Menú

Arturo Fernández ultima un nuevo plan para salvar Cantoblanco

"Estamos negociando una reestructuración completa de la empresa", afirma Arturo Fernández a Libre Mercado.

"Estamos negociando una reestructuración completa de la empresa", afirma Arturo Fernández a Libre Mercado.
El presidente de Cantoblanco, Arturo Fernández I Cordon Press.

Arturo Fernádez va a reestructurar el Grupo Cantoblanco. El presidente de la patronal madrileña CEIM y vicepresidente de CEOE trabaja en un nuevo plan para solventar la delicada situación financiera de su empresa de restauración y ocio, una de las más importantes del sector, con cerca de 2.000 trabajadores en toda España.

El grupo hostelero acumula una deuda que ronda los 50 millones de euros, de los que una parte corresponden a Hacienda y a la Seguridad Social. Fuentes conocedoras del proceso consultadas por Libre Mercado, explican que la empresa habría obtenido un balón de oxígeno tras lograr que ambos organismos aplacen las fechas de vencimiento.

Asimismo, continúa el proceso de negociación con los bancos acreedores, entre los que se encuentran Banco Santander, Popular y March. La compañía ya ha llegado a varios acuerdos de refinanciación de deuda con algunas de estas entidades y sigue negociando con otras nuevos plazos.

El riesgo de que Cantoblanco se quedara sin alternativas para revertir el estado de sus cuentas llevó al empresario madrileño a contratar a Norantion, una gestora especializada en la asunción temporal, global o parcial, de la dirección ejecutiva de las empresas con problemas. Hace poco menos de dos semanas, la gestora redactó un diagnóstico de urgencia sobre Cantoblanco para desarrollar un nuevo plan de viabilidad.

"Estamos negociando una reestructuración completa de la empresa", ha explicado Arturo Fernández a este periódico. El empresario prevé que para antes del verano el proceso haya concluido. "No tengo ninguna duda de que Cantoblanco va a sobrevivir", afirma.

Fernández avanza que su grupo va a cambiar o prescindir de los negocios que no sean rentables, "pero no vamos a despedir a nadie", añade. Otra de las medidas que se barajan consiste en otorgar una participación accionarial a sus directivos y trabajadores.

Fallan los intentos de venta

El propio Arturo Fernández ha reconocido en varias ocasiones que "2013 ha sido el peor año" de la firma. A finales del año pasado, tras dos intentos frustrados por vender el 51% del grupo, la firma de capital riego Real Investment Holding decidió entrar en el capital de la compañía.

En un primer momento, dos empresas del sector se interesaron por el grupo de restauración: Serunión y Mediterránea de Catering. Pero tras varias reuniones con la directiva de Cantoblanco no alcanzaron un acuerdo y, finalmente, se retiraron del proceso.

Más de 100 años de historia

Cantoblanco es una compañía con más de 100 años de historia. En 1898, Arturo Fernández Iglesias, abuelo del actual presidente, fundaba Armería Arturo, en la calle Hortaleza de Madrid, donde fabricaba y arreglaba escopetas de caza. Después, fundaría el club de Tiro Cantoblanco, con su correspondiente comedor, por lo que se fue introduciendo en el sector de la hostelería.

En la actualidad, Cantoblanco desarrolla su actividad en siete áreas diferenciadas: restaurantes, hoteles, eventos, cátering, vending, motor y clubs deportivos, aunque todas ellas tienen como denominador común la restauración.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios