Menú

Berlín califica de "caballo de Troya" la extensión del crédito que pide Atenas

Los técnicos alemanes consideran que la solicitud de Atenas para prorrogar el rescate es una "obra maestra de la ambigüedad".

0
Los técnicos alemanes consideran que la solicitud de Atenas para prorrogar el rescate es una "obra maestra de la ambigüedad".

El Gobierno alemán ve la oferta de compromiso del Gobierno griego al Eurogrupo como un "caballo de Troya", "algo atractivo por fuera y peligroso por dentro", según un documento interno del Ministerio de Finanzas.

Entre los expertos del Ministerio de Finanzas se considera la carta que el ministro griego del ramo, Yanis Varufakis, envió el jueves al presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, como una "obra maestra de la ambigüedad" en la que se apunta a todas las exigencias que ha hecho el Eurogrupo, para luego relativizarlas.

En la misiva, Atenas reconoce sus obligaciones financieras con todos los acreedores y se declara dispuesta a cooperar con los socios para evitar problemas técnicos en la implementación del programa de crédito propiamente dicho.

Pero, en opinión de Berlín, ese pasaje, en el que el que compromiso de Atenas se limita a aspectos "financieros y de procedimiento", convierte la presunta solicitud de prórroga del programa en una mera petición de prolongación del crédito, con lo que se dejan de lado las reformas pactadas en el memorando de entendimiento.

Además, según el Ministerio, la carta es ambigua incluso en la frase en la que Varufakis reconoce las obligaciones griegas. El verbo inglés utilizado por Varufakis es "to honour", lo que se puede traducir por pagar, respetar, aceptar o reconocer, apunta Berlín.

Otra expresión en la que los expertos del Ministerio de Finanzas han encontrado una ambigüedad peligrosa la usa Varufakis para declarar la intención del Gobierno griego de moverse ("proceed toward") hacia un cumplimiento exitoso del programa.

Esta expresión no indica, según los expertos, que Atenas tenga la intención de cumplir el programa. El uso del término "supervisión" para referirse al papel que pueden tener el Banco Central Europeo (BCE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Europea (CE), las instituciones de la troika, también puede ser, en opinión del Ministerio, menos comprometedor que "control".

Reunión del Eurogrupo

Los ministros de Economía de la eurozona celebran este viernes una reunión extraordinaria, la tercera en dos semanas, con el fin de decidir si aceptan la petición de Grecia de prorrogar seis meses su actual programa de asistencia financiera, que expira el 28 de febrero.

Alemania ya ha manifestado su escepticismo sobre la solicitud de Atenas porque considera que no se ajusta a las exigencias del Eurogrupo. En la misma línea se encuentran países como Bélgica, Finlandia o Eslovaquia. En contraste, Francia, Italia y la Comisión han mostrado su apoyo a la petición griega.

La posición de Berlín choca abiertamente con la del presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, que ha mantenido intensos contactos en las últimas horas tanto con el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, como con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, para impulsar un acuerdo.

"El presidente Juncker ve en esta carta un signo positivo que en su opinión podría sentar las bases para un compromiso razonable en interés de la estabilidad financiera en la eurozona en su conjunto", ha dicho su portavoz, Margaritis Schinas. Juncker "sólo tiene un plan A" y "su única preocupación es facilitar un acuerdo a 19", ha agregado.

Tras hacerse público el rechazo de Berlín, la canciller alemana, Angela Merkel, mantuvo una conversación telefónica "constructiva" con Tsipras en la que ambos líderes coincidieron en su voluntad de buscar una solución mutuamente aceptable para Grecia y la eurozona.

Una respuesta negativa del Eurogrupo podría tener consecuencias muy graves para Grecia. Los analistas consideran que, sin un acuerdo, la financiación de emergencia para los bancos griegos (ELA, por sus siglas en inglés) aprobada por el Banco Central Europeo (BCE) podría agotarse tan pronto como la semana que viene y obligar a imponer controles de capital, primer paso para la salida de Grecia del euro.

Bruselas cree que no habrá acuerdo

A pesar del choque con la postura del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, la CE también considera que no habrá acuerdo este viernes porque, aunque se están produciendo "negociaciones constructivas" y se han realizado "progresos", todavía se necesita "trabajo adicional".

"Confiamos en que un acuerdo es posible en un futuro próximo si todo el mundo es razonable, pero todavía no estamos ahí. Creemos que se necesitará trabajo adicional", ha dicho el portavoz del Ejecutivo comunitario, Margaritis Schinas, en rueda de prensa.

El presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker, está "en permanente contacto" con todos los actores implicados, en particular con el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, y el primer ministro griego, Alexis Tsipras. "Se están produciendo negociaciones constructivas y se han realizado progresos", ha asegurado Schinas, que ha evitado pronunciarse sobre plazos aunque ha recordado que el rescate griego expira el 28 de febrero.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia