Menú

El Gobierno sólo usará dos o tres bancos para manejar todo el dinero público

Moncloa quiere centralizar la compra de bienes y servicios en un proveedor. El objetivo es ganar en eficiencia e incrementar el ahorro.

0

Un único contrato, una única licitación y un único proveedor. Éste es el modelo que el Gobierno quiere extender a toda la administración central del Estado. La idea es que los ministerios y organismos públicos no tengan que negociar cada uno por su cuenta. Será Moncloa la que busque el acuerdo en nombre de todas las administraciones que dependen del Ejecutivo central. El objetivo es reducir el coste, pero no sólo. Desde Presidencia se asegura que también será un paso clave para ganar en eficiencia.

Ésta es uno de los cambios más importantes de los que se tiene que ocupar la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA). En principio, parece bastante lógico. Hasta ahora, cada ministerio, empresa pública o fundación negociaba por su cuenta. Y hablamos de bienes o servicios que prácticamente todos los órganos del Estado contratan: limpieza, seguridad, automóviles, carburantes, servicios bancarios, telecomunicaciones, informática,...

La idea del Gobierno es que desde ahora haya un único contrato que cubra la totalidad de cada uno de estos servicios para todos los organismos dependientes de la Administración Central. Por ejemplo, en vez de que el Ministerio de Industria contrate con una operadora telefónica y el de Justicia con otra; sería el Gobierno como órgano (probablemente a través de Presidencia o Hacienda) el que publique la licitación. Las grandes empresas se presentarán al concurso, en teoría con enormes ofertas, porque el pastel en juego es muy goloso.

En Moncloa están convencidos de que este nuevo formato supondrá un enorme ahorro. Y tiene sentido que así sea. Lo normal es que las compañías quieran ganar este mega-contrato, por lo que en teoría deberían ofrecer grandes descuentos. Además, desde Presidencia se resalta que se ganará mucho en eficacia. Por ejemplo, si todos los ministerios comparten la misma infraestructura informática, será más sencilla la coordinación entre ellos y la movilidad entre los trabajadores públicos, con todas los beneficios en la eficiencia que esto comporta.

Incluso, se ofrecerá a las CCAA y los ayuntamientos que se sumen a estos acuerdos, aprovechándose de esta manera de los precios competitivos. Eso sí, en esta cuestión cada caso será diferente. Pero ya hay algunas regiones que han mostrado su interés en estar en algunos de estos contratos únicos.

Combustibles, motos, limpieza...

Desde el Gobierno se han puesto varios ejemplos de cómo funcionará el modelo. Para empezar, está previsto que se apruebe en el Consejo de Ministros de este viernes la centralización del suministro para la automoción. De esta forma, todos los vehículos del parque móvil, de defensa, de las Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado repostarán en las mismas estaciones de servicio.

Hasta ahora, cada uno negociaba por su cuenta. O directamente no negociaba. Cuando un vehículo oficial tenía que repostar, su conductor lo llevaba a la gasolinera, pagaba la tarifa que todos pagamos y luego lo pasaba por gastos. Algunos organismos con un elevado consumo (por ejemplo, la DGT) si hacían grandes licitaciones. Y claro, obtenían grandes descuentos, de hasta el 6,5-7% aseguran en Moncloa.

La idea es replicar este modelo. Las cuentas del Gobierno son: si todos los ministerios se integran en un único contrato, conseguiremos al menos ese 7% de descuento. Sólo con eso, ya se obtendría un ahorro de 6 millones al año. Pero si además se consigue un descuento mayor, la administración central se ahorraría hasta 4 millones por cada punto extra (entre otras cosas, porque ese extra también beneficiaría a los grandes consumidores de los que antes hablábamos).

Pero los cambios no se quedarán sólo en el carburante. En la limpieza, sólo en la ciudad de Madrid, hay 190 contratos para 400 edificios. También aquí la intención del Gobierno es unificar estos contratos (eso sí, sólo los de la capital de España) en uno sólo. Y los 350 contratos de luz. Las compras de motos y coches, etc.

Uno de los más importantes será, sin duda, el de los servicios bancarios. El Estado tiene 4.823 cuentas corrientes repartidas entre todas las entidades imaginables. Incluso hay 1.200 cuentas en el extranjero. Ahora, el Gobierno quiere centralizarlas en 2-3 entidades como máximo. Esto no quiere decir que vaya a haber sólo dos o tres cuentas corrientes. Eso es lo de menos. Pero sí que las que haya estarán centralizadas y podrá haber una gestión más o menos conjunta.

El ahorro en la gestión sería muy importante. Y en Moncloa hablan de más de 370 millones al año en nuevos ingresos. Esperan que los grandes bancos pujen, ofreciendo muy buenas condiciones a cambio de disponer de todo el movimiento de dinero que genera el Estado. Además, se ganaría en la gestión de la Tesorería. De hecho, el Gobierno cree que tener todo el dinero más o menos centralizado ayudará en la gestión y el pago de la deuda pública.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Tienda LD