Menú

El resultado de las catalanas, torpedo en la línea de flotación de la OPA del BBVA

El parlamento que sale de las urnas en Cataluña y su efecto sobre los pactos de Sánchez en Moncloa tienen un perdedor inesperado: la OPA del BBVA.

El parlamento que sale de las urnas en Cataluña y su efecto sobre los pactos de Sánchez en Moncloa tienen un perdedor inesperado: la OPA del BBVA.
El candidato de Junts, Carles Puigdemont, llega a una rueda de prensa para valorar los resultados de las elecciones catalanas, a 13 de mayo de 2024, en Argelès (Francia). | Europa Press

¿Quién gana y quién pierde en las elecciones catalanas? Contestar esta pregunta es francamente complicado. El partido más votado y con mayor representación parlamentaria, el PSC, previsiblemente no podrá gobernar aunque sume, como suma, mayoría absoluta con sus socios naturales: ERC y los Comunes. Sin embargo, esta alternativa es, cada minuto que pasa más remota. ¿Por qué? Porque Carles Puigdemont, el golpista fugado en Waterloo que se ha presentado a las elecciones pese a que no puede poner un pie en nuestro país sin que las autoridades insten su detención, ha decidido que quiere ser presidente y que espera que desde el Gobierno de Sánchez le echen una mano, en virtud de los pactos que permiten al propio Sánchez mantenerse, a su vez, en el palcio de laa Moncloa.

Tampoco parece que los partidos aparentemente constitucionalistas y de raíz nacional, como PSC, PP o Vox, vayan a confeccionar una coalición que permita a Cataluña recuperar el espíritu nacional que desde hace décadas es perseguido en aquella comunidad autónoma.

No. Estas alternativas, sobre la mesa lógicas, no parece que vayan a articularse. En cambio, el que parece que tiene más papeletas de convertirse en presidente de la Generalidad es el fugado Puigdemont, quien aspira, dice a hacer un gobierno sólido de "obediencia netamente catalana", y hacerlo, además, sin tener siquiera mayoría suficiente entre todos los partidos que profesan la religión separatista. No. Lo que quiere es doblar el brazo de Sánchez. Para que nos entiendan los lectores: que el presidente del Gobierno permita la investidura de Puigdemont, a cambio de que éste le mantenga el apoyo en Madrid.

Pues bien. De ser así, no sólo PSC sería víctima, o los catalanes que aspiran a tener un gobierno instalado en la xenofobia, el gasto y el radicalismo, sino que, a todas luces, dejará una víctima inesperada que se coló en escena en los últimos días de campaña: la OPA del BBVA sobre Banco Sabadell.

Carlos Torres, presidente del BBVA, trató de seducir a propios y extraños con una propuesta a los accionistas del Sabadell que incluía un cambio de sede. Es decir, que si el BBVA tenía éxito en su OPA, se establecerían dos sedes de la nueva compañía, una en Bilbao, y otra en San Cugat del Vallés, origen de Salvador Illa, por cierto.

Esto, que se ha interpretado por el mercado como un guiño político que buscaba el beneplácito de los separatistas, y por lo tanto, el favor del Gobierno, se le ha dado la vuelta a Carlos Torres y el primero en oponerse a la operación ha sido el propio Puigdemont, quien salió a la palastra tras conocerse la OPA, para decir que de triunfar, lo que significaría es que un banco de Madrid habría robado uno de los bancos catalanes más importantes para el tejido empresarial de esa comunidad autónoma. Es más, habló de "155 bancario", el candidato de Junts a la presidencia de la Generalidad.

Por tanto, de prosperar el chantaje de Carles Puigdemont y su alternativa de montar un gobierno netamente separatista, puede tener una víctima evidente y en primer término: la OPA del BBVA.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios