Menú

El empleo público retrocede a niveles propios del inicio de la crisis

España cierra 2012 con poco más de 2,9 millones de empleados públicos, retrocediendo a niveles de 2007, tras aumentar plantillas durante la crisis.

El empleo público regresa a niveles de 2007, momento en el que estalló la crisis financiera internacional. En concreto, España registró un total de 2,91 millones de empleados públicos a cierre de 2012, unos 300.000 menos con respecto al tercer trimestre de 2011, cuando alcanzó su máximo histórico (3,22 millones), y casi 15.000 menos que en el tercer trimestre de 2007, cuando el país alcanzó el mayor volumen de ocupación de su historia.

En la evolución del empleo público se diferencian claramente dos períodos en los últimos años. En una primera etapa, desde el estallido de la crisis hasta el tercer trimestre de 2011, las administraciones públicas, lejos de recortar gastos y ajustar plantillas, dispararon la contratación de trabajadores en plena recesión. Así, mientras que en el tercer trimestre de 2007 el sector público contaba con 2,93 millones de trabajadores, en el tercero de 2011 su volumen ascendía a 3,22 millones (récord histórico), aumentando en casi 290.000 personas en plena crisis, concentrándose sobre todo en las comunidades autónomas.

Sin embargo, desde entonces, se ha ido produciendo una creciente reducción de plantillas como resultado de los planes de ajuste para combatir el déficit y los nuevos mecanismos que contempla la reforma laboral para facilitar los despidos colectivos en las administraciones y empresas públicas. Desde septiembre de 2011, el sector público se ha desprendido de poco más de 300.000 empleados, hasta cerrar 2012 con un total de 2.917.200 trabajadores. Y todo apunta que esta reducción de plantillas continuará durante los próximos meses.

La evolución del empleo público contrasta sobremanera con el desplome que ha experimentado la ocupación en el sector privado durante la crisis económica. En concreto, casi 3,5 millones de trabajadores menos entre el tercer trimestre de 2007 y el cuarto de 2012, al bajar de 17,5 millones a 14 millones de ocupados, respectivamente, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE). Es decir, la crisis se ha llevado por delante casi el 20% de los puestos de trabajo del sector privado.

Así pues, el deterioro del mercado laboral español durante el último lustro se ha concentrado casi exclusivamente en el sector privado ya que, hoy por hoy, el número de empleados públicos se ha reducido mínimamente en comparación con el tercer trimestre de 2007. En este sentido, los ajustes realizados en el último año tan sólo han logrado depurar el aumento de plantillas que registró el sector público durante los cuatro primeros años de la crisis.

En números globales (empleo público y privado), España cerró el pasado año con un total de 16,96 millones de ocupados frente a los 20,51 millones del tercer trimestre de 2007, un desplome próximo al 18%, la mayor destrucción de empleo desde la posguerra, muy superior a la crisis de los años 90 y a la estanflación de los 70.

Fuente: Fedea

Temas

En Libre Mercado