Menú

Montoro se venga de 'El País': "Vienen a mi despacho a pedir ayuda"

El ministro carga contra la prensa ante sus múltiples frentes abiertos. Habla de noticias "falsas" y desmiente su frase sobre socialistas en la AEAT.

libre mercado
59

La sesión de control tuvo un solo protagonista: Cristóbal Montoro. El ministro de Hacienda tenía que enfrentarse a varias preguntas sobre la situación que se está viviendo en la Agencia Tributaria, con ceses y salidas de altos cargos, y del efecto que están teniendo para su credibilidad casos como Nóos y Cemex. Se esperaba su respuesta, después de que el Día de la Constitución dijera en conversación informal con la prensa que eran "gente del PSOE", y de que insistiera en esta idea en una entrevista el fin de semana en El Mundo, en la que afirmaba que "la Agencia estaba trufada de gentes del PSOE".

Montoro optó por negar la mayor. A preguntas del diputado de UpyD Álvaro Anchuelo, sentenció que él no había "dicho eso nunca". "No he dicho nunca que los cesados sean socialistas", insistió pese a que sus declaraciones fueron reproducidas por las agencias de noticias con ese mismo titular. "Enséñenme la grabación, no son mis palabras, y si son mis palabras tenemos la ventaja de que se pueden reproducir", añadió posteriormente, cuando se le volvió a preguntar por el mismo tema. "Si los medios de comunicación no reproducen ni fielmente lo que se dice en los corrillos... pero bueno, yo estoy acostumbrado", insistió.

El arma de Montoro para acallar las voces que apuntan a la parcialidad de la Agencia Tributaria en casos como el de la infanta Cristina o Cemex era un anuncio, que hizo en su rifirrafe con Anchuelo y precisó después: la "redacción y aprobación del Estatuto que tiene pendiente la Agencia Tributaria desde 1990", que "defina cómo se hacen los nombramientos" y "dé seguridad a todos los cargos". Montoro pidió apoyo a los partidos para que se aborde este asunto "en el marco de la reforma tributaria", para dar "satisfacción a las decenas de miles" de trabajadores de la Agencia "en su esfuerzo de garantizar los servicios públicos luchando contra el fraude". En cuanto a las sospechas de parcialidad, reiteró que en sus "seis años" al frente de Hacienda "jamás se ha producido una injerencia política".

El debate, sin embargo, siguió subiendo de tono cuando se enfrentó por este asunto con el diputado socialista Pedro Saura. De nuevo, se habló de la cadena de ceses en Hacienda y de las últimas informaciones en torno a la Agencia y, de nuevo, el ministro señaló a los medios como culpables de tergiversar sus palabras.

"Cuando veo algunas informaciones digo ¿será alguna forma de presión?", dijo Montoro antes de poner varios ejemplos. En primer lugar, citó el supuesto perdón a parte de una deuda a la cementera Cemex, sin nombrar a la empresa. "Lo que hace daño es que una determinada información periodística falsee y diga que a una multinacional se le haya rebajado la sanción. Yo digo que no es verdad", señaló Montoro, que añadió que cuando el medio consultó en el Ministerio se le dijo que no era verdad y aquel "siguió adelante porque dijo 'son mis fuentes'. Que explique cuáles son".

También dijo que en su condición de ministro y personaje público ve "continuamente" reportajes que tratan de relacionarle "con un pasado que no es presente", en referencia a la asesoría que fundó en 2006 -Montoro y Asociados-. Son unos reportajes, añadió, "en los que se trata de relacionar a mi persona con un pasado que no es presente y que "por tanto no tiene ningún sentido".

Visitas al despacho

"Esos reportajes los veo en determinados medios que por cierto tienen bastantes problemas económicos, y lo sé porque vienen a mi despacho a contármelos (...), pero eso no quiere decir que tengan aplazamientos", continuó. Después, se preguntó con ironía: "¿Y no puedo decir yo en público que los medios de comunicación tienen una gran deuda con la Agencia Tributaria?". Fuentes de Hacienda confirmaron después a quién se refería con las palabras sobre el despacho: a El País y sus informaciones sobre Cemex.

Sus palabras llamaron la atención de algunos diputados. Tras el debate, Llamazares comenzó su intervención diciendo que teme que Hacienda vaya a preparar una "nueva ley mordaza" contra la prensa. Soraya Rodríguez, la portavoz socialista, también criticó con dureza sus declaraciones, calificando las maneras de Montoro de "táctica gangsteril".

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios