Menú

Rajoy y Merkel vuelven a chocar y se cruzan duros mensajes

Para Rajoy, Alemania no hace lo suficiente y le reclama una "política expansiva". Merkel lo niega: "Ya está contribuyendo". 

19
Para Rajoy, Alemania no hace lo suficiente y le reclama una "política expansiva". Merkel lo niega: "Ya está contribuyendo". 
El presidente, a su llegada a la cumbre, con Piñera | Diego Crespo

Santiago de Chile se está convirtiendo en escenario de la más evidente fricción entre España y Alemania sobre cómo dar respuesta al azote de la crisis económica. En víspera de jornadas de frenética negociación -el día ocho de febrero arranca un Consejo Europeo decisivo, con los presupuestos comunitarios en el aire y muchas diferencias encima de la mesa- Mariano Rajoy dejó a un lado el perfil plano para ser muy directo y reclamar, sin demora, una "política expansiva" de aquellos países que mejor están capeando la situación. Esto es, de Berlín y sus socios, incluidos en el selecto grupo de la triple A.

"Hay países que deben hacer unas cosas y hay que exigírselo", fue su duro mensaje. El Gobierno es de la idea de que están quienes trabajan mucho y duro -por ejemplo España, con importantes reformas y duros ajustes que están recayendo en los ciudadanos- y otros como Alemania que se limitan a reclamar más y más sacrificios sin ser solidarios con "las naciones amigas".

Fue la última muestra del distanciamiento cada vez mayor con Angela Merkel, que se observa sin tibieza en Bruselas, cuando se reúnen los líderes europeos, y Rajoy se sitúa habitualmente junto a Francia e Italia. El presidente, y así se lo dirá en un despacho que mantendrán antes del Consejo del 8 en Berlín, es de la teoría de que hay que cumplir con el objetivo de déficit a rajatabla, pero también le dirá que Alemania puede y debe hacer más. "España no está ahora en condiciones de hacer políticas expansivas, y otros países tampoco; peor algunos, sí, y creo que los países que pueden, deben hacerlo", afirmó sólo horas antes de que la canciller aterrizara en la capital chilena, dónde los gabinetes esperan cerrar un aparte de unos minutos.

A la espera de si se celebra ese encuentro, en el marco de la cumbre América Latina, Caribe y UE, Merkel ya ha dejado claro que no le gusta que le tachen de insolidaria, y le ha devuelto el golpe: "Intentamos contribuir de la manera como lo dijo mi homólogo español, en el sentido de incrementar el consumo interno y bajar la carga impositiva para que aumente su consumo y, de esta manera, elevar también las importaciones de Alemania", arrancó junto a Sebastián Piñera. Si bien, recalcó: "Ya estamos haciendo nuestra aportación a una moneda económica robusta. Algunos países europeos vivieron por encima de sus posibilidades".

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation