Menú

El perfil del parado: joven, andaluz y más de un año buscando empleo

Los colectivos con más dificultades para conseguir un empleo se ven especialmente castigados por la crisis.

0

Unos 2.689.000 parados españoles llevan más de un año sin trabajar. Este grupo, el que técnicamente se conoce como de parados de larga duración, es uno de los que más ha crecido durante esta crisis. Son los grandes olvidados del mercado laboral español: no sólo no tienen empleo, sino que tienen complicadísimo encontrar un trabajo. Y no sólo ellos, también los menores de 25 años, los extranjeros y los andaluces: todos los "colectivos de difícil inserción" han salido muy perjudicados de un colapso económico, que dura ya cuatro años.

La patronal de las Agencias de Trabajo Temporal (AGETT) ha publicado este miércoles su Informe Regional del Mercado Laboral. Sus conclusiones no pueden ser más desalentadoras: el 34,8% de los extranjeros, el 31% de los andaluces y el 48% de los menores de 25 años no tienen empleo. Mirando la foto en conjunto, el dato más dramático es el de esos parados de larga duración, que ya suman más del 50% del total de desempleados.

Un círculo vicioso

El mayor problema para este colectivo es que todos los estudios apuntan a que, cuanto más tiempo se pasa desempleado, menos opciones hay de encontrar un trabajo. Es decir, una persona que pierde hoy su empleo tiene relativamente fácil encontrar otro en el próximo mes. Si pasa un trimestre, sus opciones merman considerablemente. Si pasa más de un año, su situación es dramática.

Como puede verse en el siguiente gráfico, tomado del Observatorio Laboral de la Crisis de Fedea, el 76% los que llevaban menos de un mes en paro encontraron un empleo. Mientras, los que sufrían esta situación desde hace más de un año sólo consiguieron una colocación en un 11% de los casos. Es como un círculo vicioso que se retroalimenta a sí mismo: como hace mucho que no trabajo, no encuentro empleo; y como no encuentro empleo, cada vez hace más tiempo que no trabajo.

Por eso es tan grave la evolución de los parados de larga duración. Al comienzo de la crisis, sólo 396.000 personas se encontraban en esta situación. Era una cifra alta para un país que llevaba más de una década de crecimiento ininterrumpido, pero estaba dentro de unos niveles razonables. Ahora, su número ha crecido hasta los 2.689.000 parados y representan el 50% de los desempleados españoles. Pero la situación no es la misma: en muchos casos llevan parados mucho más que un año sin un empleo (ya hay cientos de miles que acumulan hasta cuatro o cinco años sin trabajar). Todos ellos tendrán mucho más complicado encontrar empleo cuando la economía vuelva a crecer.

Mujeres, extranjeros, jóvenes y mayores

Junto a los parados de larga duración, el resto de los tradicionales colectivos de difícil inserción son los extranjeros, las mujeres, los menores de 25 años y los mayores de 45. Caso a caso, puede verse como el 35% de los extranjeros está desempleado, frente al 22,8% de tasa general. Al mismo tiempo, el 48,6% de los jóvenes que desea trabajar no lo consigue. Es una cifra altísima, sin parangón en los países de nuestro entorno.

Por su parte, los otros dos colectivos tradicionalmente problemáticos, están algo mejor. Las mujeres presentan una tasa de paro del 23,8%, casi en la media. La crisis se ha cebado mucho más con los sectores tradicionalmente masculinos (como la construcción), por lo que por primera vez en la historia, la tasa de desempleo femenino está casi al nivel del masculino (evidentemente, esto no es bueno, porque no se ha llegado a esta situación por la mejora de las mujeres, sino por el empeoramiento de los hombres).

Por último, los mayores de 45 años son uno de los colectivos con menos tasa de paro, un 17,3%. Esto no es motivo de alivio por dos razones: la primera es que aquellos que se quedan sin empleo con esta edad lo tienen más complicado para reengancharse. La segunda es que esta cifra tan baja a veces se debe a una trampa estadística: a ciertas edades, muchas personas dejan de buscar empleo porque no creen que lo vayan a encontrar, no porque no lo necesiten o lo quieran.

Andalucía, el agujero negro

Si la imagen por colectivos deja algunos importantes zonas de sombra, la foto de las regiones españolas muestra escandalosas diferencias en el empleo según donde se viva. La mitad sur del país (incluyendo las islas) se hunde en el fango del paro, con tasas superiores al 25%. Además, todas estas comunidades (Andalucía, Canarias, Extremadura, Baleares, Castilla-La Mancha y Murcia) presentan pésimos números en los colectivos de los que hablamos en este artículo.

Pero sobre todas ellas destaca Andalucía. La región es un agujero negro en lo que a empleo se refiere y, pese a toda la retórica de su Gobierno acerca de la ayuda a los desfavorecidos, sus datos son muchísimo peores precisamente en estos grupos. Así, el 37,8% de los extranjeros que viven en la comunidad están en paro, lo mismo que el 33% de las mujeres (la peor cifra de España), el 55% de los menores de 25 años (también el peor dato del país) y el 25,8% de los mayores de 45 años (de nuevo, farolillo rojo para la región de José Antonio Griñán).

¿Soluciones?: menos impedimentos

Lo más curioso de los datos desagregados por colectivos es que todos podemos recordar los innumerables planes que se han hecho para intentar mejorar su situación. Los jóvenes son el ejemplo prototípico de un colectivo con el que se han hecho todos los experimentos posibles sin conseguir nada.

Quizás sea el momento de preguntarse si, en vez de presentar tantas medidas específicas para un determinado colectivo (bonificaciones, exenciones a la Seguridad Social, ayudas, etc...), no habría que liberalizar el mercado laboral. Cuanta más movilidad haya en general, más opciones habrá de que estos jóvenes consigan un empleo. Como comentamos antes, lo más difícil es entrar al primer trabajo o romper con una dinámica de paro de larga duración. Si el mercado es flexible y permite mucho movimiento, es muy probable que estos dos impedimentos también caigan.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation