Menú

Los holandeses quieren expulsar a Grecia y los alemanes que pague su deuda

La mitad de los holandeses quiere que Grecia abandone la Unión y la inmensa mayoría de alemanes rechaza la aplicación de quitas sobre su deuda.

Libre mercado
161
La mitad de los holandeses quiere que Grecia abandone la Unión y la inmensa mayoría de alemanes rechaza la aplicación de quitas sobre su deuda.
El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras.

Las posturas que mantienen los principales líderes europeos sobre Grecia están más o menos definidas, con Alemania en el papel de poli malo, Francia en el de poli bueno y Atenas, con su ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, a la cabeza, jugando una arriesgada partida de poker con la troika y el conjunto de socios comunitarios.

Pero, ¿qué piensan los votantes de los países acreedores al respecto? Tras el órdago lanzado por Grecia, comienzan a aparecer las primeras encuestas de opinión al respecto. Por el momento, destacan tres: una realizada en Holanda y dos referidas a Alemania.

En primer lugar, los holandeses apuestan por la expulsión de Grecia. Según un sondeo elaborado por Gallup, hasta el 50% del electorado holandés apoya que el país heleno salga del euro tan pronto como sea posible, superando en mucho a quienes prefieren que se mantenga en la Unión Monetaria.

En Alemania, por su parte, existen opiniones enfrentadas, pero la inmensa mayoría de la población coincide en rechazar la aplicación de nuevas quitas sobre la deuda helena, tal y como reclama el Gobierno griego liderado por Alexis Tsipras (Syriza).

Así, tan sólo el 16% de los alemanes aceptaría una quita, algo más de 30% apuesta por extender los vencimientos de pago, mientras que el 43% rechaza la negociación y exige que Grecia pague lo que debe en tiempo y forma, según una encuesta de la firma Emnid para N24. Pese a ello, la mayoría de alemanes (62%) quiere que Grecia se mantenga en el euro, frente al 26% que optaría por su expulsión, según publica por el diario Bild.

Espaldarazo a los euroescépticos alemanes

Por otro lado, la victoria de la izquierda radical en Grecia no sólo podría influir en el auge del populismo en otros países del sur de Europa, como España (Podemos) e Italia (Movimiento 5 Estrellas), sino que también ayudaría a impulsar el avance de los partidos euroescépticos en el norte de Europa.

En este sentido, destaca el caso de Alternativa para Alemania (AfD), que confía en mejorar sus resultados electorales tras la nueva crisis desatada por Grecia. Su líder, Bernd Lucke, defendió este domingo, durante el congreso de su partido celebrado en Bremen, la necesidad de aplicar una quita a la deuda griega, pero también que el país heleno salga del euro. "Obviamente, todos queremos que Grecia abandone la zona euro", según declaró a Reuters.

Dicha formación, que nació en 2013 para reflejar el rechazo que expresan muchos alemanes a la política de rescates soberanos liderada por Bruselas y el Banco Central Europeo (BCE), se está haciendo un hueco entre los votantes germanos y, tras la victoria de Syriza en Grecia, confían en cosechar unos buenos resultados en las elecciones regionales de Hamburgo del próximo 15 de febrero, después de haber obtenido representación política y un 10% de los votos en tres estados germanos.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios