Menú

Rajoy se desvió en 60.000 millones de su objetivo de deuda

Los Presupuestos de 2012 preveían una deuda estatal de 629.000 millones al finalizar el año, pero ha superado los 688.000.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, llegó al poder con un claro discurso a favor de la austeridad pública, comprometiéndose, entre otras cosas, a cumplir con el objetivo de déficit del 6,3% del PIB fijado por Bruselas para 2012 y a frenar el insostenible ritmo de endeudamiento que protagoniza el sector público desde el estallido de la crisis. Sin embargo, tras algo más de un año en el poder, ha incumplido ambas metas. Por un lado, el Gobierno ya admite que el déficit rondará, como mínimo, el 7% del PIB en 2012 (excluyendo las ayudas a la banca), mientras que el volumen de deuda se ha disparado con respecto a las previsiones iniciales.

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2012, los primeros de Rajoy, preveían unas emisiones brutas de deuda pública de 186.100 millones de euros, tanto para cubrir las nuevas necesidades financieras del Gobierno central (36.800 millones) como para refinanciar los vencimientos de deuda a lo largo del pasado año (149.300 millones). De este modo, según los PGE, la deuda del Estado (excluyendo CCAA y entes locales) rozaría los 629.000 millones de euros al finalizar 2012.

Pero las cifras reales han superado en mucho estas estimaciones. En concreto, según los datos oficiales del Tesoro, las emisiones brutas ascendieron a un total de 249.635 millones de euros (un 34% más de lo previsto), de los cuales 96.600 millones sirvieron para cubrir nuevas necesidades financieras del Estado (déficit de caja y variación neta de activos financieros), casi 60.000 millones más de lo estimado (un desvío del 162%), y otros 153.000 millones para amortizar deuda.

Como resultado, la deuda del Estado cerró el pasado ejercicio situándose en poco más de 688.000 millones, un aumento de 60.000 millones respecto a lo fijado en los PGE de 2012 (un 9,3% más) y de 96.000 millones en comparación con 2011 (un 15,2% más).

Este desvío se debe a que el Tesoro tuvo que captar casi 60.000 millones de euros extra para cubrir otro tipo de necesidades financieras no previstas inicialmente en los Presupuestos. Así, dentro de esta partida se engloba el préstamo del Fondo de rescate europeo concedido al Gobierno (vía FROB) para rescatar entidades financieras (39.500 millones); una inyección extraordinaria al FROB por valor de 6.000 millones; los casi 11.000 millones que emitió el Tesoro para financiar el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y rescatar así CCAA; o una colocación privada con el Fondo de Reserva de la Seguridad Social por importe de 3.275 millones de euros. Es decir, el rescate público de la banca (con dinero de la UE) y de CCAA acabó disparando las necesidades financieras del Estado hasta un nivel récord.

El problema es que 2013 no será mucho más favorable. Así, el Tesoro prevé unas emisiones brutas de hasta 230.000 millones de euros en 2013. En concreto, 71.000 millones para cubrir las nuevas necesidades de financiación del Estado (emisión neta) y casi 160.000 millones para amortizar deuda (refinanciaciones).

Previsiones para 2013

En este sentido, destacan tres datos. En primer lugar, el Estado presentará en 2013 unas necesidades financieras netas de 71.000 millones, superando las de 2012 si se excluye el préstamo europeo para la banca (57.100 millones). Estos 71.000 millones se componen de un déficit de caja del Estado estimado en 38.063 millones de euros y de una variación neta de activos financieros de 32.958 millones de euros, en donde se incluye 23.000 millones de euros para financiar el FLA en 2013. Lo más relevante aquí es que los PGE para 2013 contemplaban inicialmente una emisión neta muy inferior, de apenas 48.000 millones. Esta cuantía se verá incrementada en 23.000 millones extra tras extender el FLA durante 2013.

En segundo lugar, el volumen de vencimientos de deuda en 2013 será unos 6.000 millones de euros superior al de 2012, ya que rondará los 159.000 millones. A lo largo del presente ejercicio, los principales vencimientos se concentrarán en enero, abril, julio y octubre (unos 60.000 millones). Y en tercer lugar, la deuda del Estado en circulación rozará los 760.000 millones de euros, un aumento de 70.000 millones con respecto al cierre de 2012 y un desvío de 31.000 millones frente a lo fijado en los PGE de 2013 (recién aprobados).

Nota: deuda del Estado en circulación prevista en los PGE de 2013

La deuda del Estado crece con Rajoy

Así pues, a falta de conocer cómo evolucionarán realmente las cuentas públicas este año, lo cierto es que, hoy por hoy, y según los datos oficiales, la deuda pública del Estado (Gobierno central) bajo el mandato de Mariano Rajoy se desvió en 60.000 millones de euros respecto a los Presupuestos de 2012 y, por el momento, en 31.000 millones extra frente a los PGE de 2013 (acumula un desvío de casi 90.000 millones con respecto a sus propias estimaciones presupuestarias). Además, según el Tesoro, el Estado cerrará 2013 con una deuda extra de 168.000 millones de euros con respecto a 2011, un aumento del 28%. Es decir, Rajoy no ha frenado, ni mucho menos, el ritmo de endeudamiento estatal.

De hecho, según el FMI, España registrará este año la cuarta mayor necesidad de financiación de los países desarrollados (más del 21% de su PIB), tras Japón (60%), Estados Unidos (26%) e Italia (23%).

Temas

En Libre Mercado