Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Obama dispara la deuda pública de EEUU hasta el 100% del PIB

La deuda pública de EEUU se sitúa en estos momentos en el 99,5% de su PIB, y alcanzará el 100% en 2011. Obama disparó la deuda un 43% en tres años.

0

Barack Obama, convertido oficialmente en el peor presidente de la historia de EEUU a un año de optar a la reelección, ha disparado la deuda pública de la primera potencial mundial cerca de un 43% en apenas tres años de mandato, todo un récord.

Hace apenas un par de semanas, la deuda estadounidense superaba el umbral histórico de los 15 billones de dólares. Desde entonces, ha sumado otros 100.000 millones, alcanzando un total de 15,11 billones tras las últimas subastas de bonos del Tesoro estadounidense. De este modo, la deuda se sitúa en el 99,5% del PIB, el nivel más alto desde la II Guerra Mundial, ya que el PIB estadounidense se situó en 15,18 billones en el tercer trimestre del año. Y el problema es que sigue en aumento.

En la actualidad, tan sólo restan 70.000 millones de dólares para alcanzar la barrera del 100% del PIB, y el dato clave es que el Gobierno federal prevé emitir cerca de 160.000 millones extra de aquí a finales de año. Es decir, la deuda de EEUU cerrará 2011 superando la barrera psicológica del 100%.

En este sentido, cabe destacar el hecho de que Obama inició su presidencia con una deuda de 10,6 billones, con lo que su gestión ha disparado el endeudamiento público algo más de un 43% en sólo tres años. Y ello, ha sido posible gracias a la elevación in extremis del techo de deuda estadounidense el pasado agosto. Tras semanas de duros debates, demócratas y republicanos acordaron el pasado verano aumentar, una vez más, el límite legal máximo de deuda para evitar una suspensión de pagos parcial del Gobierno federal. El límite, fijado entonces en 14,29 billones de dólares, se elevó en 900.000 millones para 2011 (hasta casi los 15,2 billones) y en otros 1,5 billones para 2012.

De este modo, Obama lograba su principal objetivo, un margen adicional de endeudamiento público de cara a las elecciones presidenciales que tendrán lugar en otoño de 2012. Sin embargo, a cambio, demócratas y republicanos decidieron crear un supercomité presupuestario para elaborar un plan de reducción del déficit de 1,2 billones de dólares en los próximos 10 años. Sin embargo, aún no se ha alcanzado ningún acuerdo definitivo sobre esta materia, y las negociaciones siguen en marcha. Los legisladores deberán lograr un acuerdo para evitar los recortes automáticos en defensa y programas sociales por el mismo montante, que entrarían en vigor en 2013.

En las últimas fechas, tanto la agencia Fitch como Standard & Poor’s (S&P) mantienen su nota sobre la deuda soberana de EEUU (triple A y AA+, respectivamente), pero con perspectiva negativa, es decir, con riesgo de rebaja. Tal amenaza no es de extrañar si se tienen en cuenta las proyecciones presupuestarias a las que se enfrenta el Gobierno federal en los próximos años.

El siguiente cuadro refleja la evolución de la deuda pública desde 2001, con George W. Bush como presidente, hasta el pasado 15 de noviembre. La línea de color rojo refleja qué pasaría si la deuda siguiera creciendo al ritmo del primer mandato de Obama, y sobre la base de un crecimiento anual del 2,5% del PIB; la línea azul refleja las previsiones de la Oficina Presupuestaria del Congreso para el mismo período de tiempo, que estima una estabilización a medio plazo -aunque todas sus previsiones anteriores se han quedado cortas- gracias, precisamente, al crecimiento económico.

Sin embargo, teniendo en cuenta el riesgo de estancamiento en EEUU e, incluso, de recaída durante el segundo mandato de Obama -en caso de ganar las presidenciales de 2012-, sumado a la posibilidad de que no se adopte ningún plan de ajuste fiscal, la deuda escalaría hasta los 19 billones a finales de 2012 y superaría los 30 billones en 2017 (170% del PIB).

Y ello, sin considerar otras partidas que no son contabilizadas oficialmente como deuda, como es el caso de los programas sanitarios públicos (Medicaid y Medicare), las agencias hipotecarias (Fannie Mae y Freddie Mac) o los créditos públicos para estudiantes.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Frank Cuesta, sobre la polémica con Dani Mateo: "No quiero que mis hijos se encuentren un país lleno de imbéciles"
    2. Las encuestas que recomiendan a Pedro Sánchez convocar elecciones "cuanto antes"
    3. Marchena anuncia que se descarta para presidir el CGPJ y el Supremo
    4. Javier Sardá regresará a TVE en 2019
    5. Echenique dice que "los que patean a mujeres indefensas" son "posibles votantes de PP, Cs o VOX"
    0
    comentarios
    Acceda a los 5 comentarios guardados

    Servicios