Menú
Y la tendencia se acelera

Casi 360.000 españoles hacen las maletas para huir de la crisis

Unas 74.000 personas han salido de España sólo en el primer semestre del año, más del doble que en el mismo período de 2011.

España está viviendo su primera gran ola migratoria desde los años 60-70. Cada vez son más los españoles que hacen las maletas para tratar de buscar un futuro mejor en el extranjero. Según los últimos datos del Censo Electoral de Españoles Residentes en el Extranjero (CERA), que publica periódicamente el Instituto Nacional de Estadística (INE), 357.418 españoles ya han salido del país desde enero de 2008 hasta el pasado junio.

En la actualidad, un total de 1.558.851 electores nacionales residen en el exterior frente a los 1.201.433 que registraba dicha estadística hace cuatro años y medio, lo cual implica un aumento próximo al 30%. El CERA incluye a los nacionales mayores de 18 años que se dan de alta en las embajadas y oficinas consulares para poder seguir ejerciendo su derecho a voto en España desde otros países.

Una evolución similar ha registrado, igualmente, el Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE) que también elabora el INE. Así, un total de 1.816.835 personas residían en el exterior a fecha de 1 de enero de 2012 -último dato publicado-, casi 350.000 más que en enero de 2009 -cuando comienza esta serie-, un aumento del 23,5% en apenas tres años. Este fichero incluye a las personas de nacionalidad española (sea o no esta su única nacionalidad) que residen habitualmente fuera de España.

La dramática situación laboral que padece el país, con una tasa de desempleo próxima ya al 25%, ha hecho que muchos decidan emigrar en busca de trabajo, especialmente los jóvenes. Y es que, España no sólo registra el paro más alto de toda la UE sino también la mayor tasa de desempleo juvenil -menores de 25 años-, superior al 52%, a la altura de Grecia, y por delante de Portugal (36,4%) e Italia (36,2%). Alemania, por el contrario, apenas registra un 7,9%, la menor de la UE. A ello se suma el hecho de que nada indica un descenso sustancial del desempleo a corto plazo. De hecho, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que España seguirá sufriendo una tasa superior al 20% hasta 2017.

De este modo, no es de extrañar que España también lidere la red Eures de movilidad laboral, una oficina comunitaria que integra e interconecta a los servicios públicos de empleo de todos los países de la UE más Suiza, Noruega e Islandia. Esta web registra cerca de 1,3 millones de empleos vacantes, en su mayoría ubicados en Reino Unido (471.280) y Alemania (410.716).

Los solicitantes de empleo inscritos ascienden a casi 919.000, entre los cuales destacan los españoles, ya que lideran la lista con 228.079, cerca del 25% del total, seguidos de italianos (116.905), rumanos (65.774), portugueses (63.436) y polacos (49.987). Las profesiones que más demandan las empresas son las relacionadas con la ingeniería y la informática, así como hostelería y comerciales.

Saldo migratorio negativo

Pero los españoles no son los únicos que se van. También muchos inmigrantes han optado por regresar a sus países de origen ante la ausencia de oportunidades laborales.

Tal y como avanzó Libre Mercado, España vuelve a ser un país de emigrantes, ya que en 2011, por primera vez en una década, se registró un saldo migratorio negativo, es decir, se fueron más personas de las que llegaron. Y esta evolución se está acelerando en los últimos meses. Los datos del INE arrojan un saldo migratorio negativo de 73.975 personas (entre nacionales y extranjeros) en el primer semestre de 2012 frente a los 32.455 registrados en el mismo período del pasado año, lo cual implica un aumento del 128% interanual.

Fuente gráfica: Rafael Pampillón, del Instituto de Empresa

En Libre Mercado