Menú

Rubalcaba lleva a la conferencia del PSOE un plan fiscal con subidas en todos los grandes impuestos

Plantea incrementos en las grandes figuras tributarias; a última hora se saca de la manga una pequeña rebaja para las menores rentas.

96

"Reformas para un sistema fiscal más justo". Éste es el título del documento sobre impuestos que Alfredo Pérez Rubalcaba presentará este fin de semana ante la Conferencia Política del PSOE. Incluye subidas de todos los grandes impuestos españoles y la creación de un puñado de nuevas tasas. ¿El objetivo? Recaudar 50.000 millones más al año. En el texto se repite que irá dirigido sólo a las grandes fortunas, algo que viendo el detalle se antoja casi imposible.

A cambio, el equipo del secretario general ha incluido a última hora una propuesta de "rescate fiscal" (así es como lo han llamado) para que determinados contribuyentes no paguen impuestos sobre la renta: parados, pensionistas y familias con hijos y hasta 16.000 euros en ingresos.

En realidad, buena parte de estos colectivos ya no declaran. De hecho, el propio PSOE calcula en la nota que ha enviado a la prensa que ahora mismo, para una familia con dos hijos, sumando la reducción por rendimientos del trabajo, minimos personal y familiar, el límite en el que empieza a pagar IRPF está en unos 13.000 euros, aunque depende de varias factores como la edad de los hijos. La idea sería subirlo hasta 16.000. No se ha explicado demasiado cómo se haría técnicamente. Hay varias opciones, que podrían llegar a beneficiar a los que tienen unas rentas más altas (subiendo los mínimos personales, creando un mínimo exento para todos, ampliando la reducción por rendimientos del trabajo,..).

En cualquier caso, parece complicado que, sólo con esto, los cinco millones de contribuyentes favorecidos se ahorren los 5.000 millones de los que habla Rubalcaba. Para llegar a esa cifra, habría que recortar 1.000 euros por cabeza, una cantidad que se antoja muy elevada para estos niveles de renta. En cualquier caso, habrá que ver cómo se plantea finalmente esta medida que, como decimos, se ha sacado de la manga a última hora y sin una explicación clara acerca de su aplicación práctica.

Pero se aplique como se aplique esta novedad con el que Rubalcaba ha sorprendido a unas pocas horas de comenzar la conferencia política, palidece en comparación con todas las subidas impositivas que contiene el resto de la propuesta, la oficial, que estaba colgada en la web a media tarde del viernes. La directiva del PSOE lleva a discusión un documento con incrementos en todos los grandes tributos (IRPF, IVA, Sociedades, Donaciones, Especiales...) y que también incluye nuevas tasas.

El nuevo impuesto

La gran novedad de la propuesta del PSOE es un nuevo impuesto dirigido a "gravar la riqueza". El planteamiento es que, en España, los grandes patrimonios se escapan y pagan pocos impuestos. Por eso, lo que se propone es incluir todos los bienes de cada contribuyente en un único impuesto: rentas del trabajo y del ahorro, acciones, depósitos, inmuebles, etc... ¿Cómo se haría? Pues la idea sería imputar una rentabilidad implícita a los bienes en posesión del ciudadano. Y la cifra que se maneja en el documento es un 3% (aunque es cierto que habría un mínimo exento).

Quizás lo más sencillo sea poner un ejemplo: un trabajador que gane 60.000 euros hasta ahora tributaba por esta cantidad. Supongamos que también tiene un par de viviendas y unas acciones por un valor conjunto de 2 millones de euros. Si el mínimo exento es de 500.000 euros y se le aplica al resto un 3%, tendríamos una renta estimada de 45.000 euros que se sumaría a lo que recibe de su empleador. Y pagaría por todo.

El problema es que en el documento del PSOE no aparece por ninguna parte una posible rebaja de tipos que ayude a mitigar el impacto del nuevo impuesto en el bolsillo del contribuyente. Por lo tanto, todos los que ya pagan IRPF tendrían una nueva obligación en función de su patrimonio. Un tributo de este tipo sería especialmente dañino para los ahorradores. Las grandes fortunas (objetivo declarado) probablemente podrían encontrar fórmulas de escape, como asociar los bienes a empresas y sería la clase media-alta la que acabaría pagando los platos rotos como castigo a su capacidad de acumulación de un pequeño patrimonio.

El resto de subidas

Pero el ataque impositivo de Rubalcaba no termina ahí. En realidad, ésa es sólo la punta del iceberg. Lo que el PSOE plantea (al menos el documento que lleva a su conferencia política) incluye al menos ocho subidas más de tributos. Y en las grandes figuras:

IRPF - ahorro: "la tributación de las rentas del capital debe reformarse para que sea homogénea con las salariales. Esto supone una subida. Y hay que recordar que la gran mayoría de esas rentas ya han pagado por otros conceptos.

Deducciones del IRPF: la propuesta es "revisarlas" todas para su "reforma o supresión". Otra subida fiscal encubierta. Si se quitan las deducciones pero no se tocan los tipos, pagaremos más.

Sucesiones y donaciones: ya existe, pero está en manos de las comunidades autónomas. Algunas, como Madrid, han bonificado totalmente (o casi) la tarifa. Rubalcaba quiere acabar con esta posibilidad y que sea el Gobierno central el que determine los tipos. Es curioso, porque normalmente el PSOE es un firme defensor de las competencias de cada región, pero en este caso quiere incluir una excepción para centralizar esta cuestión y "limitar la competencia fiscal".

Limitar el régimen de estimación objetiva en IRPF e IVA: dirigido especialmente contra autónomos y pequeños empresarios. La idea del PSOE es "revisar" este régimen en profundidad para evitar su uso fraudulento que permite "reducir la contribución fiscal". Es decir, otra subida de impuestos.

Reforma del Impuesto de Sociedades: para aumentar la "capacidad recaudatoria", se pide "eliminar los privilegios fiscales y la mayoría de las deducciones", así como fijar un tipo mínimo del 15% que nadie pueda eludir. Además, se anuncia una "reforma definitiva" dirigida directamente contra las grandes empresas.

IVA: proponen suprimir las exenciones reconocidas a la sanidad y educación privadas. Y gravar los servicios financieros con un impuesto equivalente. Por cierto, en este apartado está la única propuesta concreta de bajada de imuestos de todo el documento. ¿Para qué? Pues se pide que se vuelva al "tipo reducido" en los productos de higiene y en los culturales. Éstos son los únicos sectores que el PSOE cree que merecen un alivio tributario.

Sector financiero: propone tres nuevos impuestos. Uno que "desincentive la financiación bancaria vía deuda", otro sobre "las actividades financieras" y un tercero para las "transacciones financieras" en línea con el aprobado por la UE.

Tributos medioambientales: se pide introducir instrumentos económicos de política ambiental que "internalicen" los costes externos e incentiven comportamientos más respetuosos con el medio ambiente.

Impuestos especiales: es la gran traca final. Los autores cree que "también en materia de impuestos especiales sobre consumos nocivos existe aún un margen para incrementar la fiscalidad en España, especialmente en lo referente a la imposición del alcohol y el tabaco donde actualmente recaudamos el 0,9% del PIB, mientras la media de la UE es el 1,2%".

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios