Menú
Emilio J. González

Merkel tiene razón

Si se emiten eurobonos, Zapatero, que se ha empeñado en permanecer en el poder como sea hasta el final de la legislatura, ni lo hará, ni adelantará las elecciones, que es la única solución para la economía española.

Emilio J. González
0

Lo que vaya a pasar finalmente con Grecia, y por derivada con España, no se sabrá hasta que este jueves concluya la cumbre europea dedicada a tratar el asunto. Pero lo cierto es que, de antemano, la canciller alemana Angela Merkel tiene toda la razón en mantenerse firme en su idea de que la banca asuma parte del coste de la operación de salvamento del país heleno a través de una quita de parte de la deuda griega. De hecho, y dadas las circunstancias, personalmente creo que esa es la mejor opción para el futuro de la unión monetaria europea, y no la emisión de eurobonos para financiar a los países insolventes como Grecia, España, Irlanda o Portugal. ¿Por qué?

En primer lugar, porque los mercados han tenido mucho que ver en todo este lío. No hay más que observar la evolución de la prima de riesgo de los bonos griegos desde que el país heleno ingresó en la unión monetaria para apreciarlo. La prima de riesgo permaneció en niveles increíblemente bajos a pesar de que, incluso con las cuentas falseadas, Grecia incumplía sistemáticamente año tras año el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, por el cual se limita el déficit público de un país a un máximo del 3% del PIB. Los niveles de Grecia estaban permanentemente por encima de dicho límite, acumulando cada vez más deuda y debilitándose cada vez más su capacidad de aguante si se producía un giro adverso en los acontecimientos.

Lo lógico, dado este escenario, hubiera sido que los mercados, empezando por los bancos, hubieran incrementado la prima de riesgo de Grecia, aunque sólo fuera como aviso, y, por tanto, hubiera limitado su crédito al país heleno. Los mercados, sin embargo, no lo hicieron porque nunca se creyeron el artículo 141 del Tratado de la Unión Europea, por el cual se prohíbe el rescate de los países en dificultades, y siguieron prestando y prestando y sin incrementar la prima de riesgo. Pues ya es hora de que sufran en sus propias costillas las consecuencias de su imprudencia con una quita de parte de la deuda griega y que aprendan de cara al futuro.

En segundo término, porque si se actúa de otra forma con Grecia se generan incentivos para que los demás países en dificultades se nieguen a hacer sus deberes. No hay que olvidar, en este sentido, lo que le acaba de decir el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, al Gobierno español, al advertirle de que las reformas que ha propuesto están bien pero lo que tiene que hacer es ponerlas en marcha de una vez por todas.

Si se emiten eurobonos, Zapatero, que se ha empeñado en permanecer en el poder como sea hasta el final de la legislatura, ni lo hará, ni adelantará las elecciones, que es la única solución para la economía española. Por ello, y por otras muchas razones, como que el contribuyente alemán no tiene por qué pagar los desmanes de griegos y españoles, Merkel tiene razón. La cosa es que los demás quieran entender que esa es la única vía que de verdad garantiza un futuro al euro.

El Sr. González es profesor de Economía de la Universidad Autónoma de Madrid. Comentarista político en el programa Es la Mañana de Federico, de esRadio. Miembro del panel de Opinión de Libertad Digital.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco