Menú

Un gráfico confirma la "recaída" de la zona euro

La actividad manufacturera se contrae en agosto por primera vez en casi dos años; los países periféricos mantienen su tendencia negativa.

Nuevas señales de alerta acerca de la situación económica de la zona euro. El índice de gerentes de compra de Markit (PMI) de la zona euro, que mide la actividad manufacturera, se contrajo en agosto por primera vez en casi dos años, confirmando así el debilitamiento del PIB comunitario. En concreto, este indicador bajó hasta los 49 puntos frente a los 50,4 en julio.

Es la primera vez desde septiembre de 2009 que el índice manufacturero ha caído por debajo del nivel de los 50 puntos, punto de inflexión que separa el crecimiento de la contracción. Según los analistas de Markit, la evolución del índice por países es señal de recaída económica, "doble inmersión" (double dip, en inglés), en la zona euro.

En este sentido, destaca el parón que está sufriendo la industria alemana. Su actividad manufacturera creció en agosto a su menor ritmo en dos años debido a la pronunciada caída de los nuevos pedidos. El índice bajó por cuarto mes consecutivo, hasta los 50,9 puntos, su nivel más bajo desde septiembre de 2009, frente a los 52 alcanzados el pasado julio. El índice superó por escaso margen los 50 puntos, frente a los más de 60 registrados entre diciembre de 2010 y el pasado abril

Al parón germano se le suma, además, la primera contracción del sector manufacturero de Francia desde julio de 2009. Todo ello ratifica el frenazo de las locomotoras europeas. La contracción, sin embargo, es ya patente en las economías más débiles de la zona euro, lo cual demuestra que el riesgo de una nueva recesión en Europa está entrando por los llamados países periféricos, tal y como avanzó Libre Mercado.

La actividad manufacturera de Italia cae en agosto hasta los 47 puntos frente a los 50,1 de julio, con los pedidos y el empleo en declive. En el caso de Grecia, el índice PMI se mantiene en los 43,3; mientras que en el caso de Irlanda sube ligeramente con respecto a julio, hasta los 49,7, aunque se mantiene en territorio negativo. En el siguiente gráfico se observa claramente la recaída de actividad que está registrando la zona euro.

Por su parte, la actividad del sector manufacturero en España se contrajo por cuarto mes consecutivo en agosto debido, sobre todo, al descenso de las exportaciones, prueba de que la economía sigue debilitándose, según Markit. En concreto, el índice bajó hasta los 45,3 puntos desde los 45,6 en julio, bajando hasta su nivel más bajo desde enero de 2010, tras el mayor descenso de la producción desde agosto de 2009. El siguiente gráfico muestra la evolución del índice PMI y el dato oficial de producción industrial.

La economía española trata de afianzar su recuperación, pero el menor impulso de las exportaciones en el segundo trimestre -el principal motor de la economía en estos momentos- sugiere un debilitamiento del sector exterior en el tercer trimestre. El PMI mostró que el índice de pedidos de nuevas exportaciones cayó a 48,2 desde los 49,5 de julio. Además, las perspectivas de empleo también son desalentadoras para el sector manufacturero. El índice de empleo se hundió aún más en terreno de la contracción en agosto, donde lleva ya más de cuatro años.

El problema es que el PIB apenas avanzó un 0,2% en el segundo trimestre, la mitad que en el primero, y la ralentización económica hace temer un crecimiento inferior en el tercero, disparándose así el riesgo de una nueva recesión.

Temas

En Libre Mercado