Menú

Arias Cañete encarece el jamón ibérico

La nueva normativa impulsada desde el Ministerio de Agricultura coloca en inferioridad al mercado español en detrimento de los productos europeos.

0
La nueva normativa impulsada desde el Ministerio de Agricultura coloca en inferioridad al mercado español en detrimento de los productos europeos.
El cerdo de cebo supone el 80% del volumen nacional | Wikipedia

"La norma de calidad limita y condiciona el crecimiento y las posibilidades de producción de cerdos ibéricos en España, pero no cierra la producción descontrolada de otros países comunitarios". Así de tajante se muestran fuentes del sector de productos ibéricos al diario El Economista. Y es que, la nueva normativa de calidad de los productos como el jamón, paleta, lomo curado o carne fresca de cerdo ha puesto en pie de guerra a a las granjas.

Para las empresas porcinas, la nueva legislación impulsada por el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, sólo deja dos opciones: "O aumentar insosteniblemente los costes [y los precios] o reducir, al menos, un 30 por ciento la producción".

Las nuevas condiciones establecen, ignorando la legislación europea, que el cerdo esté en un espacio de dos metros cuadrados -el doble que hasta ahora-. Asimismo, el Ministerio fija la edad mínima para el sacrificio en los diez meses, cuando se puede llevar a cabo a partir de los ocho. En cuanto a este último punto, el sector ya manifestó a los legisladores la incoherencia de fijar el sacrificio en variables de edad en vez de por peso, factor más adecuado.

Pero donde realmente está el incremento de los costes y la pérdida de las inversiones realizadas hasta la fecha por el sector es en las nuevas clasificaciones de productos ibéricos. Anteriormente, la normativa establecía dos tipos de diferenciación: la genética y la de alimentación. En el caso de la primera, el productos podrían ser pata negra, es decir, 100% puro, o bien ibérico, mezcla de la raza duroc y el ibérico al 75 o al 50 por ciento. En cuanto a la segunda diferenciación, la de alimentación, albergaba el jamón de bellota, de recebo, de cebo de campo y el cebo -alimentados únicamente con piensos-.

Las nuevas reglas de juego

Con la nueva normativa de Arias Cañete se endurecen, por un lado, las condiciones para los jamones del tipo genético, obligando a indicar la pureza de la raza ibérica. Por el otro, reduce la clasificación de los productos de alimentación, eliminando el recebo, ya que había llegado a generar fraudes. El precinto negro será el que indique el 100% de la raza; el verde, aquellos cerdos que no lleguen a estar siempre al aire libre, y los del precinto blanco son todos los cerdos de granja.

El ánimo de la reforma es el de evitar confusiones a los consumidores, pero el sector alega que la nueva norma "encarece y dificulta las producciones de cerdos ibéricos de cebo". En opinión de las empresas porcinas, el Ministerio olvida que el cerdo ibérico de cebo supone el 80 por ciento del volumen nacional sobre una cabaña de 2 millones de animales. Asimismo, este perjuicio al sector se verá potenciado por la producción de productos similares de otros países de la Unión Europea como el Prosciutto de Parma, en Italia, o el cerdo bretón, en el país galo.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot