Menú

El TC alemán tacha de ilegal la ampliación del Fondo de rescate

La máxima autoridad judicial de Alemania advierte de que ampliar el actual Fondo de rescate sería ilegal si no se aprueba por referéndum.

La Comisión Europea ve "muy constructivas" las crecientes presiones que Estados Unidos -a través del secretario del Tesoro, Tim Geithner, y del propio presidente, Barack Obama- está ejerciendo sobre la UE para que actúe de forma contundente a fin de resolver la crisis de deuda de la eurozona. De este modo, Bruselas ha valorado el plan recomendado por Washington para lidiar con la crisis de deuda europea, una especie de monetización de bonos periféricos.

Las alternativas para ampliar el Fondo

Los países de la eurozona han descartado incrementar los 440.000 millones de euros del actual Fondo de rescate europeo (EFSF), ya que el aumento de garantías exigido por parte de los Estados miembros pondría en riesgo la máxima calificación crediticia (triple A) de Francia o incluso de Alemania.

Por ello, la UE estudia varias opciones para reforzarlo, sin aumentar su dotación real, y así tratar de mantener a España e Italia. Una de las opciones que se baraja es dotar al  Fondo de licencia bancaria. De esta forma tendría acceso a la liquidez del Banco Central Europeo (BCE). El fondo compraría deuda pública de los países amenazados y la usaría como colateral ante el BCE para obtener más liquidez, lo que le permitiría aumentar su potencia y seguir comprando deuda española e italiana de forma casi ilimitada.

El BCE no ve con buenos ojos esta alternativa y se resiste a participar en el refuerzo del Fondo de rescate. Incluso aunque el BCE no participe, si el Fondo se transforma en un banco podría acceder a liquidez de otras entidades privadas presentando como colateral los bonos que adquiera. Sin embargo, en este caso la capacidad de apalancamiento sería mucho menor y hay dudas de que el sector privado preste dinero en el actual contexto de crisis de crédito, informa Europa Press.

Otra propuesta es que el Fondo no compre directamente los bonos de España e Italia sino que garantice a los inversores privados pérdidas de hasta el 20%. Esta opción multiplicaría por cinco el valor del fondo de rescate y evitaría tener que poner dinero desde el principio, según destaca el periódico Financial Times. Otra alternativa sería que el BCE siga con las compras de bonos, pero que el Fondo de rescate sea el que garantice posibles pérdidas (el plan de Geithner).

Merkel promete apoyo

Sin embargo, ninguna de estas medidas cuenta de momento con el apoyo explícito de Alemania que, al fin y al cabo, es la que decide en última instancia por ser sus contribuyentes el principal aval del Fondo de rescate. La canciller germana, Angela Merkel, se ha limitado a asegurar este martes que hará todo lo que pueda para reconstruir la confianza en la endeudada economía de Grecia.

"Aportaremos toda la ayuda deseada desde el lado alemán para que Grecia recupere la confianza", aseguró Merkel en una conferencia ante un grupo de empresarios industriales, ante el cual también intervino este martes el primer ministro griego, George Papandreu, quien prometió, una vez más, que "Grecia cumplirá todos los compromisos adquiridos" con las autoridades internacionales para recibir el siguiente tramo de ayuda en octubre, de 8.000 millones de euros, para evitar la quiebra.

Así pues, mientras que Bruselas, Washington y el propio Fondo Monetario Internacional (FMI) negocian sobre cómo ampliar el Fondo de rescate, Berlín evita pronunciarse. De hecho, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, señaló el lunes que los europeos "no tienen la intención de reforzar", desmintiendo así los rumores acerca del nuevo mecanismo.

La cuestión clave es que, independientemente de lo que pretenda hacer Merkel, su Gobierno se enfrenta a una firme oposición interna para aumentar el Fondo, ya ea de forma directa (aportando más dinero) o indirecta (mediante apalancamiento y el BCE).

El TC se pronuncia

Por un lado, Andreas Vosskuhle, presidente del Tribunal Constitucional (TC) de Alemania lanzó una durísima advertencia a Merkel. La ampliación del Fondo supondría una cesión de soberanía a la UE por parte del puebo alemán, y ello sería ilegal sin la aprobación de un referéndum para dotar al país de una nueva Constitución. "No se puede hacer sin el pueblo", aseveró en una entrevista al diario Frankfurter Allgemeine. El TC ya se pronunció en contra de los eurobonos recientemente, aunque con ciertos matices.

No es el único. Alemania afronta el jueves una votación crucial para aumentar y flexibilizar el Fondo de rescate, tal y como acordó el Eurogrupo el pasado 21 de julio. Sin embargo, ni esta reforma ni mucho menos la monetización que ahora pretende Bruselas, cuentan con el poayo mayoritario de los socios de Gobierno de Merkel (el FDP y el CSU).

"A menos que el ministro de Finanzas puede dar una garantía inmediata de que no habrá ninguna fórmula de apalancamiento no voy a votar por esta ley", advirtió Hermann Otto Solms-Hohensolms-Lich, vicepresidente del Bundestag (Parlamento germano) y jefe de finanzas de los liberales (FDP).

En una nota emitida por Goldman Sachs se resume la situación política germana en cuanto al Fondo de rescate: "El FDP y la CSU no quieren seguir aumentando el EFSF. Sus más destacadas figuras rechazaron cualquier idea de un nuevo aumento del Fondo (ya sea directa o indirectamente a través del apalancamiento)". Así pues, se confirma que septiembre está siendo clave, no sólo para el futuro del euro, sino para la continuidad política de la propia Merkel.

Temas

En Libre Mercado