Menú

Cataluña aplica deducciones por fomentar el catalán y Madrid por escolarización

El 1 de abril arrancó la campaña de la Renta 2013 en la que se pone de manifiesto las diferencias entre unas comunidades y otras.

6

Este martes comenzó la temida, para muchos ciudadanos, campaña de la Renta. Los contribuyentes empiezan desde ahora una ardua tarea, que durará hasta finales de junio, en la que tendrán que recabar su información fiscal -ésta es, a priori, la tarea más sencilla porque si su situación no ha cambiado Hacienda les envía sus datos fiscales-, y luego mediante el programa PADRE o con el borrador se cumplimentaría la declaración.

Dentro de la declaración, hay varios aspectos importantes a tener en cuenta de carácter general. Por ejemplo, este es el primer año en el que las viviendas adquiridas el año anterior no tienen derecho a deducción. Otra de las novedades de la presente campaña pasa por que los premios de las loterías y otras apuestas organizadas por Loterías y Apuestas del Estado y por las diferentes comunidades autónomas, Cruz Roja Española e incluso la ONCE, ya no están exentas en el impuesto sobre la Renta.

Además, en los ejercicios fiscales de 2012, 2013 y 2014 han aumentado los tipos del Impuesto sobre la Renta desde 0,75 a 7 puntos porcentuales adicionales, dependiendo del nivel de ingresos.

Es muy importante también recordar que las CCAA tienen cedido la mitad del IRPF y pueden variar parcialmente los tramos, los tipos y las deducciones. Así, a los cambios en la parte estatal de este año hay que añadir algunos que han aprobado varias comunidades. Concretamente, Extremadura y Murcia han hecho cambios que influirán en los contribuyentes en esta campaña.

Adolfo Jiménez, presidente de la Asociación de Asesores y Gestores Fiscales (ASEFIGET), explicaba este martes en los informativos de esRadio que en Extremadura unos 430.000 ciudadanos, sobre todo de rentas medias y bajas, disfrutarán este año de "un pequeño descuento. Todo lo contrario de lo que sucede en Murcia, donde han subido los tramos más altos y pueden incluso llegar al 55%" en 2013.

"Había que hablar de comunidad en comunidad porque somos un Reino de Taifas, pero según donde viva uno le cuesta más a efecto de los impuestos que tienen que pagar, pero una barbaridad de diferencias", dice Jiménez. "Madrid es de las que mejor están comparativamente con el resto. Cataluña, Valencia o Murcia lo tienen bastante mal. Es muy negativo que no nos basemos en la misma estructura de costes todo el mundo", asegura el presidente de los asesores fiscales.

Deducciones dispares en cada comunidad

Aparte de las diferencias en los tramos y tipos por comunidades autónomas, existe una gran variedad en las deducciones fiscales que ofrece cada comunidad. Por ejemplo, el ciudadano madrileño puede lograr un descuento de hasta 900 euros por cada hijo en la declaración de la Renta. Los contribuyentes de la capital de España podrán deducirse 600 euros por el primer hijo, 750 si se trata del segundo y hasta 900 euros si se trata del tercero o sucesivos.

Además, la Comunidad de Madrid es de las pocas que aplican deducciones en la declaración por gastos educativos. Estas reducciones en la cuota ascienden hasta los 900 euros. El porcentaje de la reducción es del 15% para los gastos de escolaridad, del 10% para los gastos en la enseñanza de idiomas o del 5% del gasto en el vestuario escolar.

Estas diferencias son notables con respecto a otras comunidades como, por ejemplo, Cataluña, que ofrece una deducción por nacimiento o adopción de hijos de 150 euros por progenitor. Aquí la única deducción por educación que se aplica es la correspondiente al "pago de intereses de préstamos para los estudios de máster y doctorado".

Sin embargo, lo que sí que beneficia fiscalmente la Generalidad es el fomento del uso de la lengua catalana. El 15% de las cantidades donadas a favor del Instituto de Estudios Catalanes y de fundaciones que fomenten la lengua catalana y que figuren en el censo de estas entidades que elabora el departamento de política lingüística podrán deducirse de la declaración.

Por otro lado, en Andalucía, una de las deducciones más especiales -por no existir en otras comunidades- es la que va dirigida a los gastos de defensa jurídica en relaciones laborales de los trabajadores. La cuantía y el límite máximo de este beneficio fiscal pasa por el importe satisfecho por el contribuyente en defensa jurídica en situaciones de despido y cubre hasta 200 euros.

En Aragón, los ciudadanos que pongan una vivienda a disposición del Gobierno Regional, dentro del plan de Vivienda Social de la Comunidad, disfrutarán de una deducción del 30% de los rendimientos del capital inmobiliario. Asimismo, la certificación de la gestión forestal sostenible de un terreno se premia en el Principado de Asturias... Son muchas y variadas las deducciones con las que cada comunidad pretende ayudar a sus ciudadanos, haciendo que las diferencias en el pago de IRPF por vivir en uno u otro lugar sean, en ocasiones, muy elevadas.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation