Menú

Kicillof amenaza con expulsar a Citibank de Argentina

La entidad norteamericana apeló a la Corte sobre el alcance de la orden del juez al estar entre la espada y la pared por regirse bajo ley argentina.

60
El ministro Axel Kicillof y el canciller Héctor Timerman durante la rueda de prensa. | Cordon Press.

La pelea entre los holdouts (fondos buitre) y el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha dejado en pleno fuego cruzado al banco estadounidense Citibank.

Las dudas de la entidad estriban en la inexactitud de la orden del juez Thomas Griesa para el próximo pago a los bonistas previsto para final de septiembre. Tras el bloqueo el pasado 26 de junio del pago por 532 millones de dólares, efectuado por el Gobierno de Kirchner en el Banco of New York Mellon y que tenía como objetivo esquivar el fallo del juez que ordena a pagar antes a los holdouts que al resto de bonistas, quedó un cabo suelto.

El juez Thomas Griesa autorizó a Citibank a realizar "por única vez" el pago de los títulos emitidos bajo ley argentina y denominados en dólares, con la intención de no afectar al acuerdo con Repsol a raíz de la expropiación de YPF. Tras la decisión, quedó en el aire cómo actuar de cara a los próximos pagos de esos bonos recogidos bajo legislación autóctona y pagados en dólares.

El próximo 30 de septiembre, Citibank Argentina recibirá otros 5 millones de dólares del Gobierno argentino, los cuales debe retener para cumplir la orden del juez Griesa, aun a sabiendas que sus clientes pueden demandarlo al estar dichos bonos condicionados bajo ley autóctona.

"La ley argentina requiere que Citibank Argentina acredite en las cuentas de sus clientes cuando recibe un pago de instrumentos que tiene para ellos en custodia, incluyendo los bonos bajo legislación argentina. Si no lo hace, estará sometido a un grave riesgo de sanciones penales y regulatorias, así como también de responsabilidad civil", señala el escrito de reclamación presentado por la entidad.

Tras el mencionado recurso de apelación presentado por Citibank, será la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York quien decida el alcance de la orden del juez, el próximo 18 de septiembre.

"El Estado argentino tiene obligación"

Mientras tanto, el Ejecutivo kirchnerista sigue incrementando su autoritarismo y deja al banco entre la espada y la pared. Decida lo que decida la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York sobre el alcance del fallo del juez Griesa para bloquear los bonos bajo ley argentina, Citibank deberá realizar el pago.

Tal y como ha publicado el diario argentino Clarín, el secretario de Finanzas, Pablo López, envió el pasado 6 de agosto una carta al director de Citibank Argentina, Gabriel Ribisich, ordenándole que cumpla con el pago retenido a los bonistas bajo legislación argentina. La contundente misiva del subordinado del ministro Kicillof dejaba claro que, de lo contrario, el Gobierno le revocará la licencia para funcionar como banco comercial.

El banco estadounidense, que lleva más de 100 años operando en el país austral, ha preferido no realizar declaraciones al "estar en pleno diálogo con el Gobierno". Por su parte, el ministro de Economía, Axel Kicillof, sí se ha pronunciado sobre el tema este jueves, durante la presentación de una Convención Internacional para Regular las Reestructuraciones de Deuda de los Países.

Dicha propuesta regulatoria, elaborada por el grupo G77+ China, será presentada el próximo 9 de septiembre a la Asamblea de las Naciones Unidas que, de aprobarse, abrirá la posibilidad a los países que voluntariamente quieran acatarla de elaborar un texto normativo sobre reestructuraciones de deuda.

En las declaraciones recogidas por LM en la conferencia de prensa, Kicillof aseguró que "en tanto Citibank cumpla las normas argentinas, no habrá sanción". El ministro recordó con rencor que "aquel mismo banco que en el corralito sacó una declaración diciendo que su Casa Matriz (sede Nueva York) no iba a responder por los dólares de los argentinos al ser (Citibank Argentina) una empresa argentina", ahora deberá resolverse por la legislación del país.

El ministro, tras acusar de amarillismo a los periodistas que de "forma capciosa" interpreten ‘Kicillof quiere echar a Citibank’, finalmente resolvió: "¿La pregunta es si el Estado argentino va a hacer algo si Citibank incumple la regulación argentina? Tiene obligación", sentenció.

Por su parte, el juez Griesa ha convocado a petición de los holdouts una nueva audiencia para el próximo 10 de septiembre, al estar en contra de las apelaciones de Citibank con respecto al acatamiento del fallo.

Génesis

La entrada de Argentina en default se produjo al no poder el Ejecutivo de Kirchner pagar la cuota periódica a los bonistas del canje de 2005 y 2010 debido al bloqueo de 532 millones de dólares ordenado por el juez Griesa.

Dicha orden busca hacer cumplir la sentencia decretada por la Corte de EEUU en 2012, que obliga a resolver primero el 100% de la deuda con los holdouts o bonistas que no se adhirieron a ninguno de los canjes (los fondos NML y Aurelius) antes que con el resto de acreedores que sí aceptaron la quita.

El problema radica en las condiciones a las cuales están sujetos los bonos de reestructuración de la deuda argentina. En dichos acuerdos de reestructuración, donde el 92,4% de los acreedores aceptaron una quita del 67%, se estableció mediante la llamada Cláusula RUFO la obligación de igualar a todos los bonistas cualquier oferta con una quita inferior a la mencionada en la reestructuración.

De tal modo que, si Argentina paga los 1.600 millones de dólares (1.330 + intereses) que adeuda a los holdouts (el 7,6% de los bonistas), también debe pagar el 100% a los bonistas que aceptaron los canjes (el 92,4% de los bonistas restantes). De ocurrir, el montante a pagar sería de 120.000 millones de dólares.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios