Menú

El Banco de España no descarta una recesión superior al 2% en 2012

El organismo arroja más dudas que certezas sobre la evolución del PIB en 2012. En el peor escenario, la contracción oscilaría entre el 2% y el 3%.

El Banco de España (BdE) no se moja en su último Boletín Económico. Toda previsión parte de una serie de supuestos sobre las que elaborar una serie de estimaciones en materia de PIB, paro o inflación. Sin embargo, el BdE remarca en su informe que las variables asumidas para calcular la evolución económica de España en 2012 y 2013 están sujetas a un "elevado grado de incertidumbre".

En concreto, el organismo prevé el siguiente escenario base: "caída sustancial" del PIB del 1,5% para 2012 y "modesta" recuperación del 0,2% en 2013; la tasa de paro escalaría al 23,4% en 2012 y apenas bajaría al 23,3% en 2013; mientras que la inflación registraría un "moderado" incremento del 1,5% y del 1,2%, respectivamente.

"Elevada incertidumbre"

Sin embargo, el estudio enfatiza en varias ocasiones que dicho "ejercicio de proyección está sometido a un grado de incertidumbre muy elevado", de forma que aconseja tomar las citadas estimaciones "con un alto grado de cautela". Y es que, las citadas proyecciones "se formulan en un contexto especialmente incierto", ya que descansan sobre un conjunto de "supuestos relativos", cuya evolución en 2012 y 2013 aún es muy dudosa.

En concreto, la dureza de la recesión dependerá, en gran medida, de los siguientes factores:

  • El cumplimiento o no del ajuste fiscal comprometido con Bruselas y las medidas destinadas a este fin (más subidas de impuestos o recortes adicionales del gasto).
  • La aprobación o no de reformas estructurales para mejorar la competitividad.
  • La evolución de la crisis de deuda europea.
  • Las tensiones geopolíticas con Irán y su impacto sobre el precio del crudo.

Escenario base

En este sentido, el escenario base estimado por el BdE (caída del PIB del 1,5% en 2012) parte de cuatro hipótesis básicas:

  • El cumplimiento estricto de los objetivos de consolidación fiscal para 2012 y 2013 (reducir el déficit del 8,1% del PIB al 4,4% en 2012 y al 3% en 2013). Y ello, mediante la adopción de ajustes "adicionales" a los ya aprobados, centrados en nuevos recortes públicos. El BdE supone que el 80% del ajuste en 2012 y el 100% en 2013 se acometerá reduciendo gasto (no prevé más subidas fiscales).
  • El BdE estima un paro superior al 23% hasta 2014 en ausencia de una profunda reforma laboral.
  • La inflación se mantendrá "moderada", pero siempre y cuando el precio del petróleo se mantenga en torno a 110 dólares y los costes laborales sigan descendiendo en los próximos dos años.
  • El euro se mantendrá estable en 1,28 dólares y la rentabilidad media del bono español a 10 años se situará en el 5,4% en 2012 y el 5,7% en 2013, con lo que la prima de riesgo no se moverá de los 350 puntos básicos.

Riesgos sobre el PIB

Lo relevante del informe, sin embargo, es que el BdE incide en los "riesgos" de que se registren "desviaciones a la baja" en el PIB en base a distintos factores:

1. Ajuste fiscal

El informe remarca la "elevada incertidumbre" que arroja el plan de ajuste fiscal, advirtiendo que, "seguramente", su impacto a corto plazo sobre el PIB "diferirá del recogido en estas proyecciones, dado que se desconocen los detalles acerca de la composición de ese programa de consolidación". Así, la "extraordinaria magnitud" de las medidas que aún deben adoptarse en esta materia "hace muy difícil realizar una estimación precisa de su impacto en el gasto y la actividad".

En este sentido, los analistas del BdE insisten en que el Gobierno debe cumplir con el objetivo de reducción del déficit; establecer mecanismos para reaccionar de una "forma temprana a las posibles desviaciones en la ejecución presupuestaria"; "mejorar sustancialmente" los instrumentos para el seguimiento de las cuentas autonómicas; y que el "grueso del ajuste" aún pendiente descanse sobre la "contención del gasto público en vez de sobre el aumento de los impuestos".

En caso contrario, la caída del PIB podría ser mayor, según el BdE. El problema aquí es que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha puesto en duda el objetivo de déficit fijado por Bruselas y, además, numerosos analistas avanzan que el Gobierno volverá a subir los impuestos, tales como el IVA.

2. Reformas estructurales

Igualmente, el BdE señala la importancia de acometer profundas reformas para mejorar el crecimiento potencial de España a medio y largo plazo.

En concreto, anima a poner en marcha una "reforma ambiciosa del mercado de trabajo, en especial de los mecanismos de contratación y de la negociación colectiva, así como el establecimiento de pautas que contuvieran en mayor medida los aumentos salariales en 2012 y 2013". Estas medidas impulsarían la creación de empleo, la productividad de la economía española y su crecimiento potencial. También alude a avanzar en el proceso de reestructuración financiera en marcha, ya que mejorarían las condiciones de financiación de las entidades de crédito.

Pese a las promesas de Moncloa, el Gobierno todavía no ha aprobado dicha reforma, pese a expirar el plazo inicial de negociación ofrecido a los agentes sociales, y aún se desconocen los detalles concretos de este cambio normativo.

3. Crisis de deuda europea

El BdE tampoco descarta que surjan "tensiones adicionales en los mercados financieros". Las condiciones para España podrían empeorar si Bruselas no pone en marcha una "respuesta coordinada a la crisis de deuda soberana". Esta "eventualidad podría contagiar a los mercados españoles y endurecer adicionalmente las condiciones de financiación de los agentes públicos y privados de nuestro país", indica el informe.

La delicada situación de Grecia y Portugal y el fiasco del Fondo de Rescate europeo arrojan más dudas a este respecto. Bruselas y el Fondo Monetario Internacional siguen trabajando en el refuerzo de los mecanismos de rescate para auxiliar a España e Italia.

4. Recaída global

El BdE tampoco descarta que la economía europea y mundial presenten en 2012 una "evolución más desfavorable" de la estimada en su escenario base (avance del 3,5% del PIB mundial en 2012 y del 4,2% en 2013), lo que llevaría a un "avance menor de los mercados de exportación españoles y, por tanto, a una aportación  inferior de la demanda exterior neta a la expansión del PIB, que representa la fuente fundamental de crecimiento en España en los próximos dos años".

El Banco Mundial, por ejemplo, prevé que la economía mundial crezca un 2,5% este año y un 3,1% en 2013, por encima de las previsiones del BdE, y no descarta incluso un escenario peor en caso de que se recrudezca la crisis de deuda europea.

5. Petróleo

Según el estudio, "las presiones inflacionistas podrían ser mayores si se agudizaran las tensiones en el mercado de petróleo o si se recurriera en mayor medida a las alzas de los impuestos indirectos en el programa de consolidación" (IVA e Impuestos Especiales).

En este punto cabe recordar que la UE acaba de aprobar el embargo al petróleo iraní a partir del próximo julio, y el régimen de Teherán ha reaccionado amenazando con el cierre del estrecho de Ormuz, aumentando así la tensión geopolítica en este ámbito.

¿Resultado?

A modo de conclusión, el informe del BdE arroja más dudas que certezas acerca de la evolución de la economía española, tal y como admiten su propio Servicio de Estudios. De ahí, precisamente, que el organismo no descarte una recesión superior al 1,5%.

Tal y como muestra el siguiente gráfico, la caída final del PIB podría oscilar entre el 2% y algo más del 3% en función de cómo evolucionen las distintas variables contempladas. Este escenario, en caso de materializarse, equivaldría a sufrir una contracción algo inferior a la de 2009 (cuando el PIB bajó un 3,7%).

Temas

En Libre Mercado