Menú

¿Ha bajado realmente el precio de la luz en 2013?

Industria desata la polémica tras afirmar que la factura eléctrica ha caído una media del 0,9% en 2013. ¿Tiene razón?

Industria desata la polémica tras afirmar que la factura eléctrica ha caído una media del 0,9% en 2013. ¿Tiene razón?

El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, ha desatado la polémica tras afirmar este martes que el precio de la luz ha bajado en el último año, ya que su declaración contradice las constantes y continuadas subidas que percibe la mayoría de la población española en sus respectivos recibos.

En concreto, Nadal ha asegurado que la factura eléctrica ha caído una media del 3,1% interanual para una familia con dos hijos y entre el 0,4 y el 1% para los grandes consumidores (industria y empresas). En términos generales, la luz habría bajado una media del 0,9% en 2013, mientras que para las segundas residencias se incrementó un 3,4%, según los datos aportados por Nadal durante su intervención en el acto celebrado por Nueva Economía Forum.

"Objetivamente, el precio de la electricidad ha caído" porque ha bajado el precio medio del pool (mercado mayorista) y se han contenido los peajes (parte regulada de la tarifa eléctrica que fija el Gobierno), añadió. Sin embargo, posteriormente, el secretario de Estado tuvo que especificar que, en todo caso, dicha variación depende del perfil concreto de cada consumidor.

Así, tras su intervención matizó que tales datos se referían a hogares con dos hijos y 4,4 kilovatios (KW) de potencia contratada, con un consumo próximo a 3.900 kWh al año. Es decir, viviendas de tamaño medio en las que no se combine aire acondicionado o calefacción eléctrica con otros electrodomésticos. La potencia máxima posible de contratación para un hogar son 10 KW.

Asimismo, en cuanto a la caída medida del 0,9% en 2013, el Ministerio de Industria especificó después que los datos ofrecidos por Nadal se referían a hogares con 3,9 kilovatios contratados de potencia y un consumo anual del 2.250 kilovatios hora (kWh). Mientras, la rebaja señalada de entre el 0,4% y el 1% para las empresas y la industria hacía mención a las tarifas que demandan más energía (grupos 6.2, 6.3 y 6.4).

Así pues, tras dichas especificaciones, todo apunta a que Nadal habría seleccionado cuidadosamente los datos que más benefician a los intereses del Gobierno para tratar de vender a la opinión pública que sus medidas en materia energética se están traduciendo en un rebaja de la factura de la luz, contradiciendo así la percepción generalizada de constantes subidas. Pero, independientemente de la intencionalidad de su mensaje, ¿es cierto que el precio de la electricidad ha bajado en 2013 tal y como afirma Nadal?

"Es la única verdad que ha dicho durante su comparecencia", indican fuentes del sector a Libre Mercado. Efectivamente, los datos oficiales disponibles hasta el momento avanzan un ligero descenso del precio medio de la luz en 2013, el primero de los últimos años.

Así al menos lo apunta, por un lado, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en su último boletín mensual de indicadores eléctricos, correspondiente al pasado noviembre. Según este documento, el precio medio final de la luz para los consumidores acogidos a la Tarifa de Último Recurso (TUR), con una potencia contratada inferior a 10 KW, rondó los 18 céntimos de euro a cierre del pasado julio, una rebaja superior al 3% interanual, tomando siempre como referencia la modalidad sin discriminación horaria.

Cabe recordar que la TUR es la modalidad de contratación de electricidad más usada en España, ya que está presente en cerca del 80% de los hogares.

Igualmente, la factura para el consumidor medio, con una potencia contratada de menos de 15 KW, registró un descenso medio del 6% interanual en el período comprendido entre septiembre de 2012 y agosto de 2013, mostrando también una senda descendente. Y ello, gracias, básicamente, a la caída del coste de la electricidad (precio de mercado), próxima al 8%, y al descenso del 5% en los peajes de acceso (la parte de la tarifa regulada por el Gobierno). Sin embargo, esta caída se habría atenuado en los últimos meses del pasado año debido a la subida de peajes, según las fuentes consultadas, ratificando con ello las cifras aportadas por Nadal.

Por otro lado, la oficina estadística de la UE (Eurostat) también refleja esta misma tendencia, aunque emplea datos de referencia diferentes. Así, el precio medio para el consumidor doméstico rondó los 17,5 céntimos de euro por KW/h en el primer semestre de 2013, lo que supone una caída del 0,8% interanual. Esta tarifa se refiere a hogares cuyo consumo anual está comprendido entre 2.500 y 5.000 kWh. Mientras, el precio para los consumidores industriales se situó en 10 céntimos, un 3% más -la tarifa industrial es para abonados de consumo comprendido entre 2.000 y 20.000 Mwh/año-. En ambos casos, sin incluir impuestos.

El recibo se duplica en la última década

Así pues, las cifras oficiales disponibles hasta el momento ratifican la declaración de Nadal. La caída del coste de la energía (precio de mercado), que representa casi el 40% del recibo final, y la moderación de los peajes (precio regulado por el Gobierno), equivalente al 60% restante, darían como resultado un ligero descenso en el precio medio de la luz en 2013 para determinados hogares y empresas con alta demanda energética, excluyendo siempre el pago de impuestos.

De confirmarse, se trataría del primer frenazo de la factura eléctrica en los últimos años. Pese a ello, el coste de la electricidad se ha disparado en España, hasta casi duplicarse desde principios de la pasada década. Así, según los propios datos ofrecidos por Industria, la factura media del consumidor doméstico (con 3,9 KW y de potencia contratada y un consumo anual del 2.250 Kwh) ha pasado de 313,3 euros al año en 2004 a un total de 540,5 euros en 2013, lo que supone un aumento del 72,5%.

En concreto, el incremento anual ha sido del 1,4% en 2004, del 1,7% en 2005, del 4,8% en 2006, del 3,1% en 2007, del 9,3% en 2008, del 10% en 2009, del 5,7% en 2010 y del 16,3% en 2011, a lo que se suma la subida del 7,2% en 2012 y se resta la bajada del 0,9% en 2013. Solo entre 2008 y 2011, el periodo que comprende la anterior legislatura del PSOE, el incremento acumulado fue del 41,3%.

Por su parte, las pymes han experimentado una subida del 101% entre 2004 y 2011, a un ritmo medio anual del 11%, mientras que en 2012 y 2013 han sufrido un encarecimiento adicional del 3,52%, a razón de un 1,76% anual, según el Ministerio.

Uno de los recibos más caros

Sin embargo, lo que no especifica el Gobierno del PP es que tales aumentos no se deben al coste de la electricidad en el mercado sino a los costes regulados, es decir, a la parte de la factura que depende directamente del Estado (casi el 60% del recibo final que paga el consumidor).

Así, por ejemplo, desde 2005, la factura media de la luz ha crecido un 71%, pero la parte que corresponde al mercado eléctrico tan sólo ha subido un 12%, por debajo del coste de la vida, frente al aumento del 189% en impuestos, subvenciones y otros conceptos dependientes del Gobierno. Como consecuencia, España sufre hoy una de las facturas eléctricas más elevadas de la UE, superada tan sólo por Irlanda y Chipre (islas).

Y, tal y como explica la propia CNMC, "bastante menos de la mitad de la factura de la luz se destina para pagar lo que se ha consumido": de cada 100 euros que pagamos, apenas 37 se destinan realmente a sufragar la luz; los impuestos implican unos 21,38 euros (el IVA y el Impuesto sobre la electricidad); y más de 40 euros se van en los llamados peajes.

Los peajes correspondientes al primer trimestre de 2013 recogen las siguientes partidas, tomando siempre como referencia un recibo tipo de 100 euros:

  • 17,22€ para pagar subvenciones a las energías del régimen especial (eólica, solar, cogeneración, etc.; se trata de una prima que pagamos para compensar a los productores por generar energía con estas instalaciones eólicas y fotovoltaicas, más costosas que las plantas tradicionales.)
  • Otros 10,04€ retribuyeron a los distribuidores.
  • 4,14 € se destinan a las compensaciones extrapeninsulares (subvenciones para que los ciudadanos de las islas puedan pagar lo mismo que los ciudadanos de la península).
  • El transporte de la electricidad nos costó 2,96€ de cada 100 que pagamos (las líneas de transporte trasladan, en alta tensión, la energía eléctrica desde las instalaciones de producción hasta las poblaciones).
  • Y 2,84 euros se destinaron a pagar las deudas de años anteriores.

Temas

En Libre Mercado