Menú

Los euroescépticos se abren paso en la UE gracias a la crisis

Los partidos que abogan por salir de la UE y del euro ganarán casi el 20% de los escaños en las próximas europeas, según las últimas encuestas.

0
Los partidos que abogan por salir de la UE y del euro ganarán casi el 20% de los escaños en las próximas europeas, según las últimas encuestas.

La crisis económica no sólo se está traduciendo en un declive inédito del bipartidismo que, hasta ahora, lideraban conservadores y socialdemócratas en países tales como España, Grecia, Portugal o, más recientemente, Francia, sino que, al mismo tiempo, se observa un fenómeno similar en el conjunto de la UE, tras incrementarse la brecha entre europeístas y antieuropeístas hasta cifras récord.

Los partidos minoritarios se han abierto un hueco en diferentes parlamentos nacionales como consecuencia de la crisis económica. Mientras, a nivel de la UE, el fenómeno político más destacado es el auge del euroescepticismo, es decir, partidos que apoyan la salida de sus respectivos países de la UE y del euro como, por ejemplo, El Frente Nacional de Marine Le Pen en Francia, el Movimiento Cinco Estrellas de Beppe Grillo en Italia, la formación comunista Syriza de Alexis Tsipras en Grecia o el independentista británico UKIP que lidera Nigel Farage. Asimismo, cabe señalar el ascenso de formaciones neonazis, como Amanecer Dorado en Grecia o El Movimiento por una Hungría Mejor (Jobbik).

Las encuestas avanzan que los euroescépticos podrían ganar casi el 20% de los escaños en el Parlamento Europeo, unos 130 asientos de un total de 751, una cifra récord. Este movimiento ha crecido de forma sustancial entre los países más golpeados por la crisis y en los que reina el pesimismo acerca de la situación económica.

Según el último Eurobarómetro, chipriotas (con el 51% de los encuestados) y británicos (47%) son los europeos que muestran, hoy por hoy, un mayor rechazo hacia la UE, ya que consideran que su país puede afrontar mejor el futuro fuera de la Unión. Pero no son los únicos: en Austria, República Checa y Eslovenia este porcentaje supera el 40%; mientras que en Portugal, Francia, Italia, Croacia, Hungría, Polonia, Letonia y Suecia se sitúa por encima del 30%. En el caso de España, ronda el 25%.

Chipre fue el último país rescatado por la troika -Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional- tras la quiebra de su banca, que supuso la aplicación de quitas a los depósitos de más de 100.000 euros. Asimismo, en el caso de Reino Unido, en donde la opinión pública siempre se ha mantenido muy escéptica respecto a las instituciones europeas, este sentimiento ha aumentado tras los últimos desacuerdos que han mantenido Londres y Bruselas respecto al futuro de la UE. Prueba de ello es que UKIP roza en la actualidad el 32% de intención de voto en Reino Unido de cara a las elecciones europeas que se celebrarán entre el 22 y 25 de mayo.

Por otro lado, la última encuesta elaborada por el prestigioso Pew Research Center en siete países miembros (Francia, Alemania, Grecia, Italia, Polonia, España y Reino Unido) refleja el desplome que ha experimentado la imagen de la UE durante la crisis. Entre 2007 y 2013, la opinión favorable hacia las instituciones comunitarias bajó 34 puntos porcentuales en España, hasta situarse en el 46% de los encuestados, 21 puntos en Francia (41%) y 20 puntos en Italia (58%).

Pese a ello, ha subido en el último año, al pasar del 46 al 52% de media, conforme ha mejorado la economía europea. De igual modo, el porcentaje de encuestados que considera que la integración europea fortalece su economía nacional ha crecido del 26 al 38% en el último año, aunque esta opinión sigue siendo minoritaria en la mayoría de países, sobre todo en Italia (apenas el 9% de los encuestados), Grecia (17%), Francia (26%) y España (38%).

Además, menos de la mitad de los encuestados apoya ceder más poder y competencias a Bruselas para combatir la crisis. Estas tasas son especialmente bajas en Reino Unido (19%,) Grecia (27%), Italia (38%) y España (43%).

De hecho, incluso la mayoría de alemanes (50%) y franceses (55%) rechaza fortalecer el poder que ostentan las autoridades comunitarias.

En cuanto al euro, el respaldo a la moneda única sigue siendo fuerte en la mayoría de países, a excepción de Italia, en donde el 44% de los encuestados apoyaría el regreso a su moneda nacional (la lira).

Sin embargo, lo más relevante es que la confianza en la moneda única ha caído de forma sustancial durante la crisis.

También destaca el hecho de que tan sólo el 22% de los europeos está satisfecho con la situación y dirección que lleva su país. Los más críticos son los griegos, españoles e italianos, con tasas inferiores al 10%, mientras que en Alemania casi el 60% de la población considera que avanzan en la dirección correcta.

Entre 2007 y 2013, la opinión favorable sobre la situación económica se ha desplomado 61 puntos porcentuales en España, 54 en Reino Unido, 22 en Italia y 21 puntos en Francia. Los alemanes, por el contrario, son los más optimistas, ya que el 85% cree que su economía está bien encaminada, aunque también destaca Reino Unido, en donde la opinión favorable sobre su economía se ha triplicado desde 2009.

Por último, llama la atención la opinión desfavorable hacia la inmigración que se ha registrado en los últimos años. Una media del 55% de los encuestados en los siete países citados desea que haya menos inmigrantes.

Esta tasa es especialmente alta en Grecia (86%), Italia (80%) y Francia (57%). De media, el 52% considera que los inmigrantes son una carga porque ocupan puestos de trabajo en detrimento de los nacionales y consumen prestaciones sociales.

En concreto, los italianos muestran un especial rechazo hacia los musulmanes, mientras que los griegos son los más antisemitas, con casi un 47% de la población mostrando una opinión desfavorable.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD