Menú

Solbes reconoce que no hizo nada contra la crisis hasta septiembre de 2008

El exministro de Economía está embarcado en la promoción de su nuevo libro en el que trata de justificar su actuación en el gobierno de Zapatero.

Libertad Digital
59

Sin embargo, no parece que Solbes logre salir demasiado bien parado en el intento de justificar su paso por Economía y sus discrepancias con Zapatero, incluso en entrevistas cómodas como la que se publica este domingo en El País Semanal, que además le dedica su portada.

Lo más llamativo de entrada no es una afirmación del político, sino una del periodista que en la introducción a la entrevista habla de la "sonada dimisión" de Solbes. No se preocupen si no la recuerdan: en realidad el por entonces vicepresidente esperó cómodamente a ser cesado, tal y como explica él mismo en la entrevista.

Lo que sí admite el propio Solbes es que esperó a septiembre de 2008, a la caída de Lehman Brothers, para intentar frenar la crisis que ya llevaba casi un año castigando a España: "Fue en ese momento cuando puse a trabajar a todo mi equipo para ver qué se podía hacer", admite.

Sin embargo, tampoco entonces parece que la puesta en marcha de su equipo diese frutos en forma de medidas concretas. Así habla de ideas como "una congelación de salarios durante tres años" o que "había que reestructurar el sistema financiero", que no llegaron nunca o lo hicieron muy tarde, y eso que el propio Solbes admite que "esperar no es mejor" sino que "empeora las cosas" y que las medidas "se acaban tomando más tarde, de manera más difícil y más traumática".

La no dimisión

Como ya ha explicado en otras ocasiones, Solbes cuenta en la entrevista que presentó una serie de medidas a Zapatero en enero de 2009 y que éste las rechazó por su alto coste político. Sin embargo, a partir de ahí no dimitió, más bien admite que "sólo me quedaba esperar a ver cuándo me cambiaba" Zapatero.

El exministro reconoce que no se ve con Zapatero y, además, presume de que la primera vez que se vio tentado a abandonar el Gobierno fue en diciembre de 2004. Una tentación que resistió sin mayores problemas durante cuatro años más, quizás como él mismo explica porque "sopesando pros y contras, llegas a la conclusión de que te puedes ir sólo una vez y que, además, el efecto que produces no es lo mejor para el país... y te acabas quedando". Y quedando y quedando, se podría decir.

Otra afirmación llamativa es que dice que se presenta a las elecciones de 2008 porque "en la reunión del FMI de octubre (de 2007) vi un ambiente preocupante. Y en ese momento me salió la vena de funcionario" y pensó que una salida en ese momento "se va a malinterpretar". Sin embargo, como explicábamos antes, todavía tardó un año más en tomar medidas.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. El PP alerta sobre "el cambalache" PSOE-Ciudadanos: "El cambio" incluye a VOX
    2. Oscuro episodio entre Rocío Carrasco y su hija: acabaron en el juzgado
    3. La maldición de la Lotería: muchos ganadores acaban solos y arruinados
    4. Podemos suplanta a Aznar para evitar el batacazo de participación en sus primarias
    5. La cúpula de los Mossos recibe instrucciones de Puigdemont a cuatro días del 21-D
    0
    comentarios

    Servicios