Menú

La nueva ley de Cañete llevará al límite los márgenes del gran comercio

A pesar de la propaganda sobre los intermediarios, las principales cadenas mantienen una rentabilidad por dividendo cercana al 1%.

LIBRE MERCADO
22
A pesar de la propaganda sobre los intermediarios, las principales cadenas mantienen una rentabilidad por dividendo cercana al 1%.
El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, junto a la vicepresidenta del Gobierno | Archivo

La nueva ley sobre la cadena alimentaria que anunció el viernes pasado Miguel Arias Cañete ha provocado la preocupación del sector del comercio. Las grandes superficies temen que una norma que nace con el supuesto objetivo de proteger a los agricultores acabe generando tal presión sobre los márgenes que acabe provocando el cierre de cientos de establecimientos.

Desde que comenzó la crisis, el comercio, especialmente en lo que hace referencia a las grandes superficies, ha sido uno de los pocos sectores que ha conseguido mantener el empleo. Sus detractores aseguran que es porque se maneja con unos grandes márgenes, que consigue a costa de los productores. Mientras, la patronal del comercio minorista asegura que no son ellos los que encarecen el producto artificialmente, sino que es la consecuencia de una cadena en la que se suceden intermediarios sin fin.

La versión de los agricultores es que las grandes superficies utilizan determinados productos frescos como reclamo (la leche, las patatas,...) bajando sus precios casi por debajo del precio de coste, para atraer a la clientela. Si a esta práctica comercial se suma el poder negociador de las grandes superficies, el resultado es que el productor recibe una ínfima parte del precio final de la venta al público. De hecho, éstas fueron las principales razones que defendió el ministro cuando el viernes presentó la nueva norma.

Sin embargo, los datos no confirman este planteamiento. Como recuerda en esta columna nuestro compañero Juan Ramón Rallo, el margen de las principales cadenas de distribución española dista mucho de ser exagerado. Si tomamos Eroski, Mercadona y Carrefour, sólo la marca valenciana se mantiene con un retorno interesante sobre el capital invertido, del 8%. Sin embargo, incluso en este caso, se llega a esta cifra con un margen unitario del 2,81% (bastante reducido para lo habitual en el comercio minorista).

De esta manera, los beneficios de estas empresas tienen más relación con su capacidad para vender mucho y rotar sus estanterías con rapidez, no con un margen exagerado en relación con el de los productores. Hay que recordar que en la venta de un alimento intervienen numerosos agentes que quieren sacar una rentabilidad a su inversión. De esta manera, según el Observatorio de los Precios de los Alimentos, en la comercialización de las patatas hay que incluir a: agricultor - corredor almacenista - envasador - plataforma de distribución (Mercamadrid,...) - Supermercado. Y entre cada uno de esos agentes hay que incluir el porcentaje de cada uno de los transportistas.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation