Menú

"No hubo llamaditas, hubo zafarrancho: Moncloa llamó a todos los empresarios que se vieron con Milei"

Desde Moncloa, Manuel de la Rocha telefoneó a todas las empresas que se reunieron con Milei para que rechazaran las críticas de este a Begoña Gómez.

Desde Moncloa, Manuel de la Rocha telefoneó a todas las empresas que se reunieron con Milei para que rechazaran las críticas de este a Begoña Gómez.
Pedro Sánchez, al teléfono en su despacho de Moncloa | EFE

Distintas fuentes de mercado consultadas por Libre Mercado confirman que desde Moncloa se evacuaron sucesivas llamadas a las distintas empresas reunidas con Javier Milei estos días durante la visita del mandatario a España, donde participó en un evento de Vox en el Palacio de Vistalegre, como otros líderes internacionales como Giorgia Meloni o Marine Le Pen. Después del acto de Vistalegre, Moncloa "llamó a todos los presidentes de las compañías, a pedirles que se pronunciaran inmediatamente a favor del Gobierno", aseguran estas fuentes.

"No hubo llamaditas, ¡hubo zafarrancho!", enfatiza una de estas fuentes quien identifica al interlocutor de Moncloa como Manuel de la Rocha, actual responsable de la oficina económica de Presidencia del Gobierno y que ostenta rango de secretario de Estado. Sus funciones pasan por la coordinación de las áreas de economía y departamentos y unidades adscritas y, en particular, al asesoramiento y apoyo técnico al presidente del Gobierno relacionado con la Política Económica.

Es decir, no sólo no es descartable que De la Rocha fuera el autor de la frase de que la economía española ya no va como una moto, "sino que va como un cohete", como dijo recientemente el presidente del Gobierno, sino que, por lo que cuentan distintas fuentes de mercado a LM, también es el encargado de tratar de que los empresarios se alineen al lado del Gobierno en su pretendida ofensa por las declaraciones del presidente argentino Javier Milei.

La llamada de Moncloa fue la gota que colmó el vaso para algunos de los empresarios que se reunieron con Milei y que tuvieron que soportar que personajes como Unai Sordo, líder de Comisiones Obreras, o la propia ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, cargaran contra ellos por el mero hecho de reunirse con el presidente de un país, como es Argentina, en el que todas ellas tienen intereses e inversiones. Precisamente, una de las compañías con las que el Ejecutivo mantiene más polémicas en los últimos tiempos, Repsol, no estuvo en la reunión porque hace años que ya no tienen intereses en Argentina, país del que salieron después de que el kirchnerismo le expropiara ilegalmente YPF. Libre Mercado ha compartido esta información con Moncloa sin que ésta se haya querido pronunciar acerca de si fue o no De la Rocha quien efectuó las llamadas.

Sordo dijo que la reunión de los empresarios era "absolutamente incomprensible" por ser con "un señor que es un peligro público". Yolanda Díaz, por su parte, acusó a Milei de "depredar la vida y los recursos y recortar los derechos laborales". No se quedó ahí: "Es capaz de decirle al mundo que defiende la dictadura argentina y quiere que se pueda comercializar con los órganos vitales de la gente", señaló grandilocuente la vicepresidenta del Gobierno español y líder de Sumar.

En materia comercial, España representa en el primer trimestre de este año el primer destino europeo de las exportaciones argentinas, con ventas por casi 265 millones de dólares (244 millones de euros), período en el que Argentina importó bienes desde España por 220,4 millones de dólares (unos 202,7 millones de euros).

Con un volumen de intercambios que el año pasado totalizó los 3.959 millones de dólares, España es uno de los principales mercados de Argentina en la Unión Europea, bloque que desde hace casi un cuarto de siglo negocia un acuerdo de libre comercio con el Mercosur, unión fundada en 1991 por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay y que hoy cuenta también con Bolivia.

Mientras, España se mantenía al cierre del tercer trimestre de 2023 como el segundo mayor inversor en Argentina, detrás de los Estados Unidos, con una posición de 21.410 millones de dólares (unos 19,7 millones de euros).

Unas dos centenares de empresas con capital español operan en Argentina en sectores como la banca, seguros, autopistas, construcción, supermercados, energía, pesca, telecomunicaciones y turismo, entre otros.

Entre las mayores, destacan Santander, BBVA, Mapfre, Telefónica y Naturgy, con cuyas autoridades se reunió este sábado en Madrid el propio Milei, quien invitó a los empresarios españoles a invertir más en Argentina, con su tradicional defensa del capitalismo y de los empresarios como benefactores sociales.

La respuesta de las empresas

Las fuentes consultadas enfatizan que la respuesta de las empresas a la llamada de la Moncloa poco o nada tiene que ver con lo que hubiera sucedido en otras ocasiones o con otros presidentes. "Si te fijas, no todas las empresas que estuvieron con Milei han secundado la petición del Gobierno, lo han hecho, básicamente, aquellas que tienen más dependencia del Ejecutivo: Telefónica, donde el Gobierno ya tiene un 10%, BBVA para quien el apoyo del Gobierno a su OPA sería trascendental, o Naturgy, donde la SEPI también se plantea su entrada ante la llegada de la emiratí Taqa".

Esto "es muy significativo y tiene una lectura muy llamativa desde el punto de vista de las grandes empresas en España. En otras circunstancias o con otro gobierno en Moncloa, se hubieran cuadrado todos", decía.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro