Menú

Madrid se planta ante el nuevo plan de Montoro: "Es una gigantesca injusticia"

Montoro sostuvo que las medidas anunciadas, entre ellas tres años de interés a cero para las cumplidoras, benefician a todos. No convenció.

107
Cristóbal Montoro | EFE

La guerra continúa. La Comunidad de Madrid y el Ministerio de Hacienda están más enfrentados que nunca. Y este martes, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) no ha servido para calmar los ánimos. Las nuevas medidas anunciadas por Cristóbal Montoro no han gustado nada al Gobierno de Ignacio González.

De esta manera, el consejero de Economía de Madrid, Enrique Ossorio, ha explicado a la salida de la reunión lo que a su juicio es un nuevo caso de agravio comparativo con su comunidad. Las anunciadas medidas de reducción de la carga financiera favorecen, en su opinión, a las regiones incumplidoras a cambio de unas pocas pildoritas para las que están dentro de los límites marcados por el Gobierno.

Ossorio ha asegurado que "si Madrid aceptara esas condiciones, tendría una ventaja de 90 millones" frente a los 3.700 millones de Cataluña. Por eso cree que es una "gigantesca injusticia" que las comunidades con menos volumen de deuda se encuentren con esta diferencia de trato: "El Estado da unas subvenciones bestiales a las que están en el FLA y a nosotros muy poco".

Cristóbal Montoro lo ve de una forma diferente. En su opinión, lo que hace el Estado es "ayudar" a todas las regiones, mejorando sus condiciones de financiación y asumiendo los costes en los que puedan incurrir por esta nueva deuda. Por eso, en su opinión, no hay ningún agravio, sino una mejora que beneficia a todos. Además, ha recordado que el Estado asumirá el coste de las devoluciones por el céntimo sanitario y la recaudación del impuesto por depósitos bancarios se transferirá a las CCAA.

Por su parte, el consejero de Economía de la Generalidad, Andreu Mas-Colell, ha dicho que la iniciativa que aprobará el Gobierno para mejorar la ley de financiación autonómica es positiva y "está bien", aunque ha aclarado que no existe una "idea cuantitativa de sus efectos" en las arcas de las comunidades.

Las medidas

Pero las palabras del ministro no han convencido a Madrid. De hecho, su consejero ha despreciado por ser casi irrelevantes las medidas anunciadas por el Gobierno para aplacar la furia de algunas comunidades populares (Madrid, Castilla y León, Galicia y Aragón llegaban al CPFF con muchas dudas sobre la propuesta de Montoro). El Ministerio ha ofrecido a estas regiones suprimir las liquidaciones de los años 2008 y 2009 y aplazar la de 2013. El problema para Ossorio es que "no se han dado cuenta de que las de 2008 y 2009 ya fueron ajustadas en Contabilidad Nacional en 2011, porque ese déficit ya se computó", por lo que esta medida no tendría ningún impacto en sus cuentas. Además, la liquidación para Madrid en 2013 sale positiva, por lo que tampoco se beneficiarán de esta medida: "No hay nada que nos favorezca", se ha quejado el consejero.

Mientras, a las comunidades que han acudido al FLA (porque no podían endeudarse por su cuenta y habían incumplido sus objetivos de déficit) Hacienda les ha prometido una serie de medidas realmente ventajosas. Así, el interés que tendrían que pagar por esta deuda será igual a 0%, en lo que respecta a las obligaciones ya contraídas en los años 2012, 2013 y 2014. Además, se pone a tipo cero todo lo solicitado en el marco del Plan de Pago a Proveedores y se anuncia que las nuevas obligaciones contraídas a lo largo del año 2015 también irán a tipo cero. No está claro qué ocurrirá con la nueva deuda de los años 2016 y 2017.

De esta forma, las comunidades No FLA sólo se beneficiarán a futuro, en un contexto de tipos mucho más bajos que los de los últimos tres ejercicios y con un mercado de deuda mucho más accesible. Mientras, las regiones FLA disfrutarán de un enorme descuento por la deuda que asumieron en los peores años de la crisis, cuando regiones como Madrid estaban haciendo fuertes ajustes para no perder su capacidad de financiación y cumplir los objetivos de déficit.

Eso sí, a futuro habrá importantes novedades. Todas las comunidades que cumplan los objetivos de estabilidad presupuestaria, deuda publica y periodo medio de pago a proveedores podrán adherirse a la facilidad financiera del Gobierno sin presentar siquiera un plan de ajuste. Las que no cumplan los anteriores requisitos sí se verán obligadas a pasar por el FLA y a presentar planes de ajuste para que Hacienda los apruebe.

En total, las nuevas facilidades de liquidez suman cerca de 40.000 millones: unos 28.000 millones para el FLA, 12.000 millones para el nuevo fondo para las comunidades que cumplan con sus objetivos de déficit y unos 1.200 millones para un nuevo Fondo Social destinado a cubrir las deudas de las regiones con sus ayuntamientos.

Tensión entre administraciones

El enfrentamiento entre la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Hacienda viene de largo. Todos los CPFF celebrados en 2014 han generado tensión entre ambas administraciones. La principal queja del Gobierno de Ignacio González es que todas las medidas de alivio financiero van destinadas a las regiones que han incumplido sus objetivos de déficit.

Desde el Gobierno, se responde que nada de lo aprobado perjudica a las demás regiones. Simplemente, según su versión, se mejora el acceso a la financiación de las que peor están y se permite que el resto se beneficie de las mismas condiciones. Por eso, el ministro pedía el pasado viernes a las CCAA que dejaran de quejarse y de mirar al vecino, algo que no ha sentado demasiado bien a estas regiones. Porque la pregunta que se hacen es si no merecen las comunidades que han ido cumpliendo algún tipo de compensación. Es decir: si las regiones que acudieron al FLA ven ahora reducirse de forma significativa el coste de su deuda, por qué no puede beneficiarse de alguna forma al resto.

Madrid, Galicia, Aragón o Castilla y León son las más beligerantes con los planes de Hacienda. Destaca que son cuatro regiones con las cuentas relativamente saneadas y que, además, gobiernos del PP. Es decir, Moncloa se enfrenta a algunos de los feudos en los que debería intentar apoyarse para aguantar su poder territorial en las elecciones de 2015.

Las quejas de las comunidades van en varias direcciones. Por una parte, no entienden que las medidas del Gobierno sean retroactivas, beneficiando a los que lo hicieron mal en el pasado. Por otro, protestan porque se les meta a todos en el mismo saco. En este sentido, piden que no se les obligue a cumplir con las mismas condiciones que el resto. Es decir, que si acuden al nuevo FLA por una mera cuestión de ahorro en el pago de intereses no se vean sometidos al control de Hacienda como las regiones con un déficit excesivo y que tendrían muchas más dificultades de financiarse en el exterior.

En este sentido, parece que la jugada del Ministerio es clara: ofrece unas condiciones de financiación inmejorables a las regiones, que éstas no pueden rechazar, a cambio de estrechar un poco su control sobre la gestión autonómica. En este sentido, la consejera andaluza, que ha sido la primera en abandonar la reunión, ha acusado al Gobierno de "cercenar" la capacidad de las comunidades, al "retener el crédito" cuando "no satisfacen los gastos" que el Estado demanda. Por eso, Madrid ha pedido que se permita a las regiones solventes financiarse por sí mismas. Ossorio ha asegurado que es una buena noticia para España que haya comunidades sin problemas de financiación y que éstas no deberían estar sometidas a las mismas restricciones que las demás.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Una niña de dos años es golpeada por un bola de béisbol a más de 100 km/h
    2. Évole se ensaña con Puigdemont
    3. Federico Jiménez Losantos: 'Por qué fracasó el 23-F y está triunfando el 1-O'
    4. Las hijas gemelas de Julio Iglesias son las nuevas estrellas de la familia
    5. Socios del Espanyol echan en cara al club su postura sobre el referéndum
    0
    comentarios

    Servicios