Menú

"Yo le acuso": la riqueza de los españoles retrocede a niveles de 2004

Zapatero acusó a Rajoy de "mentir" sobre el PIB per cápita. Pero todos los indicadores coinciden: los españoles son más pobres que hace unos años.

"Yo le acuso de dar cifras que no son la realidad", de "deslealtad" y de "mentir a sabiendas". De este modo respondía el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al líder de la oposición, Mariano Rajoy, en el rifirrafe más duro que mantuvieron ambos el martes en la primera sesión del Debate sobre el estado de la Nación. Zapatero acusaba a Rajoy de engañar en los datos de renta per cápita. Y es que, según el presidente, los españoles son hoy más ricos que en 2004, cuando el PSOE alcanzó el poder. Rajoy no replicó, pero los datos hablan por sí solos.

La riqueza media de los españoles ha retrocedido siete años, hasta niveles próximos a los de 2004. En primer lugar, el Producto Interior Bruto (PIB) por habitante de España se situó en el 101% en 2010, tan sólo un punto por encima de la media comunitaria, lejos pues del registro de 2007 (105%), según la oficina estadística de Bruselas (Eurostat).

La siguiente tabla muestra la evolución de los últimos años, y se observa claramente que la riqueza media de los españoles ha regresado a niveles propios de 2003 y 2004 (101% de media).

Sin embargo, estos son datos relativos (en comparación con otros países), con lo que el cuadro podría llevar a engaño. Al fin y al cabo, la cuestión es saber si los españoles son más o menos ricos que hace unos años, no si su riqueza es mayor o menor con respecto a otros países.

Para ello es preciso acudir a las cifras oficiales a nivel nacional. En este sentido, una de las claves es la aportada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). De forma periódica, esta entidad elabora un cuadro de PIB per cápita en términos de paridad de compra (descontando la distorsión que genera la inflación).

Los datos son contundentes: la renta per cápita media alcanzó los 23.063 euros en 2010, según los últimos datos disponibles, cifra inferior a la de 2007 (23.478), momento en el que comenzó la crisis, si bien es superior a la de 2004 (19.700 euros).

Pero, nuevamente, el dato es incompleto. Y es que, el PIB per cápita no recoge al completo la riqueza real de las personas, pues se limita a dividir el Producto Interior Bruto (el valor final de los bienes y servicios que se producen en un año, incluyendo gasto público) entre la población de un determinado país. Nada dice respecto al nivel de endeudamiento ni el valor del patrimonio que acumulan los individuos y que, sin duda, constituye un porcentaje muy importante de la riqueza de los españoles. No en vano, en España, casi el 65% de la riqueza media está ligada a la propiedad de bienes inmuebles (vivienda, suelo...).

Por eso es preciso acudir a otro indicador oficial, elaborado en este caso por el Banco de España, mucho más fiel en esta materia. Se trata de la "riqueza neta" -una vez deducidas las deudas-. La riqueza neta de los españoles cayó un 0,8% en 2010, hasta situarse en los 815.000 millones de euros, como resultado de la aún moderada caída de precios que registró la vivienda. Esto supone un 21,5% menos que la riqueza acumulada en 2007, aproximándose así a los niveles registrados en 2004 y 2005.

El problema aquí es que la deuda que acumula el sector privado apenas está cayendo al tiempo que se prevé que el precio de los activos inmobiliarios siga bajando, ya que el mercado todavía no se ha ajustado.

Por último, también es posible evaluar la situación de las empresas (sector privado) en base a los datos de la Central de Balances del Banco de España, que muestra la evolución de la distribución de rentas entre capital y trabajo, así como de la contratación.

La variable más destacable en este ámbito es el resultado económico bruto (REB) de las empresas. Hace ahora un año, los datos disponibles indicaban una pérdida acumulada de riqueza en el sector privado de casi un 24% desde 2007. Sin embargo, desde entonces la situación ha mejorado: el REB creció un 8,1% interanual en el cuarto trimestre de 2010. De este modo, el sector privado (las empresas que sobreviven a la crisis) son aún un 18% más pobres que en 2007.

Así pues, los datos oficiales desmontan la afirmación de Zapatero de que España es más rica que en 2004: la renta per cápita baja a niveles de 2006-2007, la riqueza neta retrocede a 2004 y el sector productivo es casi un 18% más pobre que en 2007.

Llegados a este punto, la cuestión clave no es tanto si España es o no más rica que hace unos años (los datos lo aclaran) sino, más bien, si la riqueza de entonces, en plena burbuja crediticia, era o no real. La crisis ha demostrado que los españoles son, simplemente, más pobres de lo que pensaban en pleno boom inmobiliario.

Temas

En Libre Mercado