Menú

La okupa de Onlyfans que subalquila habitaciones por 1.100 euros se atrinchera y exige comida

Desokupa viaja hasta Ibiza para desalojar a Alazniky, a la que acusan de vender droga y utilizar a la Guardia Civil como si trabajase para Glovo.

Desokupa viaja hasta Ibiza para desalojar a Alazniky, a la que acusan de vender droga y utilizar a la Guardia Civil como si trabajase para Glovo.
Archivo

Alazne Rodrigo, la ya conocida como okupa de Onlyfans y bautizada en redes sociales como Alazniky, se ha atrincherado en el piso de Ibiza que lleva sin pagar desde el pasado mes de diciembre para evitar que la empresa Desokupa la desaloje definitivamente. Los propietarios, Bea y Saúl, contrataron a Dani Esteve para tratar de recuperar su casa después de comprobar que la influencer no solo no les paga ni un euro desde hace meses, sino que, además, subalquila las habitaciones por 1.100 euros a través de internet.

"Te lo dije ayer: las cosas no son cómo empiezan, sino cómo acaban. Te prometí que te iba a sacar y te voy a sacar", le ha advertido Esteve a través de sus redes sociales. Tal y como él mismo ha explicado en varios vídeos, sus empleados llevan varios días haciendo lo que se llama un "control de accesos": permanecen día y noche apostados a la puerta de su casa, esperando a que salga para, después, impedir que vuelva a entrar.

La estrategia, que cuenta con aval policial y jurídico siempre y cuando los trabajadores sean vigilantes de seguridad titulados, es la más utilizada por este tipo de empresas, que confían en que, tarde o temprano, los okupas no tienen más remedio que salir, ya sea para acudir a sus puestos de trabajo o para comprar comida. En el caso de Alazne, lo primero no es un problema, ya que se trata de una modelo que trabaja en Onlyfans, cuenta con más de 50.000 seguidores en Instagram e incluso ofrece cursos a través de Internet para triunfar en esta red social con su propia empresa, Nikitas Agency OF. Lo segundo, sin embargo, sí podría ser su punto débil.

Sin comida y sin tabaco

"Desde las 2 de la mañana hasta las 4 ha estado gritando como una loca por la ventana: ‘¡Socorro!’. Llamaba a la Policía para que le trajera comida. Pero… ¿Tú qué te piensas, que la Guardia Civil hace servicio de Glovo?", le espetaba en uno de sus últimos vídeos el propio Esteve, que desvelaba que hasta su propio abogado se había puesto en contacto con él para pedirle ayuda. "Me llama su abogado a la 1 de la mañana y me dice: ‘Dani, por favor, que está muy mal’. Bueno, pues si está muy mal, que salga del piso. Nadie le ha impedido salir; lo que se le va a impedir es entrar", insiste.

Según su testimonio, esta madrugada, unos conocidos han tratado de hacerle llegar sin éxito lo que ella había pedido: "Quisieron subir con una cuerda la comida y el tabaco y un español de bien, un vecino, les quitó la cuerda y a tomar por culo el invento". Con todo, Desokupa confía en que la propia Alazne termine tirando la toalla más pronto que tarde, algo que, hasta ahora, ha sido imposible, a pesar de que hasta varios amigos han acudido al inmueble y se han ofrecido a ayudarla. "Se presentaron tres personas en el piso para decirle ‘Alazne, sal, deja de hacer el ridículo. Te ayudamos a sacar las cosas’. Pero ella dijo que no y salió a la ventana a gritar como una loca… ‘¡Estoy secuestrada! ¡Tengo hambre! Algo surrealista", asegura Esteve.

Subalquila las habitaciones

Los propietarios, Bea y Saúl, decidieron comprar este inmueble en la zona de Sant Antony de Portmany para alquilarlo durante los meses de invierno y sacar un dinero extra. Con más de 100 metros cuadrados, tres habitaciones dobles, dos baños y una amplia terraza, se lo alquilaron a Alazne por 1.250 euros al mes hasta el 20 de abril. Lo que no esperaban es que, en diciembre, la inquilina dejara de pagar y subalquilara las habitaciones del inmueble.

‘’Antes de entrar a nuestra vivienda a vivir ya tenía las habitaciones alquiladas. Había utilizado el vídeo que le habíamos enviado nosotros y las imágenes y estaba esperando recibir ese dinero para poder pagarnos a nosotros’', relataba Saúl hace unos días en el programa de Telecinco TardeAR. Según su relato, "incluso ha llegado a cobrar 300 euros por la gestión como si fuera una agencia".

En enero, le enviaron un burofax "de reclamación de deudas y de incumplimiento y no renovación". Sin embargo, la afectada les bloqueó el teléfono, no sin antes enviarles un último mensaje: "Lo que voy a hacer es llenarte ese piso de gente, hacer un piso-patera y me voy". Aunque su intención era solucionarlo por la vía judicial, ya les han advertido de que el juicio no se celebraría, como mínimo, hasta octubre o noviembre, y eso sin contar con que la ya inquiokupa, que se presenta como víctima en sus redes sociales, no se declare vulnerable o utilice cualquier treta para negarse a abandonar el piso.

La versión de la okupa

"Estoy amenazada y en peligro", denuncia en los vídeos que ella misma ha colgado en Instagram, en los que acusa a Desokupa de intentar expulsarla "a las bravas". Esteve, sin embargo, lo niega tajantemente y aclara que, en todo momento, su actuación ha contado con el aval de Policía y Guardia Civil, cuyos agentes les han acompañado en los últimos días. "Entro con el jefe de la Policía, y se le comunica que va a ser sancionada con una multa de hasta 400.000 euros y, en ese momento, se le dice: ‘Alazne, si sales ahora voluntariamente, te quitamos esta multa’.", explica el empresario, que asegura que la okupa, rechazó el ofrecimiento.

La forma en la que éste se refiere a la joven en sus redes sociales también es objeto de polémica. "Me está llamando drogadicta, prostituta… Y no es cierto", dice ella, que asegura que en estos momentos ya no es "onlyfaner", sino "mánager". Respecto a las drogas, Esteve asegura que se han descubierto "15 bolsitas preparadas para la venta" en su domicilio: "Así que la que no fumaba, la que no se drogaba, parece que presuntamente no solo se droga, sino que también, presuntamente, en el piso están vendiendo. Si lo hace ella o su compañero de piso, ellos sabrán, pero en ese piso había venta de droga".

La aludida, sin embargo, rechaza todas las acusaciones y tacha de "bullying" la persecución que dice estar sufriendo: "Me están amenazando de una manera megaloca y la gente lo ve normal. Cuando somos personajes públicos y nos avasallan, nos acosan y nos hacen bullying masivamente, la gente lo ve normal porque como somos personajes públicos…". Sus comentarios, sin embargo, están recibiendo todo tipo de mofas por parte de muchos usuarios de redes sociales que ponen en tela de juicio que la modelo de Onlyfans pueda considerarse una ‘influencer’.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios