Menú

España y Alemania piden la "rápida" construcción de la unión bancaria

El ministro asegura que la eventual solicitud de un rescate completo por parte de la UE quedó fuera de la agenda del encuentro.

LM / AGENCIAS
0

El ministro de Economía, Luis de Guindos, y el alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, se reunieron este martes en Berlín para analizar la crítica situación de España, un día después del aldabonazo de la agencia Moody's a la solvencia alemana.

La prima de riesgo española se mantenía mientras tanto en máximos históricos en 638 puntos básicos, y en la primera economía europea reverberaba en círculos económicos y políticos el eco de la decisión de Moody's de situar "en perspectiva negativa" el estado de sus cuentas públicas. El encuentro estuvo rodeado de hermetismo, ya que ambas partes decidieron no realizar con posteridad ningún encuentro con los medios de comunicación ni difundir los temas de la agenda, argumentando que se trata de una reunión informal acordada antes del repunte de las tensiones de finales de la semana pasada.

No obstante, expertos y medios alemanes apuntaron que la entrevista se centraría principalmente en la delicada situación de España, que sigue duramente acosada en los mercados financieros a pesar del último programa de recortes de 65.000 millones de euros y de la aprobación de la ayuda financiera por parte del Eurogrupo. De Guindos tenía el cometido de detallar a Schäuble el último plan de ajustes aprobado por el Gobierno del presidente Mariano Rajoy, que incluye una subida del IVA, la eliminación de la paga extra a los funcionarios y una rebaja de las prestaciones por desempleo, entre otros puntos.

El comunicado

En el comunicado conjunto emitido tras la reunión, los gobiernos alemán y español llaman a trabajar, con los socios europeos, "en la rápida aplicación de las decisiones del Consejo Europeo del 29 de junio". Hace una mención concreta a uno de sus puntos: "la construcción integral de una unión bancaria efectiva junto a una supervisión bancaria europea única".

Ambos ministros aseguran que coinciden "en que el programa para reforzar el sector bancario español es un elemento importante para superar la crisis de confianza en España y en la zona euro en su conjunto".

En la misma línea, Schaüble apoya al Gobierno español que, en su opinión, "ha dado importantes pasos para volver a situar a la economía en el buen camino. Esas medidas son vitales para que la economía española logre un crecimiento sostenible y recupere la competitividad". Mediante la reducción del déficit excesivo, destaca "España persigue una estrategia de consolidación fiscal equilibrada".

Por eso, los dos ministros aseguran que "el nivel actual de los tipos de interés que se dan en los mercados de deuda soberana no se corresponde con los fundamentales de la economía española, su potencial de crecimiento y la sostenibilidad de la deuda pública".

Lo que no se trató

Fuera de la agenda quedó, aseguró ayer De Guindos, la posibilidad de que España fuera a tantear a Berlín sobre una eventual solicitud de Madrid de un rescate completo, ante las crecientes dificultades para financiarse en los mercados. Tampoco se analizó, según De Guindos, la demanda española -reiterada en los últimos días por el Gobierno español- de que el Banco Central Europeo (BCE) vuelva a adquirir bonos soberanos en el mercado secundario.

La reunión se produjo poco después de que Cataluña se convirtiese en la tercera autonomía en reconocer abiertamente que recurrirá al respaldo del fondo de liquidez autonómico (FLA), aunque no cuantificase el volumen de la ayuda que precisa.

Moody's se encargó ayer de incluir, a última hora, un nuevo punto en la agenda del encuentro de Schäuble y De Guindos. Al actualizar de "estable" a "negativa" las perspectivas financieras de Alemania -junto con las de Holanda y Luxemburgo-, Moody's recalcó el estrecho vínculo entre las cuentas públicas del saneado norte y del deficitario sur de la eurozona, ligadas a través de los fondos de rescate.

Alemania desdeñó de inmediato en un comunicado la decisión de Moody's, asegurando que la agencia no tiene en cuenta la solidez de su economía, al dar prioridad a los "riesgos a corto plazo" e ignorar "las perspectivas a largo plazo de estabilización". El Ministerio alemán de Finanzas destacó que "las perspectivas para Alemania son sólidas" y en que "la confianza de los mercados internacionales" en el país "es alta", como demuestran los tipos de interés -incluso negativos- que paga Berlín por colocar su deuda.

No obstante, la crisis ya está afectando a los indicadores macroeconómicos de la primera economía europea, que está ralentizando su crecimiento, y la canciller, Angela Merkel, ha reconocido en varias ocasiones en las últimas semanas que "las fuerzas" de Alemania "no son ilimitadas".

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation