de las empresas, en lugar de centrarse en "prescripciones" y "detalladas regulaciones". Sugieren comprobar y estudiar sistemáticamente cómo afectarán las nuevas leyes a la competitividad de las empresas y legislar basándose en datos "contundentes" y "evidencias científicas", evitando la acumulación de normativas.

Los firmantes, entre ellos también varias patronales de sectores como el textil, el farmacéutico o el de los fertilizantes, llaman también a aprovechar más el mercado único europeo, a simplificar el acceso a las ayudas, a fomentar la demanda de productos sostenibles y también a implantar un nivel de impuestos "competitivo y sostenible" para las compañías.

La declaración hace mención además a la energía y las materias primas. Señalan que los costes energéticos son hoy por hoy "demasiado altos", algo que achacan tanto al precio de las materias primas como al marco regulatorio. Demandan, entre otras cosas, que la UE impulse una política energética basada además de en las renovables en el impulso a la energía nuclear, el hidrógeno y otras fuentes bajas en carbono.

En cuanto a las materias primas, piden impulsar la minería europea, el reciclaje y las alianzas con países productores. Reclaman también acuerdos que garanticen el acceso a nuevos mercados, el aumento de las exportaciones y herramientas "contra la competencia desleal" que garanticen una "igualdad de condiciones" para las industrias europeas, mencionando el mercado de los derechos de carbono.

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro