Menú

Ayuntamientos y empresas públicas elevan el número de empleados en 2013

Los entes locales contraton a 14.000 empleados públicos el pasado año.

Libre mercado
35

Buena parte del tímido ajuste del gasto público acometido en 2012 se canalizó por la vía de la reducción de la plantilla de empleados de las Administraciones. Como consecuencia, el número de asalariados de las instituciones públicas se ha ido reduciendo a lo largo de los últimos años. Sin embargo, este proceso no está siendo uniforme y, de hecho, hay ciertas instancias administrativas en las que el número de empleados públicos ha crecido durante el año 2013.

Por ejemplo, de acuerdo con los datos de la Encuesta de Población Activa, desde finales de 2011 hasta finales de 2012, los Ayuntamientos habían reducido su plantilla de empleados públicos en más de 85.000 personas. Sin embargo, a partir de octubre de 2012, el número total de asalariados municipales creció en más de 17.000 personas. De esa cifra, 3.000 contrataciones se dieron en los últimos meses de 2012 y 14.000 contratos se efectuaron entre enero y diciembre de 2013.

Otro ejemplo lo tenemos en los entes públicos. Este capítulo sí se venía reduciendo desde finales de 2011 hasta los últimos compases de 2012. Sin embargo, el año 2013 ha sido testigo de un nuevo repunte del alcance de la burocracia.

En consecuencia, estos organismos siguen manteniendo en nómina a más de 155.000 personas, una cifra idéntica a la registrada hace dos ejercicios. La comparativa es aún más sangrante si comparamos los datos de 2013 con los de 2009. Entonces, los entes públicos ocupaban a 144.000 personas, 12.000 menos que en la actualidad.

230.000 interinos menos

¿En qué capítulo se están dando las reducciones de plantilla? Principalmente, el ajuste se produce en las autonomías y en la Administración General. En concreto, las regiones tienen hoy 280.000 empleados menos, lo que supone un tajo del 15% en dos años. Por su parte, los empleados vinculados a la Administración General se han reducido en 71.000 personas, cifra equivalente al 12%.

Buena parte de este recorte a la burocracia se ha canalizado mediante el despido de interinos. En suma, las Administraciones han dejado de contar con más de 230.000 trabajadores clasificados en este grupo. Esto significa que la mitad de todo el ajuste de personal ha sido aplicado por esta vía, si bien la EPA aún contabiliza a más de medio millón de interinos entre los asalariados de las instituciones. Por el contrario, las plazas fijas de estas plantillas se han reducido menos de un 10%.

Crece un 7% la masa salarial

Si nos fijamos en la masa salarial contenida en las partidas de personal de las Administraciones, encontramos que el ajuste fiscal asumido por esta vía no ha sido suficiente para adaptar el gasto a la realidad económica de España. Cierto es que los empleados públicos asumieron una reducción salarial del 5% en 2010, a lo que se sumaron tres años de congelación salarial y una paga extra menos en 2012.

No obstante, el Informe de la Dirección General de Costes de Personal que emite el Ministerio de Hacienda apunta que la remuneración de los empleados de la Administración General cuesta ahora 17.349 millones de euros, un aumento del 7% frente a los 16.210 millones que se presupuestaban en el momento previo al pinchazo de la burbuja (2007).

En este periodo, la plantilla de la Administración General ha experimentado un aumento notable: concretamente, hay 14.057 empleados más que al comienzo de la crisis. Esto nos muestra que los ajustes producidos en los últimos años no han sido suficientes para revertir la tendencia alcista de los gastos de personal.

El baile de cifras requiere una interpretación cuidadosa. Por ejemplo, es cierto que hay menos funcionarios de carrera trabajando en los Ministerios. Sin embargo, el aumento de los complementos salariales y las variables, unido a la reducción insuficiente de las plantillas, nos explica que el gasto se haya disparado un 8% desde 2008.

Comparativa con el sector privado

De acuerdo con los datos de la Agencia Tributaria, el sueldo medio de la Administración Públicas asciende a 31.972 euros, un 39% más que los 23.061 euros que se perciben, en promedio, en el ámbito privado. La diferencia entre ambas magnitudes es de unos 9.000 euros, si bien en el año 2007, justo al final de la burbuja, este saldo comparativo arrojaba una ventaja de 10.600 euros.

En las empresas públicas, la comparación con la realidad del sector privado es aún más reveladora. Más de 3.300 trabajadores de estos organismos tienen sueldos anuales de más de 90.000 euros, 15.000 euros más que la remuneración anual del presidente del Gobierno. Ampliando el objetivo, encontramos que más de 11.500 ocupados en estas entidades perciben un sueldo anual de entre 54.000 y 90.000 euros.

El Tribunal de Cuentas cifra en unos 5.000 millones de euros el coste de mantener a los 190.000 trabajadores que están ocupados en este tipo de entidades y organismos. De media, la remuneración en la Administración Paralela asciende a los 33.600 euros anuales, de nuevo una cifra que se compara muy favorablemente con la media registrada para el ámbito privado (alrededor de 23.000 euros).

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios