Menú

"Los empresarios valoran ahora más la lealtad que la motivación"

Noelia de Lucas, directora comercial de Hays, considera que la reforma laboral va en el buen camino.

0

Con una tasa de paro cada vez más abultada y con una destrucción de empleo creciente, la búsqueda de trabajo se convierte en una tarea cada vez más complicada. Las previsiones sobre el futuro del mercado de trabajo español no son halagüeñas y los desequilibrios entre unas regiones y otras cada vez es más patente.

Los empleos ofertados en Madrid y Barcelona en sectores como las finanzas, la banca o el marketing están remunerados con salarios cerca de un 20% más altos que los puestos similares convocados en el resto de ciudades españolas, según recoge un informe de la empresa consultora Hays.

La Guía Salarial 2012, dada a conocer por Hays, se ha elaborado con encuestas a más de 6.000 profesionales y 1.000 empresas de nueve grandes sectores de la economía española, de las que el 48% eran nacionales y el 52% multinacionales. Noelia de Lucas, directora comercial de Hays, un grupo líder en selección especializada de personal, explica para Libre Mercado algunas de las principales conclusiones del estudio.

Pregunta (P): ¿En qué perfiles profesionales os centráis en Hays?

Respuesta (R):
Dentro de la pirámide de mercado, seleccionamos mandos intermedios y directivos. Profesionales con dos o tres años de experiencia. Hay nueve líneas de mercado importante: finanzas, contabilidad, RRHH, legal, informática, telecomunicaciones, ingeniería, retail, Farma…

P: ¿Ha aumentado con la crisis el número de curriculums que recibís?

R:
Sí. Recibimos diariamente entre 300 y 600 curriculums. Se ha incrementado en los últimos cinco años, tanto de la gente que se ha quedado en paro como los que quieren cambiar de empleo.

P: ¿Qué déficits tienen los trabajadores españoles?

R:
Hay un problema en los trabajadores españoles de unos ciertos años de experiencia y es el dominio de idiomas. Ha sido un problema histórico de este país, espero que las nuevas generaciones lo tengan ya superado, pero somos una población que históricamente se le han dado mal los idiomas, hemos tenido poco contacto con el extranjero, traducimos todas las películas y, además, no somos gente que nos guste vivir fuera de nuestra tierra, incluso de nuestra provincia.

P: ¿Qué es lo que demandan principalmente las empresas en la actualidad?

R:
Ahora mismo lo que quieren las empresas españolas que se están internacionalizando es profesionales que tengan experiencia y dominio del idioma para que puedan abrir esas empresas en el extranjero. Y en las multinacionales qué duda cabe que el idioma oficial es el inglés y que tu jefe puede estar en EEUU y tu compañero en Japón. El mercado lo que pide ahora es experiencia, más que formación, tienes que ser polivalente para tu empresa y para que el mercado te acoja lo más rápido posible.

P: ¿La poca movilidad sigue siendo uno de nuestros problemas?

R: A pesar de que en el estudio los encuestados dicen que un 70% cambiaría de provincia y que un 80% se iría fuera, lo cierto es que cuando tenemos posiciones en las que efectivamente te tienes que desplazar en muchas ocasiones, cuando tienes la oferta delante, es difícil. Uno de los problemas que están teniendo las empresas españolas para internacionalizarse es la falta de esos profesionales para abrir las empresas fuera.  

P: ¿En este contexto económico las empresas son más cuidadosas y exigentes a la hora de contratar?

R:
El empresario es tremendamente más exigente que hace 5 años, con el perfil en los procesos de selección, con la experiencia… Cuando van a contratar es una decisión que se han pensado mucho, suele ser estratégica para la empresa y el perfil requerido es bastante estricto.

Los empresarios quieren trabajadores con adaptación al cambio, estamos en entornos muy cambiantes. Por otro lado, el empresario valora ahora más la lealtad que la motivación, es una novedad del estudio de este año. Los empresarios ahora mismo están metidos en negociaciones con bancos y sindicatos, quieren que su empresa no se hunda y buscan gente que no les dé problemas.

Antes, las relaciones laborales eran básicamente de carácter mercantil, -tú haces esto y yo te pago- y el resto me da igual. Ahora se busca gente fiable y leal. Se valora como antaño ese profesional en el que puedes confiar, que se tomen medidas sabiendo que las va a aceptar. Lo valoran dentro de sus plantillas.

P: ¿Cuáles son los retos del trabajador español para lograr salir de esta situación de paro?

R:
El profesional español se tiene que reciclar lo más rápido posible para no quedarse fuera. Es cierto que no va a aprender inglés en tres meses y la persona que está en paro lo que necesita es un trabajo a corto plazo. Esto implica que, por parte del profesional, tiene que haber una formación constante.

P: El paro juvenil es extremadamente alto en la que se supone que es la generación más preparada de la historia de España, ¿qué tienen que hacer estos jóvenes para que su suerte cambie?

R:
Algunos jóvenes terminan una carrera y empiezan con otra y luego un master, y eso está muy bien, pero creo que lo que tenemos que hacer es acumular experiencia laboral. Coger esa beca que puede que pensemos que no está retribuida lo suficiente, pero que nos va a dar un aprendizaje que podemos guardar en la mochila. Es importantísimo adquirir experiencia en lo que sea porque eso te hace meterte en la rueda, tener contactos…

El problema de estos jóvenes no lo van a tener ahora, lo van a tener cuando tengan 30 años y no hayan accedido al mercado laboral nunca, porque van a ser muy mayores para ser becarios, pero no van a tener experiencia para poder desempeñar un puesto de trabajo de calidad. Han ido formándose y formándose, pero no han hecho caso de lo que pide el mercado, que es experiencia, experiencia y más experiencia.

P: La crisis está cambiando, muchas veces a la fuerza, el mercado laboral tradicional  de contratos fijos tipo funcionarial. ¿Qué nuevas modalidades están utilizando las empresas?

R:
El trabajo tipo funcionarial perjudica a la empresa, la hace menos competitiva. De un tiempo a esta parte se está introduciendo en los contratos el componente variable en la remuneración del trabajador de manera cada vez más frecuente. El estudio dice que el 53% de los trabajadores, de los 6.000 encuestados, tiene componente variable y éste depende de sus objetivos individuales, del resultado de su empresa, de su departamento… Está distribuido de diferente forma, pesan más los objetivos individuales que el componente empresa. Es un sistema más meritocrático, estás aportando más a tu empresa.

P: Como empresa de selección de profesionales, ¿cómo valoráis la reforma laboral?

R:
La reforma laboral era necesaria. Un sistema laboral flexible está demostrado que a la larga genera empleo. Tiene que haber más comunicación entre empresario y trabajador y una relación menos enfrentada. Históricamente, en España está el jefe y el empleado y parece que no van todos a lo mismo, que es que si la empresa mejora todos podrán mantener su puesto de trabajo, podrán mejorar dentro de la empresa, desarrollar sus carreras.

Parece que el empresario quiere reducir el salario de sus empleados, los trabajadores hacer lo mínimo posible y seguir cobrando lo mismo, pero que no le toquen sus condiciones laborales, como si fueran derechos adquiridos. Esto no es así, tenemos que estar en el mismo barco y que nuestro objetivo sea el mismo, el desarrollo de la empresa beneficia a todos.

P: Uno de los principales problemas en el mercado laboral español es la competitividad, tanto que algunos países europeos nos tachan de vagos. ¿Qué hay de tópico y qué de realidad en esta afirmación?

R:
Los españoles trabajamos mucho, es un tópico que somos vagos, pero es verdad que trabajadores de otras nacionalidades gestionan el tiempo mejor que nosotros. Somos animales sociales, tenemos muchas interrupciones y con la misma capacidad gestionamos peor el día. Pero es un topicazo.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation