Menú

El gráfico que resume la crisis en España

A pesar de la recuperación de los últimos trimestres, el nivel de empleo sigue siendo más de un 15% inferior al de comienzos de la recesión.

21
A pesar de la recuperación de los últimos trimestres, el nivel de empleo sigue siendo más de un 15% inferior al de comienzos de la recesión.

La crisis que ha vivido España entre 2008 y 2013 pasará a la historia. Y no es una frase hecha. Al menos en términos de empleo, ninguna otra de las recesiones sufridas por nuestro país ha sido tan profunda y tan larga. De hecho, la comparación con anteriores momentos de dificultades económicas es muy dolorosa.

Desde que tenemos datos comparables, nunca antes la destrucción de puestos de trabajo fue tan elevada. La buena noticia es que parece que al fin ha empezado la recuperación. Llevamos casi 30 trimestres desde el inicio del colapso. Parece un tiempo razonable para que las cosas empiecen a cambiar.

Tras siete años, es difícil sea llamar la atención con una nueva cifra. Por eso, quizás lo mejor sea cambiar las tablas con datos por una imagen, un buen gráfico que muestre de un vistazo no sólo el daño producido por la recesión, sino cómo se compara ésta con anteriores crisis. En este sentido, es muy significativo el siguiente cuadro, sacado de la presentación de Marcel Jansen (Universidad Autónoma) y Sergi Jiménez-Martín (Universidad Pompeu Fabra) para las jornadas El futuro del empleo en España, que organizaron este jueves Fedea y JP Morgan en Madrid. La imagen muestra la destrucción de empleo por trimestres en las tres últimas grandes recesiones que ha vivido España.

Como puede verse, la de 1991, a pesar de lo dura que pareció en su momento, fue la más corta. Eso sí, tardamos 23 trimestres (casi seis años) en volver a los niveles de empleo anteriores a la crisis. Es una cifra muy alta, pero palidece ante los 53 trimestres (13 años) que necesitó nuestro país para recuperarse en la crisis de los años 70.

Fedea

Por debajo podemos ver la línea verde de la actual crisis. Y aquí hay una noticia muy mala y otra que quizás pueda darnos algo de esperanza. En la parte negativa, está la profundidad de la caída. Desde los picos de 2007, nuestro país ha perdido un 18% de empleo (casi uno de cada cinco puestos de trabajo). Es una cifra muy elevada, sin parangón en ninguno de los países de nuestro entorno. Es más, tras 29 trimestres (siete años), seguimos un 15% por debajo de aquellos niveles.

La parte buena de la lectura es que parece que la tendencia ha cambiado. Con cinco millones de parados, no deberíamos lanzar las campanas al vuelo a la ligera, pero el repunte del empleo parece sólido y las perspectivas para 2015 son claramente optimistas. Si así fuera, podría esperarse que la línea verde de nuestro gráfico volviera a cruzar la naranja en su camino ascendente. ¿El objetivo?: no tardar 13 años en recuperar el nivel de empleo de 2007. Eso sí, ya llevamos más de la mitad del tiempo perdido, así que no hay tanto margen como podría pensarse.

En este sentido, el siguiente cuadro puede servir para explicar el drama al que la duración de la crisis ha empujado a cientos de miles de trabajadores españoles. Muestras los datos de los desempleados (EPA del tercer trimestre) en función de su tiempo de búsqueda de empleo. Como puede verse, el 62,7% de los parados españoles son de larga duración (llevan más de un año sin trabajar). De hecho, casi la mitad (44,3% de los parados) acumula ya 24 meses sin un trabajo.

¿Será capaz nuestro país de volverlos a integrar en el mercado laboral? ¿Cuánto capital humano se ha perdido por el camino? ¿Serán capaces de volver a tener una carrera profesional sana? No será nada fácil responder a estas preguntas. Hablamos de 3,5 millones de personas. Pero el futuro a medio plazo de nuestro país dependerá en buena parte de su capacidad para no dejarles por el camino.

Fedea

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation