Menú

La evolución del PIB no cuadra con el desplome de la actividad económica

Los datos de actividad económica y los de PIB, que siempre habían corrido de forma paralela, han sufrido un extraño desacoplamiento desde 2008.

Juan Carlos Barba
0

Uno de los fenómenos más curiosos a los que se enfrentan los economistas que se dedican al análisis de los datos económicos ha sido la falta de correlación que comenzó a verse a partir de 2008 entre los datos de actividad económica de los distintos sectores de la economía española y los correspondientes al PIB, o valor añadido generado por esta actividad. Analizando sector a sector podemos ver el desacoplamiento en todos ellos.

Comenzando por la construcción, en el gráfico siguiente se representan el valor de liquidación de las obras terminadas elaborado por Fomento y el valor añadido bruto (VAB) generado por la construcción, que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se aprecia cómo los indicadores de producción y de PIB de construcción suben en paralelo desde 1994 hasta 2008 y luego comienzan a bajar. Sin embargo, la bajada en el indicador de producción es mucho más acusada (-58%) que en el de PIB (-21%).

En la industria se observa el mismo fenómeno. En el gráfico representamos el índice de producción industrial (IPI) que elabora el INE junto al VAB de la industria, que también elabora el mismo INE. Se ve con claridad cómo ambos índices suben en paralelo desde 1996 hasta 2008, para luego iniciar una fuerte bajada, que se desacopla a lo largo de 2008. En este caso, la bajada acumulada por el IPI es del 23% frente a una caída en el VAB generado por la industria (PIB) de poco más del 6%. Esta vez, incluso, se observa un fuerte repunte en el PIB a partir de 2009 que no tiene correspondencia en el IPI.

En los servicios de mercado volvemos a encontrar la misma imagen. Representamos en el gráfico el IASS (índice de actividad del sector servicios) frente al VAB de servicios de mercado. La subida en paralelo desde 2002 hasta 2008 vuelve a verse, pero una vez más la bajada que se ve en la actividad es mucho más intensa que el valor añadido generado por ésta. La actividad ha caído desde 2008 un 17% frente a un descenso en el PIB generado por los servicios de mercado de poco más del 1%.

¿A qué pueden deberse estas extrañas discrepancias? Las explicaciones oficiales, que no han sido muchas, apuntan en la dirección de que la actividad destruida generaba muy poco valor añadido. Es una explicación bastante extraña, pero aún así merece la pena comprobarla.

Una de las formas de hacerlo es acudir a la Central de Balances del Banco de España (BdE), donde las empresas (sobre todo las grandes) informan en una macroencuesta de los datos económicos de su actividad empresarial. Analizando los informes se observa, precisamente, el fenómeno contrario al que hacen referencia estas explicaciones oficiales.

En 2008 el valor de la producción subió un 0,3%, mientras que el valor añadido bajó un 2,9%. Se ve en la página 75 del informe.

En 2009 la encuesta sí que refleja una mayor caída de la producción (-13,2%) que del valor añadido (-7,2%). Esto se puede explicar por la fuerte caída que hubo en algunos precios, sobre todo los relacionados con la energía y materias primas.

En el último informe publicado se observa una recuperación en la producción (+5,1%) que fue menor en el valor añadido (+2,1%).

En resumen, los informes del Banco de España no avalan en absoluto esa explicación oficial, ya que estas empresas, que abarcan más del 25% de la actividad económica del país, registraron una caída de la actividad del 8,5% para el conjunto de los 3 últimos años, mientras que el descenso en el valor añadido fue del 8%, prácticamente la misma que la de la producción.

Hay que explicar que los descensos en la producción de estas grandes empresas fueron menores que los reflejados en los índices del INE o Fomento (que abarcan toda la economía del país en los sectores incluidos), fundamentalmente, debido a que la crisis ha azotado con mucha más fuerza a la pequeña y mediana empresa, que es responsable de 2/3 de la actividad económica en España. Esto es así porque la gran empresa copa los sectores de mayor inelasticidad de la economía como energía, alimentación o telecomunicaciones.

En los mismos informes del BdE se hace referencia a una muestra de pequeñas empresas y se informa de descensos mucho mayores en el valor añadido generado por éstas: -3,4% en 2008, -12,2% en 2009 y -4,5% en 2010, sumando en total una caída del 19% frente al 8% de las grandes compañías.

El PIB carece de utilidad como indicador

La explicación más razonable a este extraño desacoplamiento entre actividad y PIB hay que buscarla más bien en una pérdida de utilidad del PIB como indicador de la actividad económica y de la riqueza generada en España.          

Si se asume esta pérdida de utilidad del PIB entonces muchos de los problemas que sufre la economía española cobran sentido, como la brutal caída en el empleo (-12%) o en la recaudación tributaria (-20% aproximadamente) y, por lo tanto, las dificultades para financiar los servicios públicos básicos como educación o sanidad, y los seguramente próximos problemas en la Seguridad Social para el pago de las pensiones.

¿Cuánto ha sido realmente la caída del conjunto de la actividad económica desde que empezó la crisis? Ponderando cada sector se puede calcular con bastante facilidad. Así, tomando como máximo de actividad el cuarto trimestre de 2007 se obtienen los siguientes resultados:  

Es decir, que tomando la parte de la economía incluida en los indicadores de los gráficos, estaríamos hablando de un descenso de la actividad económica de un 16,5% frente al 1,9% informado por el INE en la contabilidad nacional para estos mismos sectores.

Por comparar, podemos hacer el mismo ejercicio para la economía francesa, tomando los datos de Eurostat (que facilitan los servicios estadísticos franceses).

Teniendo en cuenta que el incremento del PIB relacionado con estos sectores informado por Francia en este período es del 2,7%, vemos que hay una discrepancia de 1,4 puntos del PIB, ridícula en comparación con los 14,6 puntos de diferencia que registra el caso español.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco