Menú

La destrucción de empleo público engorda el paro en septiembre

El sector público ha recortado más de 220.000 efectivos en lo que va de año, casi la mitad de la destrucción de empleo total desde enero.

0
El sector público ha recortado más de 220.000 efectivos en lo que va de año, casi la mitad de la destrucción de empleo total desde enero.

Septiembre es, tradicionalmente, un mes negativo para el mercado laboral español como resultado del fin del período estival, ya que se suele proceder a la extinción de contratos temporales firmados ex profeso para atender a la demanda turística. En este sentido, el pasado septiembre no ha sido una excepción, salvo por el hecho de que España sigue inmersa en plena recesión, de modo que el aumento del paro y la destrucción de empleo se han acentuado de forma considerable en comparación con otros años.

El número de parados creció en 79.645 personas en comparación con agosto (un 1,72% más) y en 478.535 con respecto a septiembre de 2011 (un 11,32% más). De este modo, el número total de parados se eleva hasta 4.705.279, según el registro oficial de los Servicios Públicos de Empleo (antiguo Inem) publicado este martes, aunque la cifra real roza los 5,3 millones si se descuenta el tradicional maquillaje estadístico que utiliza el Ministerio de Empleo. Además, en términos desestacionalizados -eliminando el efecto estacional-, el paro sube en 25.078 personas respecto a agosto.

Los datos de afiliación tampoco son positivos. La Seguridad Social perdió en septiembre 86.174 cotizantes respecto a agosto (un 0,51% menos) y 625.759 afiliados si se compara con septiembre de 2011 (un 3,59% menos). El número total de ocupados descendió hasta 16.809.803, según el informe de la Seguridad Social. Asimismo, en términos desestacionalizados, el sistema perdió 58.247 cotizantes respecto a agosto.

Las sombras

Así pues, las cifras correspondientes a septiembre muestran una evolución negativa en el mercado de trabajo. España sigue destruyendo empleo neto, incluso eliminando el efecto estacional propio del período estival. En cuanto al paro, septiembre fue el sexto mes que mantiene una tasa de crecimiento interanual por encima del 10%, algo muy preocupante si se tiene en cuenta que el desempleo español lleva creciendo más de cuatro años de forma incesante. La tasa de paro supera ya el 25% y, por el momento, no hay visos de reducción.

En cuanto a la afiliación, la pérdida de 86.174 cotizantes es la segunda mayor caída en un mes de septiembre desde que comenzó la crisis tras la de 2008 (-117.197), con cifras algo peores incluso que los registros alcanzados en 2009 (-66.000). Los apenas 16,8 millones de ocupados muestran el brutal deterioro que sufre el mercado laboral desde julio de 2007, cuando el número de cotizantes rondaba los 19,5 millones. No es de extrañar, pues, que el Gobierno avance ya un "otoño caliente" en materia laboral.

Fuente: Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett)

Las luces

Pese a ello, la evolución de los últimos meses -incluido septiembre- refleja también ciertas luces a tener en cuenta, sobre todo, en comparación con 2009, último año en el que PIB español se redujo. España siempre ha destruido empleo cuando ha entrado en recesión, por desgracia de forma mucho más sustancial que el resto de economías desarrolladas. Pero en los últimos meses caben destacar al menos dos factores positivos en comparación con 2009: el ritmo de pérdida de empleos es inferior -en parte, gracias a la reforma laboral- y, además, éste viene impulsado por un hecho hasta ahora inédito durante la crisis, el despido de empleados públicos.

1. Mejor que en 2009
 
El primer factor a tener en cuenta radica en el elevado nivel de desempleo del que se parte, así como en la nueva reforma laboral, que entró plenamente en vigor a finales del pasado junio.

El aumento mensual de parados en septiembre (79.645) es similar al del mismo mes de 2009 (80.367), pero la evolución interanual muestra una mejoría sustancial: 478.535 parados más frente a los 1.084.079 registrados en 2009, un descenso del 56%. Asimismo, el número de parados creció en 282.920 personas en los nueve primeros meses del año frente a los 580.484 del mismo período de 2009, es decir, un 51% menos.

En cuanto a la afiliación, el descenso mensual de ocupados el pasado septiembre (86.174) es superior al registrado en el mismo mes de 2009 (66.215), pero nuevamente salta la diferencia a nivel interanual: 625.759 cotizantes menos frente a los 1.085.265 empleos perdidos en septiembre de 2009, un 42% inferior. En los nueve primeros del año, la Seguridad Social perdió 420.119 cotizantes frente a los 596.169 registrados en el mismo período de 2009, casi un 30% inferior.

2. El sector público destruye empleo

El segundo factor radica en la pérdida de empleo que viene registrando el sector público en los últimos trimestres. Así, el dato de afiliación de septiembre arroja un descenso intermensual de 19.741 personas en Administración Pública y Defensa, y de 22.643 en Actividades Sanitarias y Servicios Sociales. Es decir, tras el sector servicios -como resultado del fin del período estival-, el descenso más acusado se produce en las Administraciones Públicas.

De hecho, Administraciones Públicas, Educación y Sanidad han perdido 220.472 empleos entre enero y septiembre, casi la mitad de la destrucción laboral total en este período. Dicho dato contrasta con el aumento del empleo público registrado desde el estallido de la crisis. Las administraciones aumentaron sus plantillas desde 2007 hasta el tercer trimestre de 2011, momento en el que se alcanzó un máximo histórico (3,22 millones de trabajadores), para luego empezar a descender gracias a la congelación de nuevas plazas, la no reposición de jubilados y a la extinción de contratos temporales.

Así, en el segundo trimestre de 2012, el volumen de empleados públicos ya bajó hasta los 3,041 millones, según la Encuesta de Población Activa (EPA), y ha seguido descendiendo durante el verano, según se desprende de los datos de Empleo.

Desde el tercer trimestre de 2007 (fin de la burbuja) hasta el tercero de 2011, el empleo público llegó a aumentar un 10%, mientras que el sector privado perdió el 14% de sus ocupados.

Tal y como señalan los analistas de Fedea, "hubo una carrera para aumentar el empleo público entre las Comunidades Autónomas, el Gobierno central y los ayuntamientos", en el que destacaron las primeras, ya que sus plantillas llegaron a aumentar un 15% con respecto al tercer trimestre de 2007.

Así pues, si bien los datos laborales del pasado septiembre no son positivos, cabe destacar que el ritmo de destrucción de empleo es inferior al de 2009 pese a sufrir una recesión similar; y que gran parte del aumento del paro y la caída de la afiliación responden al necesario ajuste de plantillas públicas, con lo que el deterioro del sector privado podría haberse estabilizado o, al menos, no empeorado de forma dramática. 

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot