Menú
José Cavero

Rato y Raga

Parece que será imprescindible, cuando menos conveniente, aprenderse el nombre de este valenciano de 62 años, licenciado en Derecho y Económicas, catedrático de Economía aplicada, que fue rector de la Universidad San Pablo CEU, y que empezó a circular en la noche del jueves como seguro sucesor de Amateo Petitbó en la presidencia del Tribunal de la Competencia.

Se dio por descontado que sería designado por el Gobierno en su reunión del viernes, pero la expectativa quedó frustrada. ¿Por qué? Cuentan en medios políticos generalmente bien informados que se ha debido a la sencilla razón de que era el candidato de Montoro y no el de Rato, razón por la cual el vicepresidente se molestó apreciablemente... y frenó la designación para mejor ocasión, o para una nueva reconsideración de cuyos efectos finales ya nos iremos enterando.

O sea, que vendría a ser cierto el rumor o la especulación de que Rato está crecientemente celoso y receloso de las competencias e influencia que el ministro de Hacienda –por él propuesto, según él mismo se ocupaba de “aclarar” hace pocos días en declaraciones periodísticas- don Cristóbal Montoro, viene acumulando y ejerciendo... Sería, también, la demostración de que don Rodrigo no atraviesa por sus momentos de mayor potencia en el seno del Gabinete. Desde que es objeto de frecuentes ataques por promover y auspiciar a sus amigos para altos cargos y justificar sus actuaciones cuando han llegado a tales responsabilidades...

0
comentarios